El Acidito

Colegios privados atentan contra el interés superior del niño

Este 18 de agosto 2020, la Sala Constitucional del TSJ, dictó sentencia en protección de los niños, niñas y adolescentes de colegios privados, por el incremento excesivo en las respectivas matriculas; declarando con lugar una acción de amparo constitucional por intereses colectivos.

En el fallo se instó a los padres y representantes del plantel a cancelar el monto adecuado, de conformidad con la matrícula vigente desde el año 2019; y a revisar un posible incremento ajustado a la normativa legal.

Debemos recordar, que por encima de todo, debemos hacer énfasis en el derecho a la educación; donde el Estado es el garante de ello, a través de los colegios públicos y el control de las instituciones en lo referente al cumplimiento de las Leyes, por parte de los colegios privados; actuando, algunos de estos últimos, a espaldas de nuestro ordenamiento jurídico.

Muchas veces los padres temen denunciar situaciones de violación por parte de directivos de colegios privados, ante la amenaza subliminal de que "si nos bajan la matrícula no podemos seguir funcionado"; dejándose llevar muchos por estas situaciones, porque de repente el impacto en su economía familiar no es tan grande, pero otros de menos recursos optan por callar y llevar a su hijos a otras instituciones; pero cuando hay quienes se atreven a llevar la denuncia a las instancias correspondientes, dejar al descubierto estos abusos.

Las colegios justifican el aumento debido al ajuste del salario mínimo; además dan instrucciones que los meses que se adeuden deben cancelarlo con el nuevo precio; esto sin hacer un análisis pormenorizado de los costos de la institución y presentarlo, a los padres y representantes, junto con la propuesta de un posible aumento, tal como lo establece la normativa educativa en estos casos; violando flagrantemente toda la normativa jurídica.

En la sentencia de este 18 de agosto 2020, la Sala Constitucional del TSJ, ordena al plantel educativo, mantener actividades hasta fin del año escolar 2020-2021, y se llegue a un acuerdo con los representantes sobre la mensualidad para ese periodo.

Sabemos de casos similares, de situaciones muy difíciles; pero hay quienes no dan su brazo a torcer, y hay que llegar a demandas como la presente, la cual fue admitida y decidida por la Sala Constitucional de nuestro máximo tribunal de la República.

El artículo 78 de la Constitución de la República de Venezuela, establece el interés superior del niño, niña o adolescente, situación que deben tener presente quienes ponen por delante sus intereses personales. Como es sabido, la normativa del Ministerio de Educación, establece, que son los padres, madres, representantes y responsables quienes deciden el monto a pagar por la educación de sus hijos. Es un procedimiento que beneficia a la familia venezolana, ya que será ella quien apruebe cuánto debe costar la educación de sus hijos según su realidad económica. Lo justo es que cada uno de ellos, en Asamblea Escolar, decida lo que es más conveniente, pero a pesar de todo esto, los directivos de los colegios pasan por encima de ello. Algunos dirán que la sentencia del TSJ es muy drástica, pero preguntamos desde este lado de la acera: ¿Es justo que se incremente exorbitantemente la matricula escolar, sin analizar los costos de la institución, solo buscando el mayor margen de ganancia para los dueños?

El artículo 70 constitucional establece: "Son medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía…(omissis)…la asamblea de ciudadanos y ciudadanas cuyas decisiones serán de carácter vinculante…(omissis)…". O sea en los planteles privados manda el pueblo, no los dueños de la institución.

Por cuestiones de tiempo, me he referido solo a colegios, pero el caso de las universidades es peor.

Los representantes deben cerrar filas en la defensa de la educación que quieren para sus hijos, conscientes como están, de que la educación de sus hijos no es un gasto sino una inversión y que definitivamente es la mejor herencia que pueden dejarles. Esta es, sin duda alguna, una gran oportunidad para defender la educación de calidad que reciben sus hijos; no la desperdicien, denle su justo valor y recuerden que tenemos un gobierno revolucionario que nunca abandonará su pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 943 veces.



Reinaldo Silva


Visite el perfil de Reinaldo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: