¿Crisis Institucional en la UNESR?

Lo que hoy vive la UNESR en relación a las protestas que se forjan dentro de ellas, no es el inicio de una guarimba como así lo hacen llamar las autoridades universitarias o sus funcionarios adulantes, por el contrario, es la consecuencia de años de improvisación, nepotismo, e ineficiencia de un minúsculo grupo que con intención o no desde hace 6 años viene haciéndole un gran daños a esta casa de estudio.

Hoy con mucha tristeza se puede observar como un grupo de estudiantes está iniciando un conjunto de protestas el cual este de acuerdo o no, se atrevieron hacer lo que los gremios obreros, administrativos y profesorales no harían, por redes sociales se deja ver un manifiesto de la Federación de Centros Universitarios de la UNESR en el cual plantean la salida del cuerpo Rectoral producto de un conjunto de demandas que pasan por: la falta de acompañamiento en la política productiva y desarrollo de la nación, la disminución de la visión del maestro Simón Rodríguez y los principios filosóficos de la Universidad, problemas en las gestiones del área de Secretaria, el no reconocimiento del movimiento estudiantil, etc.

En ese sentido, al contrastarlo con la respuesta de las autoridades esperando que ante lo sucedido y lo que pudiera suceder de acuerdo a que hay una molestia general, abran un canal de entendimiento y refundación universitaria posiblemente inspirados en los 100 años del manifiesto de Córdoba, nos encontramos en las redes sociales como acto de inmadurez gerencial acusar una etiqueta #25EstudiantesGuarimberosProFapuv lo cual obviamente se contradice con la Visión filosófica de la UNESR cuando expresa la búsqueda de hacer "Hacer de la Universidad Simón Rodríguez una institución global, de vocación, integracionista y latinoamericana, abierta al cambio, flexible, innovadora, andragógica y de excelencia, que promueva y practique la libertad de pensamiento y acción, fomente la participación y la profundización de los valores éticos democráticos; que permanezcan en la búsqueda constante del desarrollo sostenido y armonioso de la sociedad, y del individuo y esté profundamente comprometida con el desarrollo de la Comunidad."

Por el contrario negar una situación de inconformidad generalizada en la UNESR es tan parecido como el recurrente caso omiso a su situación académica, administrativa SANITARIA, Moral, en esta alma mater, en ese sentido:

Negar la inconformidad académica es avalar lo desfasado que están los pensum y programas de estudios ante el momento histórico, la perdida de la Andragogía en la UNESR el cual era un cimiento de resistencia ante el intento de la colonización del pensamiento por parte de la hegemonía capitalista que hoy influye significativamente en nuestra sociedad, la deserción de más del 50% de la matricula estudiantil no solo por los pésimos servicios sino por el lenguaje dicotómico a sus expectativas que ofrece la universidad, la baja calidad docente y la inexistencia de programas eficientes que contribuyan al mejoramiento de la praxis de los facilitadores.

En lo administrativo pareciera que no hay mucho que decir producto de que no hay gestión administrativa nadie conoce el presupuesto universitario y mucho menos ante las deudas que sostiene el Ministerio de Educación Universitaria con los trabajadores de la UNESR y el poco respaldo institucional a su recurso humano no se sabe si realmente tenemos vicerrectorado administrativo.

En lo Sanitario es vergonzoso afirmar que hoy la UNESR o por los menos en Ciudad Bolívar es más conocida por el estado de insalubridad en que se encuentran sus baños, la suciedad de los Ambientes de Aprendizaje, fachada y pasillos que por su calidad académica, a diario con mucha vergüenza no solo nos toca escuchar por programas radiales denuncias y chistes sobre dicha situación sino también expresiones de impotencia al ver como estudiantes y trabajadores, tienen que ir a la parte de atrás de la universidad para orinar producto del estado en que se encuentran sus sanitarios.

En lo Moral no es difícil explicar cómo directivos protegidos por las autoridades rectorales día a día destruyan la cultura organizacional de esta casa de estudio, todo esto producto de los altos niveles de corrupción, nepotismo e ineficiencia, pero sobre todo el aval del grupo rectoral para que estas situaciones sigan ocurriendo de manera continuada, lo cual sin duda alguna esto se traduzca en una gran apatía laboral que repercute en la calidad académica brindada a nuestros participantes.

Ahora bien con estas líneas quiero dejar claro que no trato de hacer la crítica por la crítica, mucho menos hacerme participe de alguna protesta o guarimba como alguien pueda catalogar esta reflexión, por el contrario desde hace tiempo estoy planteando que la solución de la UNESR no es con acciones coyunturales sino con planteamientos estructurales, que pasen por la multidisciplinariedad hasta transdisciplinar en las soluciones que amerita el alma mater, en pocas palabras hablo de un proceso constituyente en la UNESR donde se debata pero al mismo tiempo se construya la universidad necesaria y no la conveniente para algunos interesados en proyectarse políticamente, de ser así y ante cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, recuerdo un pequeño fragmento de un artículo que publique al 6/11/2016 https://www.aporrea.org/educacion/a236704.html

Una universidad revolucionaria no es la que hace más marchas o la que toca más pitos y grita más consignas, sino la que asume con gran madurez la aplicación de las tres R y hace la revolución construyendo un plan enmarcado en el proyecto país, si realmente se quiere profundizar en el legado del Comandante Chávez hay que revisar si verdaderamente se cumplió con él, no se trata de vestirse de rojo sino vestirse de pueblo, no se trata de hablar de las reivindicaciones revolucionarias a los estudiantes sin examinar realmente si están llegando, no se puede hablar de excelencia académica si los pensum están desfasados a la realidad social y mucho menos si no hay supervisión al personal docente y de investigación, no se puede hablar de nuevas carreras cuando el plan de formación de formadores es un elefante blanco y mucho menos cuando la oferta académica abunda de facilitadores sin el perfil académico para los cursos inmersos en ella, no se puede hablar de una universidad investigadora cuando en una sociedad estudiantil TMT (Todo Menos Tesis) no hay una cultura de investigación, no se puede hablar de una universidad Andragógica cuando la horizontalidad fue sustituida por centralizar los objetivos en la enseñanza y no en la construcción del aprendizaje, mucho menos participativa y defensora del libre pensamiento si los sindicatos de izquierda no son invitados a los consejos directivos y consejos de núcleo, no se puede hablar de flexibilidad si la planificación se enmarca en el docente y no en el participante, no se puede hablar de la universidad Socio productiva si no se sabe que produce la UNESR.

Decía el comandante Chávez que sin ideas revolucionarias no hay revolución, hoy podemos decir en la UNESR que si no se reflexiona y mucho menos se escucha a la comunidad universitaria, no habrá universidad y si no hay universidad no hay transformación de ella, espero que no sea demasiado tarde.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1729 veces.



Marcel Doubront

Profesor UNESR Bolívar

 marceldoubront@gmail.com

Visite el perfil de Marcel Doubront para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcel Doubront

Marcel Doubront

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /educacion/a265484.htmlCd0NV CAC = Y co = US