Maduro y que da orden a las universidades

(O de cómo el presidente alcanzaría la iluminación sobre el rol de las universidades)

"Abandona todo pensamiento acerca del fututo y acerca del pasado. Debes abandonar, en realidad, todo pensamiento, toda frase, y hacerte totalmente presente. Y la contemplación se produce".

LOS BAMBÚES

"Después de años de entrenamiento, el discípulo pidió a su Maestro que se le otorgara la iluminación. El Maestro lo condujo a un bosquecillo y le dijo: "Observa qué alto es ese bambú. Y mira aquel otro, qué corto es". Y en aquel mismo momento el discípulo recibió la Iluminación".

(Anthony de Mello: 4 Iluminación. Editorial Lumen. Buenos Aires. Argentina. 1989. P. 23).

A penas oímos la última parte de la comparecencia del presidente Maduro esta tarde del 22 de junio del corriente a los medios, cosa que cada vez es más frecuente representando prácticamente un fastidio; o mejor causa de desasosiego.

Allí aludió lo acontecido en el pasillo de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad central de Venezuela, UCV, que él dice conocer muy bien porque es próxima a la "Plaza Jorge Rodríguez", un área llamada "Tierra de Nadie".

Bien. Lo resaltante es que acotó poner a disposición todos los recursos financieros y técnicos que requería esa institución para remozarla. Un ofrecimiento dizque hace extensivo a todas las universidades.

A caramba, ¡su palabra vaya adelante! Porque dado el estado lamentable en que, como señaló recientemente un colega de página (Cecil Pérez, docente de La UCLA), parece lícito preguntar: ¿será verdad? ¿No habrá que esperar por ejemplo que el resto de las universidades se derrumben literalmente? Cosa que, Dios no quiera, ya está a punto de suceder porque el deterioro es bárbaro.

Luego en el programa "Política y timbal", (VTV, lunes 22 de junio de 2020, 7 pm), un panegírico audiovisual que dirige el maracucho y enchufado Fidel Madroñero, donde siempre señala que en Venezuela todo es maravilla; vimos la reunión sostenida entre la ciudadana rectora de la UCV García Arocha y el ministro Trómpiz, un individuo que cada vez está más gordo. Bueno igual que Madroñero, porque al parecer tienen acceso a una mesa colmada de proteínas y demás cosas del "Trompo de la alimentación"; no como la mayoría de la población venezolana, particularmente si se es trabajador universitario. Un segmento de los trabajadores que como antes se decía en el campo se nos ha puesto la "troja" alta.

En fin, que, si ese evento de la UCV le hubiera hecho descubrir La iluminación al presidente Maduro sobre el rol de las universidades y a su ministro, bien está que así sea. Aunque, claro, debe pasar a hacer buena sus palabras en los hechos. Y no sólo en lo atinente a la infraestructura física. Los universitarios, al igual que todos los empleados públicos están padeciendo una situación crítica: salarios precarios y sin atención médico sanitario, ello como consecuencia de la hiperinflación que igual que la epidemia amenaza a todos. Por cierto, como dijera en su muro del Facebook el amigo Jesús Batista "La Rana", ¿será que el gobierno se les olvidó que los educadores también votan?

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 638 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: