Petróleo Socialista

El Complejo Industrial Militar Imperial decidió, aprovechando la coyuntura, ir por el apetecido crudo liviano, propiedad del pueblo libio. Ello causó una reacción inmediata en el mercado. Especuladores de oficio, bajo la figura de “cotizaciones a futuro”, aseguran, (en medio de ejercicios de pronósticos), y a través de prestigiosas agencias de noticias, que el precio del petróleo sobrepasará los 220 dólares por barril. Para la gran mayoría de los mortales, los que no hemos accedido a las fuentes de la sabiduría académica de las ciencias de la economía, ello es un autentico misterio, o por lo menos un irracional procedimiento, el cual solo pueden manipular, los semidioses que pululan el empíreo del dios que decide sobre los precios. Nosotros, los ignorantes en la materia nos preguntamos: ¿Qué cosa hace que los precios aumenten? ¿Cómo alcanzan ese valor que suena antojoso o simplemente arbitrario? Siendo la economía una disciplina creada para nosotros: ¿Cómo puede actuar en nuestra contra? Seguramente las respuestas son tan científicas por lo comprobable, como subjetivas por lo codiciosamente capitalistas. La condición de "precio a futuro”, en este caso, lo determina con absoluta seguridad, el instante en que los mercenarios de la OTAN, surquen los límites del sur del Mediterráneo, o solo con la amenaza de su anuncio. Los papeles que se manejan como valores en ese marcado, suben con ese comportamiento sospechosamente condicionado, y lo peor es que, aun cuando esta burda intimidación no se concrete, (¡inshala!), por las creaciones políticas del pueblo libio o por los intereses de la hegemonía euroestadounidense, la tendencia a la subida es irreversible y sostenida ¡Una sentencia del capitalismo neoliberal!. Esas son características de esta plaza: antisocial e inhumana. Pareciera que el precio sube en proporción a la cantidad de gente que ha de morir, al volumen de la sangre que han de derramar. Por supuesto estas no son las causas que el dios mercado encuentra para emprender una escalada de precios. El valor de la vida humana es el más degradado en este sistema de ideas. Esto tiene que ver con los costos de producción. Entonces ¿Cuánto, cuesta producir una guerra en el medio oriente? O para no irrespetar con el abuso de la generalización: ¿Cuánto cuesta producir la guerra contra Libia? Quizá su costo esté determinado por la capacidad de preservar los pozos petroleros fuera del alcance de los incendios casi espontáneos que en este país parecieran ser inevitables si este complejo de intereses opta por entrar a la fuerza. No quisiéramos decir ¡Arde Libia!

 Debe existir un mundo muy posible, en donde ninguna guerra lo sea, ni por petróleo, ni por ninguna otra causa, y menos que sea esta la razón para encarecer los productos necesarios para la vida, sobre todo los alimentos, las medicinas, la energía. Que si bien en países industrializados, son consumidos indiscriminadamente y con arrogancia, en los pueblos que no han desarrollado sus aparatos productivos y que buscan la justicia social, forman parte del bien nacional, tratados con respeto y un verdadero sentido económico. Debe existir un espacio político en donde a pesar del comportamiento arrollador del capitalismo, pueda mantener una dinámica independiente. Un espacio alterno para la economía que sea capaz de crear su propia dimensión, lejos y ajena de los efectos dominó, tan nefastos que la globalización nos ha condenado a padecer.

 El petróleo socialista de la Republica Bolivariana de Venezuela es y deberá ser soberano e independiente, incluso de las amarras del capitalismo que le hace cotizarse cada vez a más alto precio. Este petróleo socialista, al servicio de los pueblos, debe ser distribuido a un precio justo, aquel que permita satisfacer las necesidades para el buen vivir y para el desarrollo sustentable de los mismos. Debe abstenerse de combatir en la guerra de precios y de competir en el mercado neoliberal. Si alguna fuerza de lucha tiene es la de liberar la economía de los embates del robo y saqueo del capitalismo para convertirse en economía del siglo XXI.

 Inshalá (en su acepción de quizá), estas sean unas ideas ingenuas y candidas. Pero la forja del nuevo socialismo exige creaciones y practicas descabelladas para la barbarie que el viejo capitalismo ha sembrado en el imaginario del ser humano.

 El ALBA ha dado una vez más, una campanada a la política del nuevo mundo y los hermanos de Libia tienen mas que esperanzas, están acompañados. Debe ahora irrumpir en la economía mundial con los valores del Socialismo del Siglo XXI.

miltongomezburgos@yahoo.es

¡Patria, socialismo o muerte!

¡Venceremos!


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1925 veces.



Milton Gómez Burgos

Artista Plástico, Promotor Cultural.

 miltongomezburgos@yahoo.es      @MiltonGomezB

Visite el perfil de Milton Gómez Burgos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Milton Gómez Burgos

Milton Gómez Burgos

Más artículos de este autor