Los otros delirios de Bolívar

Nuestro Libertador Simón Bolívar fue un gran visionario, con una gran capacidad para planear el futuro, no solamente en el Chimborazo su mente viajo a para contemplar su obra. Existen otros momentos en que Simón abrió su mente para observar su magna epopeya.

Casacoima y Pativilca fueron muestras también de sus "delirios".

El Libertador Simón Bolívar; refiere el libro "Simón Bolívar" de Alfonso Rumazo Gonzalez; ordena acciones a lo largo del Orinoco con la clara intención de tomar el caudaloso río, por los corsarios patriotas.

Bolívar dirigía personalmente los ataques contra las embarcaciones realistas que por una contraofensiva queda cortada, al caraqueño y sus acompañantes no le queda más que lanzarse a los esteros y nadando poder burlar a las tropas españolas que los buscaban.

Huyendo también de los caimanes que abundan en los esteros y con el agua al cuello, llegan al trapiche de Casacoima, salvándose de milagro de la persecución realista.

De pronto Bolívar con arrogancia anuncia que todo el territorio donde se encontraban sería liberado y luego asumirían la campaña para liberar la Nueva Granada, el Perú y Ecuador.

Sus oficiales no caben en la sorpresa.

¡Bolívar deliraba! ¿Enloqueció?

Lo escuchan desconcertados. ¿Estaría aquejado de fiebre?

Desde una hamaca añade: ¡Perdí mi uniforme pero me hallo mejor con esa bata que ustedes me han dado, estan mejorado las heridas de mis pies; mañana me estrenaré la hermosa camisa de de corteza marina que me regalo un cacique...."

El Coronel Martel llama aparte al Coronel Briceño y le comenta que todo esta perdido, el Libertador solo vestido con una bata anuncia que conquistara el Perú.

Briceño justifica a Simón aduciendo que el Libertador solamente bromea.

Simón no bromeaba, Brión acaba de llegar a la boca del Orinoco con cinco bergantines y tres goletas, noticias que confunden a los españoles y abandonan la ciudad fortificada de Angosturas. El caraqueño no estaba loco.

Otro texto importante se refiere a este delirio de nuestro héroe, "El Superhombre" de J.A. Cova; dice que el caraqueño acompañado de León Torres, Arismendi, Lara, Briceño Mendez, Soublette y el Coronel Martel, es sorprendido por una columna enemiga y los patriotas tienen que arrojarse al río, arriesgándose a ser atacados por los caimanes.

Allí tienen que permanecer largas horas Bolívar conversa con sus hombres hablándoles de sus planes, pensando ellos que el Libertador había enloquecido.

A los dos meses Bolívar había tomado Angosturas, a los dos años después Nueva Granada, cuatro años y triunfa en Carabobo, a los cinco años libera a Quito y al cabo de siete años sus banderas ondean en el Cuzco.

Revisando "Memorias Sobre la Vida de Simón Bolívar" de Tomás Cipriano de Mosquera narra que Bolívar acompañado de varios oficiales que ya mencionamos, se dirigían a la desembocadura del Rio Casacoima y encontrándose descuidados en su vigilancia fueron sorprendidos por una partida española.

El caraqueño, puñal en mano, le refirió a sus compañeros: "Primero me cortaré yo mismo la garganta que dejarme hacer prisionero de los españoles........"

Pasaron la noche sentados sobre los troncos de los arboles, con el espíritu abatido; narra Cipriano de Mosquera; Bolívar para animar a sus compañeros traza la campaña de Venezuela, la libertad de Nueva Granada y la organización de un ejercito para libertar Perú y el Alto Perú.

Juan Bosch en "Simón Bolívar, Biografía Para Escolares" narra también este delirio de nuestro máximo Héroe y como sus compañeros pensaron que el Libertador se había vuelto loco y reconoce esa noche como "el Delirio de Casacoima".

Llegaríamos al año de 1824, una mala noticia cambiaría la faz de la guerra en el Perú, la fortaleza del Callao se había entregado a los españoles, el 5 de febrero por tropas argentinas. Era un golpe duro para las fuerzas independentistas.

Indalecio Liévano Aguirre en su texto "Bolívar" explica que esta acción privaba a los patriotas del dominio del Caribe, eso hacía imposible la llegada de refuerzos patriotas pedidos a Colombia.

La traición de Torre Tale y sus cómplices se fraguaba.

Simón se encontraba enfermo en Pativilca y Joaquín Mosquera que regresaba de Chile lo encuentra enfermo de Tabardillo, pero ya sin riesgo de muerte como estuvo. Estaba flaco y agotado, con un semblante cadavérico.

Lo vio y se compadeció, estaba casi aniquilado, medio muerto. Le pregunto:

¿Y que piensa hacer usted ahora?

Bolívar a pesar de su estado agonizante levanto la cara y con fuego en sus ojos aseguró:

¡Triunfar!

Esa respuesta sorprendió a Mosquera e interrogó:

¿Que hace usted para triunfar?

Con tono sereno Bolívar le contestó:

"Tengo dadas las ordenes para levantar una fuerte caballería en el Departamento de Trujillo; he ordenado tomar a servicio militar todos los caballos buenos del país, y embargado todos los alfalfales para mantenerlos gordos. Luego que recupere mis fuerzas me iré a Trujillo. Si los españoles bajan de la cordillera a buscarme, infaliblemente los derroto con la caballería; si no bajan, dentro de tres meses tendré una fuerza para atacar. Subiré a la cordillera y derrotaré a los españoles que están en Jauja."

Alfonso Rumazo Gonzalez en su libro "Bolívar" describe la misma escena entre Joaquín Mosquera y el Libertador. Describe que el héroe se encontraba en una silla de vaqueta, recostado contra la pared de un pequeño huerto, en su cabeza atado un pañuelo blanco.

Acota Rumazo Gonzalez que en los arrebatos de los grandes Generales de la Historia no consta ninguno de tanta fuerza como el realizado por Bolívar en Pativilca.

Así fue Bolívar, un hombre impredecible, el General Morillo decía que era más peligroso vencido que vencedor. Siempre salio adelante a pesar de las dificultades que se les podían presentar.

Borremos aquella figura inmortal de las estatuas, midámoslo en sus infortunios y como salio adelante siendo sin lugar a dudas "El Hombre de las Dificultades".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 715 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Rosario Araujo

José Rosario Araujo

Más artículos de este autor