A propósito de ser ciego

Han asesinado la carrera docente en Venezuela

El presidente Nicolás Maduro en su alocución del 1-5-2015, expresó con motivo de celebrarse el "Día Internacional del Trabajador", más allá de los saludos cubanos y su emplazamiento por las "grandes batallas" y "desafíos" que supuestamente vamos a enfrentar, precisamente los trabajadores, realizó un anuncio justo y esperado como era el aumento salarial (en esta oportunidad del 30%) por quienes día a día debido a la perversa inflación y especulación han visto menguadas sus condiciones de vida.

Así será el nivel tan brutal de inflación en este 2015 que llevamos tres ajustes salariales en lo que va de año, el realizado en febrero, y los que se ejecutarán en mayo y julio. La necesidad de tal ajuste también obligó al presidente a ordenar fueran aumentados los salarios de la Fuerza Armada Nacional y del resto de los trabajadores de la administración pública, excluyendo a los que tienen "contrataciones colectivas" como si éstos no han sido duramente afectados por los estragos de esa severa inflación que ha logrado registros sobre los tres dígitos sólo en el rubro de alimentos. Algo sin precedentes en tiempos de la hoy, inexplicablemente malograda revolución bolivariana.

Uno de esos sectores tan golpeados (quienes por cierto no recibirán aumentos por esa mismo contrato en 2015) ha sido el gremio docente. En la educación venezolana quizás se ha presentado la mayor distorsión salarial de la historia. Así, cuando el 4-5-2015 un maestro o maestra, incluso con postgrados, ubicado en su condición de contratado(a) o jerarquía de docente I o II, ganará menos del salario mínimo vigente. Y nos preguntamos: ¿Es esa la educación bolivariana? ¿Cuál es el odio que emerge de lo más alto del gobierno nacional en contra de quienes con mucho esfuerzo, más allá de sus fallas, han obtenido carreras universitarias en el ámbito de la educación y pedagogía para ser condenados a la miseria? ¿Por qué el gobierno nacional si dice que la educación es lo primero no "ordenó" como si lo hizo con la Fuerza Armada, ajustar el salario de los educadores, y luego si era necesario, dejarlo como medida compensatoria de aumento previamente aplicado mientras se "discute" el contrato colectivo?

Independientemente de la justicia social que apoyamos y compartimos para con todos los trabajadores del país, debemos recordarle al gobierno nacional, por ejemplo, que el personal ambientalista adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Educación (MPPE) desde hace varios años, tiene una condición social de mayores salarios y beneficios que los docentes en las escuelas y liceos, y eso se traduce hasta en un contrasentido de aquel pensador socialista Antonio Gramsci (tan citado por Hugo Chávez) de que había que dar lo justo a cada quien según su necesidad y su capacidad, lo cual evidentemente, cuando menos a Maduro y sus tecnócratas no es parte de su filosofía y menos de su praxis de gobierno.

Es una vergüenza para un país que los docentes calculando su salario de acuerdo con la tasa del mal llamado Sistema Marginal de Divisas (Simadi) ganen menos de un dólar diario, el equivalente a quienes en cualquier país se encuentran en la miseria, y peor aún, que desde este 1-5-2015, así se "justifiquen" diciendo que se "dialoga" con un nuevo contrato colectivo, la verdad incuestionable es que la docencia es la profesión peor pagada en la historia de Venezuela. Si algo supo copiar Maduro al estilo de aquellos partidos del status quo en tiempos de la cuarta república, ha sido en liquidar la docencia del país.

Sólo es cuestión de poco tiempo para que la educación por completo con docentes cada vez más desmotivados y quizás con quienes menos tengan vocación, actitudes y aptitudes para ejercer la docencia sean los responsables en dirigir lo poco que nos queda del conocimiento. Lo que no terminan de ver quienes dirigen al país es que al liquidar las condiciones mínimas de vida para los educadores, liquidan por completo el futuro de un país. La carrera de la docencia ha sido asesinada. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 31632 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a207039.htmlCd0NV CAC = Y co = US