(Promotores ad honórem de Editores)

Los Docentes

Muchas personas, los estudiantes y comerciantes del libro y de la prensa, conocen el rol muy bien desempañado por los docentes de todo el sistema educativo nacional, quienes desde toda su vida preparatoria y profesional son los primeros clientes de los EDITORES PRIVADOS tanto nacionales como extranjeros.

Dichos editores cuentan con un mercado cautivo y con un Estado y unos Ministerios de Educación *Inferior* y *superior* que desde hace décadas perdieron el hábito de supervisar exhaustivamente la calidad de los recursos bibliográficos que se distribuye libérrimamente en nuestro país. Más bien y tal vez hasta se hacen copartícipes mediante lo que se conoce como matracas o vacunas ministeriales, y no precisamente sanitarias.

Esas editoriales han sido incapaces de donar motu proprio ni un solo libro a fin de que los docentes los evalúen y hasta recomienden su utilización, sí fuere el caso, y si a ver vamos deberían pagar por la correspondiente promoción que dichos docentes les vienen haciendo gratuitamente.

A propósito, este servicio, prestado por nuestros docentes, sí es gratuito, y no así los servicios públicos, a pesar de que algunos gobernantes y funcionarios del Estado empleen semejante adjetivo cuando quieren magnificar su gestión administrativa.

De buenos lectores y observadores es conocido que la mayor parte de nuestros libros son de tercera, previamente desechados por los controles de calidad de las editoriales extranjeras, e irresponsablemente ofertados por las editoras y distribuidoras criollas, tanto públicas como privadas.

Sería pedirle peras al olmo esperar una mejor supervisión educativa por parte del Estado cuando aquella viene corriendo a cargo de cuanto privilegiado con titularidad legal o amañada entra en el juego del reparto burocrático de unos cargos y contratos lucrativos que se han convertido en Venezuela en el verdadero Leitmotiv de nuestras instituciones. Por supuesto, estas instituciones se apoyan en la inducida necesidad de alfabetización y preparación técnica y sistemática de vieja data (sugerida por Simón Bolívar y Don Simón Rodríguez) para educar a los venezolanos, y así poder desangrar formalmente el Presupuesto Nacional con todos los visos de legalidad y legitimidad que viene dándose en estas sociedades burguesas.

De resultas, esas editoriales tienen conceptuados a los docentes y bibliotecas nacionales como simples clientes (eufemismo de pendejos), como Promotores de sus mercancías bibliográficas. Como promotores puestos por un Estado indolente y despatriado y tolerante con unas editoriales que gozan del amparo de políticos indiferentes o inescrupulosos, quienes tal vez terminan lucrándose prorrateadamente con la parte del lucro que por derecho propio debería ir a los ya menguados bolsillos de dichos docentes.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1812 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: