Écrasez l’infamie !

¿Cómo llegaron nuestras universidades a ser las instituciones más infames de la república —bolivariana o no? Tengo un callo en la lengua de tanto repetir que no es necesario envilecerse para oponerse a un gobierno. Todo lo contrario: se pierde la cuenta de quienes se opusieron a muchos gobiernos por dignidad o la conquistaron en ello. De modo que no es su oposición al presente gobierno ni a los anteriores lo que ha envilecido nuestras academias. Veamos solo el estruendo más alegórico de esta infamia.

Un Te Deum es un himno que significa ‘a Ti, Dios’ y se canta en ocasiones solemnes como coronaciones, ordenación de presbíteros, canonización de santos, tratados de paz, etc. Algo así como la graduación de Nixon Moreno, con traslado de autoridades para un acto rimbombante en sede diplomática santa, con misa, algo así como un Te Deum y Soledad Bravo le dedica en el Universitario la mejor versión jamás oída de La canción del Elegido. La infamia más infame jamás cometida por universidad alguna. ¿Descubrió Moreno el polonio y el radio como Marie Curie? ¿Demostró Moreno el Último Teorema de Fermat? ¿Salvó Moreno la vida de millones al desarrollar, como el argentino René Favaloro, la cirugía de puentes coronarios? ¿Curó Moreno el cáncer? ¿La máquina de vapor Moreno? ¿La Revolución Copernicana Moreno? ¿Redujo la mortalidad infantil Moreno? ¿Disminuyó la pobreza Moreno? ¿La rueda Moreno?

No. Se le conocen solo vandalismo Moreno, intentos de asesinato Moreno, intimidación brutal de universitarios Moreno, intento de violación Moreno y 15 años inscrito sin estudiar Moreno. Está bien, me dirán los sabios académicos opositores, todo eso es contumelia del rrrÉgimen. Me la calo en beneficio del argumento. Pero en tal caso ¿merece alguien cuya única virtud es oponerse a un gobierno un homenaje que no recibieron Andrés Bello, José María Vargas, Arnoldo Gabaldón o Jacinto Convit? Son mis héroes civiles, no sé tú, opositor: Ángel Rosenblat, Juan David García Bacca, Francisco de Venanzi, Rafael Pizani, Gustavo Díaz Solís.

¿Por qué todo académico espera su jubilación como liberación de ese Infierno? Los académicos de este tiempo van a tener que hacerse una revisión bien a fondo, sean o no partidarios de este gobierno, porque ese no es el punto.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3318 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a50593.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO