La IIICCU: consideraciones críticas

Miembros de gremios universitarios de larga tradición y reconocimiento en las casas de estudios superiores en Venezuela de carácter autónoma y/o experimentales, tienen en estos momentos un dilema: reconocer como legítima la conocida IIICCU o negarla acusándola de fraudulenta, que es lo que hacen en estos momentos ciertos miembros relevantes de Fapuv. Así como otros gremios nuevos que se han ganado el reconocimiento formal y desarrollado el proceso de negociación contractual, dicen que es una maravilla, Ftuv.

Unos y otros constituyen agentes políticos adherentes y activistas en general de opciones políticas tradicionales, digamos socialdemócratas, democracia cristiana y/o de los partidos izquierdistas desprendidos del Partido Comunista de Venezuela e izquierdistas siempre tan dispersos de tan vanguardistas y ultrarevolucionarios son, tornándose antes que nada muy funcionales al status quo. Pero otros profesores que se dicen librepensadores e independientes, por tanto, discurren en sus quehaceres y saberes en el claustro universitario indiferentes a tales asuntos económicos y sociales.

Consideremos el caso de los nuevos sindicatos universitarios, adherentes al proyecto de la revolución bolivariana. Son universitarios que entienden que la IIICCU es bastante aceptable. Su dilema es cómo hacer efectivo todas las disposiciones en cuanto a la seguridad social y rogar que los factores disparadores de la inflación y la indubitable guerra económica no ahoguen del todo las nuevas tablas salariales, tan chéveres.

Colegas hay que después de cobrar bonos de compensación con retroactividad desde enero de 2017 al presente (considerados insuficientes del todo por lo bajo del monto o que la explosiva inflación que consume la economía nacional los disuelve), concedidos debido al retraso por la discusión contractual por parte del Gobierno Bolivariano y gremios de nuevo tipo o "patronales", representado en la persona del presidente Nicolás Maduro y la Federación de Trabajadores Universitarios de Venezuela, FTUV; cuyo interés por mantener la normalidad institucional parece innegable pero de contradicciones flagrantes en el manejo de la información transparente. ¿por qué no han publicado las cláusulas de la ya famosa iiiccu?

Todos esos académicos, obreros y trabajadores administrativos, pues, además de alegrarse íntimamente al poder cobrar los aumentos del salario básico y primas en todos los niveles y escalafones, y dicen dizque por eso que llaman "desesperanza aprendida" resulta que ahora cuando las universidades retornan a las normales actividades académicas y administrativas o de servicios, ponen de manifiesto todo "lo malo" de la III Convención Colectiva de los Trabajadores Universitarios de Venezuela 2017-2018.

Véase cuáles son sus consideraciones críticas, siempre útiles porque permiten equilibrar los cantos de victoria en actitud acrítica de otros sectores de las universidades alma mater, upt y demás dispositivos universitarios de nuevo tipo; activistas y, en general, donde ha proliferado una punta de oportunistas gana pan que pululan en los pasillos de la "universidades del proceso" y que no son sino eso que el presidente Maduro ha dicho que le molesta sobremanera: jalabolas y corruptos, de tal suerte que ahí habría que hacer una gran revisión, porque a la primera oportunidad son capaces de lanzar cualquier puñalada porque tienen extraviado el compromiso.

Por ejemplo, William Ansume, de la Universidad Simón Bolívar acota que la iiiccu, 2017-18 no ha sido publicada porque no se ha llevado a efecto la "homologación" entre la Procuraduría General de la Nación y el Ministerio del Poder Popular del Proceso Social del Trabajo, agregando que se discutió fuera de las disposiciones de la Guía de Políticas de Negociación Colectiva, de la OIT; además en ese proceso no participó Fapuv, órgano que agrupa a la mayor parte de los profesores universitarios de Venezuela.

Por otra parte, las tablas salariales aprobadas no cubren la Canasta básica alimentaria que según el Cendas para julio de 2017 fue de Bs. 1.443. 634, 25 pero el sueldo mensual de un profesor titular a dedicación exclusiva es de Bs. 717. 591, 87, cuestión que dizque viola los Derechos Humanos; por su parte, Luís Buttó critica que el Seguro de Hospitalización, cirugía y maternidad sea sólo de hasta Bs, 200000, en momentos cuando las medicinas están tan caras y escazas; considera también insuficientes el bono de útiles escolares para los hijos de los profesores, que sólo alcanza a bs. 90000, cosa similar refiere en el caso de la prima por hijos especiales que es de apenas de 60.000 bs, así como la asignación especial por matrimonio que también es de 60.000 bs.

Conversando informalmente con algún empleado universitario expresa que esta nueva iiiccu de agosto del corriente constituyó un alivio, sin hacer una valoración a fondo del asunto. Mientras tanto las universidades reinician sus labores de servicio educativo, técnico, científico y humanístico, esperando que para el 2018 la discusión contractual sea más plural, en tiempos cuando cada uno de los gremios y sindicatos universitarios estarán envueltos en las pasiones de la elecciones presidenciales, en una de las peores "dictaduras" de América Latina y el Caribe o de las revoluciones más acosadas.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 392 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /educacion/a252579.htmlCd0NV CAC = Y co = US