(Audio) Para el gobierno hay que inyectar la vacuna cubana a nuestros hijos o perderían el año escolar por "inasistencias"

Definitivamente, el caso Álex Saab está dejando al madurismo en un estado de máximo desquiciamiento político. No sólo son las barbaridades que han dicho, al punto de asegurar que ese colombiano es "más…venezolano", y luego de ello, apareció la señora Delcy Rodríguez quien ejerce funciones de vicepresidenta y dió unas destempladas declaraciones, que si algo confirman es que no existen mínimas condiciones para iniciar las clases de manera presencial en este año escolar 2021-2022, máxime con planteles destruidos, y que no tienen ni instalaciones sanitarias, y menos agua para preservar la higiene dentro del ámbito educativo.

En efecto, que Delcy Rodríguez aparezca diciendo que ella se "reunió" con el "primer" viceministro cubano de salud, y en lo sucesivo, como si estuviera hablando de una vacunación masiva de cerdos, prácticamente de manera coercitiva, aseguró que los niños entre 2 y 12 años serán "inmunizados" con una sustancia cubana de nombre "soberana" o "abdala" (1), que sólo es reconocida como "vacuna" por la propia Cuba y el madurismo, es decir, no tiene la validez de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y por ende, del ámbito científico en los términos requeridos, entonces, Delcy Rodríguez de manera eufemística no habla de vacunación sino de "inmunización".

Ante semejante anuncio, tenemos que recordar cuando Nicolás Maduro mintió al mundo diciendo que tenía en el "Carvativir" (lo que llamaron "gotitas milagrosas"), y sobre lo cual se atrevió a decir: "Está establecida la patente nacional e internacional y se hizo el registro sanitario en el país, y puedo presentar la medicina que neutraliza 100% el Coronavirus", y agregó: "10 goticas debajo de la lengua cada 4 horas, y el milagro se hace. Es un poderoso antiviral que neutraliza el Coronavirus, made in Venezuela. De Venezuela para el ALBA y el mundo", y en donde lo anterior confirmó el engaño cuando afirmó aquel 24-1-2021: Aquí están las goticas milagrosas que desde esta semana se producirán por miles en laboratorios y distribuirlos por miles a centros de salud públicos y privados del país (…) Y a través del Banco de Medicinas del Alba, la ofreceremos por miles a nuestros hermanos de la Alianza Bolivariana y con países poderosos del mundo también, para que tengan el poderoso antiviral venezolano que neutraliza el Coronavirus" (2).

Incluso fue tal el escándalo que generaron aquellas seudocientíficas declaraciones de Nicolás Maduro que hasta la red social Facebook suspendió su cuenta alegando que estaba violando sus normativas sobre "fake news", y justificaron tal acción con la premisa: "Seguimos la guía de la OMS (Organización Mundial de la Salud) que dice que actualmente no hay medicamentos para curar el virus" (3). Hoy, la realidad nos lleva que ese "Carvativir" del cual por cierto, Rafael Lacava era uno de sus "científicos" promotores, pues, tenemos que no existe ni en las despensas de "Drácula".

Por ello, el neototalitarismo sin haber consultado a la Federación Médica Venezolana, ni la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, y menos a la Academia Nacional de Medicina, y además ignorando a los gremios de salud y educadores a escala nacional, también deja en evidencia que para el madurismo basta que un tema tan delicado y sensible, y donde estamos hablando aproximadamente de la vida de unos 5 millones de niños mayores de 12 años y otros 10 millones de infantes con menos de esa edad, ellos hablen con un funcionario cubano para decidir el destino y la vida de nuestros hijos.

En consecuencia, a las pocas horas que Delcy Rodríguez dijo que los niños entre 2 y 12 años serían inyectados - "inmunizados" según ellos - con la sustancia cubana, el propio Nicolás Maduro rectificó tal medida "ordenando" que serían los niños mayores de 12 años sobre quiénes el madurismo aplicará tal medida, en una clara alusión de visión de pretensiones hegemónicas, cuando ni siquiera hubo la distinción de mencionar la potestad que tienen los padres y representantes sobre el destino de esa "inmunización" en relación con sus hijos.

A propósito, tenemos que recordar que ante declaraciones de este tipo, Hitler en un discurso pronunciado en 1934 llegó a decir: "En mi estado, la madre es el ciudadano más importante" (4); lo cual no dista mucho de cómo el madurismo manipula el discurso, cuando cualquiera de ellos asegura que los niños, las mujeres y la familia son para ellos lo "más importante", y en nada diferencia cuando Nicolás Maduro ha llegado al extremo de pedirle a las mujeres venezolanas: "¡A parir pues, a parir! ¡Todas las mujeres a tener seis hijos! ¡Todas!" (5). Palabras que curiosamente, siendo este régimen el primero que pregona que lo pronunciado por el presidente son una "orden", pues eso de "parir" es ignorado, especialmente por la propia cúpula madurista.

El país en su inmensa mayoría rechaza categóricamente esta suerte de "obligación inmunizante" que pretende hacer el madurismo con nuestros hijos, porque si permitimos que ellos decidan el tipo de "sustancia" que debe inyectarse para la salud de los niños en términos que no han sido avalados de manera científica, ni comprobados sus efectos secundarios desde una condición debidamente certificada por expertos en el área médica y biológica, resulta otra prueba del desquiciamiento que orienta las "políticas de salud" de individuos quienes llegan a la barbarie de creerse dueños de nuestras vidas y las vidas de nuestros hijos.

El desequilibrio del madurismo no solo ha tocado el ámbito político y económico en términos de destrucción del país. Permitir que tenemos que "inmunizar" a nuestros hijos con la sustancia cubana, y sin para nada aceptar desde lo más alto del poder que esa es una decisión estrictamente marcada en la patria potestad de los padres no solo resulta peligroso, sino que tal interés revela que el madurismo estaría aplicando una suerte de experimento biológico en la sociedad a gran escala y sin institución alguna que pudiera frenarlo.

Lo insólito es que el madurismo muestra un exacerbado interés por la aplicación de esta "vacuna" cubana, cuando desde hace más de un lustro abandonaron en las escuelas y centros de salud los procesos de vacunación contra la poliomielitis, fiebre amarilla, sarampión, rubéola y otras enfermedades similares, lo que ha colocado a los niños en un grave desmedro de anticuerpos y protección biológica para su vida futura, más aún cuando millones de familias atraviesan severas condiciones de poder mantener una alimentación balanceada por el efecto de una terrible crisis económica, y con un llamado a clases presenciales que ni siquiera tiene comedores aptos y menos comida para cubrir el hambre de los niños.

Más grave, resulta, la circulación de audios de supuestos "directores" de planteles, y que deberían ser objeto de investigaciones por parte de la fiscalía, en donde tales individuos aseguran que los padres que no deseen "vacunar" a sus hijos con la sustancia cubana deben entregar "informes firmados" al Estado de esa decisión - y que por ende, no se les permitirá a los niños el acceso a clases y terminarán "perdiendo el año escolar por inasistencias" (el audio lo adjuntamos en este escrito, para que sea escuchado al final del texto -6-), siendo esas palabras condenables en su totalidad, primero, por el tono hasta amenazante e intimidador en que se realizan como "asegurando" que esa decisión es "a juro", y segundo, porque si alguien debería suministrar informes debidamente certificados de esta "vacuna", o sea, de la sustancia cubana es el madurismo, y ello, no es posible, porque reiteramos la OMS no la ha reconocido como vacuna anti-covid 19.

Dejo claro, que el madurismo no podrá obligar que mi hijo sea "inyectado" con la sustancia cubana ¿Qué hará el madurismo con aquellos padres y madres que se nieguen a semejante imposición? ¿O será que los hijos y nietos de la cúpula madurista fueron inyectados con la sustancia cubana, en especial los que residen en el exterior?

¡Basta de seguir haciendo lo que les da la gana! Los niños no son propiedad del madurismo, y es a sus padres y educadores sobre quien compete su salud y educación. Vayan a arreglar las escuelas y liceos que están convertidos en chatarra, antes de hacer un llamado a clases presenciales.


(1) http://www.mppef.gob.ve/venezuela-incorpora-vacuna-soberana-al-plan-de-inmunizacion-masiva-para-ninos-entre-2-a-12-anos/

(2) http://www.mpps.gob.ve/index.php/sala-de-prensa/notnac/861-venezuela-presenta-al-mundo-el-carvativir-las-goticas-milagrosas-del-dr-jose-gregorio-hernandez-desarrollado-para-neutralizar-100-a-la-covid-19

(3) https://www.dw.com/es/facebook-bloquea-cuenta-de-nicol%C3%A1s-maduro/a-57023577

(4) https://encyclopedia.ushmm.org/content/es/article/the-biological-state-nazi-racial-hygiene-1933-1939

(5) https://www.dw.com/es/maduro-invita-a-todas-las-venezolanas-a-parir-por-la-patria/a-52642403

(6) Audio de un supuesto José Hernández director del liceo bolivariano "Guanipa", quien asegura "cumple" órdenes del MPPE y MPPS e instiga con sus palabras a los padres y representantes. Exigimos a la fiscalía una investigación en su veracidad y mensaje, al provenir de un "grupo" de redes de la aplicación WhatsApp

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1207 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Más de 6 millones de lecturas en Aporrea. Autor de la Teoría de la Regeneración del Pensar. Dr. en Educación (UPEL). Maestría en Educación, mención Enseñanza del Castellano (UDO). Lcdo. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA). Profesor de pre y postgrado tiene diversas publicaciones y ponencias internacionales acreditadas y arbitradas por editoriales, universidades e instituciones de España, Rusia, Estados Unidos, Alemania, Francia, y naciones de América Latina.

 jvivassantana@gmail.com      @_jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Coronavirus

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Coronavirus