La Aldea Universitaria o el paraíso terrenal tan vislumbrado por las antiguas comunidades

Las voces “aldea” y sus derivadas están harto connotadas. Cuando decimos u oímos  “aldeano”, nos viene a la mente  una persona  con cultura deficiente. A mí, pongamos por caso, ese prejuicio me acompañó durante varios años a partir del momento cuando empezó a hablarse de "aldeas universitarias", de la “gran aldea”, cosas así.

Fue el manejo  recurrente de la comuna[1] , tan en boga en nuestro país a partir de la llegada del Presidente Chávez y del Chavismo, lo que va dejando bien clara la importancia social que para todas y todos tiene vivir en una aldea bolivariana. Pasemos a ver sus  características más relevantes y notorias:

Una aldea agruparía muchas comunas  en razón de sus distancias geográficas; pasaría  a ser lo que en la vieja arquitectura geográfica se conoce como Alcaldías contentivas de determinado y hasta variable número de parroquias. Varias aldeas constituirían los estados que conocemos. Cuando desaparezca la necesidad de ser dirigidos de desde arriba, mandados y controlados por una burocracia mandona, alejada de las bases, se habría erigido una suerte de aldea suprema que reemplazaría administrativa y políticamente al actual Estado Burgués. Estoy presentando sólo un desarrollo en líneas gruesas.

En una aldea socialista actual se están instalando instituciones como la Universidad local, con sus liceos y escuelas, “simoncitos”, determinados centros de trabajo, en principio de carácter artesanal y luego industrial y donde operarían de preferencia los propios comuneros de la aldea correspondiente o de comunas vecinas. Ya no se dará los improductivos casos de trabajadores que actualmente viven en un estado y prestan servicios en otro estado  situado a muchos km. Las aldeas darán cuenta de esa pésima distribución espacial  de la mano de obra  que responde a la visión  divisionista y geoeconómica burguesa.

Las aldeas dispondrán-ya lo hacen-de Internet, de juzgados, notarías y oficinas de seguridad ciudadana; de centros hospitalarios, de iglesias acordes con las convicciones religiosas de sus comuneros, por lo menos, hasta que con el desarrollo y la dinámica social vayamos uniformando todas nuestras convicciones espirituales sin que eso suponga limitaciones al pensamiento libre del que actualmente se carece.

Las aldeas dispondrán de centros deportivos y culturales. En fin, que en ellas ya no será necesario ni siquiera los autobusetes y taxis que hoy resultan imprescindibles para cubrir las desmedidas e inconvenientes distancias  del trabajo al hogar. Para entonces, ya viajaremos en funciones de divertimento, como turistas domésticos de aldeas en aldeas.

 ---
* Platón estimaba en 2M el número máx. de habitantes de sus "estados", a fin de que sus burocracias funcionaran sin apelotonamientos protocolares y con oportuna prestación de  servicios públicos.

02/11/2014


[1] Pocos diccionarios occidentales traen la voz “comuna”; no lo hace la ultraderechista y afamada Enciclopedia Británica ni la mayoría de los diccionarios  “marxistas” populares hechos en Occidente. Para su acepción gramatical,  véase: La Gran  Enciclopedia Larousse y Ediciones Estudio,  Breve Diccionario Político, Buenos Aires, 1974.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1312 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: