Adecos, falsificaciones y tabulador de sueldos

Canalladas

Nuevamente los adecos de hoy arremeten contra mi persona, al no poder justificar ante los trabajadores universitarios su inmenso fracaso en la consecución de reales reivindicaciones. El permanente escribidor y especialista en calumnias y distorsiones, Henry Escalante, vuelve con su falsificación de la historia al decir que los empleados universitarios, en la pasada negociación contractual, reconquistaron la prima por hogar eliminada por mí cuando fui Director de la OPSU. Ya adquiere carácter patológico la conducta mentirosa de este sujeto, pues él sabe muy bien que lo que se hizo, no sólo con los empleados administrativos, sino también con los profesores, fue incorporar esa prima al sueldo, ya que no tenía ningún sentido mantenerla aparte. Esto significa que al recibirla de nuevo, en la actualidad, la están percibiendo doble, información que la dirección gremial ha debido honestamente transmitir al ministro Acuña en su momento.

Otra canallada de este especialista en mentir es que el tabulador de sueldos, aprobado por el Consejo Nacional de Universidades con el voto del ministro Navarro, era un tabulador neoliberal. En realidad el instrumento homologaba los sueldos de los trabajadores, en la misma forma como en su momento hicieron las Normas de Homologación con los profesores. Una secretaria de la Rómulo Gallegos, desempeñando las mismas funciones que una de la USB o de la UCV, ganaba un tercio del sueldo de éstas. Eso hizo que se elaborara con todas las universidades un tabulador homologado, socialista más que neoliberal, que corrigiera la injusticia. Protestaron los empleados de las universidades que ganaban más y que querían recibir incrementos salariales similares a quienes, realizando el mismo trabajo y teniendo la misma capacitación, ganaban mucho menos.

Los incrementos salariales en ese momento, si se quería acabar con la discriminación de la mayoría de los trabajadores universitarios, no podían ser de igual magnitud, pues se hubiera mantenido la odiosa diferencia. Los incrementos fueron porcentualmente mayores donde los sueldos eran menores hasta homologar las remuneraciones. Ocurrió lo mismo, muchos años antes, con la primera aplicación de la homologación de los profesores en 1985: los profesores de la UCV no recibieron incremento pues se trataba de homologar los sueldos de los docentes de las demás universidades a los de la UCV, por lo que el incremento tenía que ser diferente entre las distintas instituciones. Eso, al parecer, es muy difícil de entender por algunos "revolucionarios", socialistas en el discurso pero con una práctica adeca que los marcó para siempre.

lft3003@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2489 veces.



Luis Fuenmayor Toro


Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a97083.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO