¿Quién secuestró a las universidades autónomas?



La autonomía universitaria es administrativa y en el caso de los recintos (espacio físico), y edificaciones estos son inviolables por las autoridades de seguridad pública, salvo solicitud expresa o por caso de actos criminales.

Las autoridades jamás querrían autonomía económica, dado que el enorme gasto de las universidades es tal y la mala gerencia tan abrumadora que son incapaces de producir un mínimo de ingreso propios, salvo el estimulado por el propio estado venezolano. El gobierno nacional asigna millonarias sumas para que las autoridades universitaria haga usan racional y eficiente de ellos. Y claro, no lo hacen.

La autonomía prevé la elección de autoridades con pautas claras para que sea universal y democrática. No obstante, varias universidades poseen rectores, vicerrectores, secretarios y decanos cuyos periodos vencieron hace años, pero no quieren buscar vías de sustitución al menos provisional, como gallardamente lo hicieron algunos decanos.

Esas autoridades ilegitimas se han sumado al juego extremista. Mal usan la autonomía par proteger violentos, fomentar hechos confusos y financiar con los dineros públicos al fascismo. No conforme con ello, usurpando la potencial decisión universitaria, auspician o permiten protestas no pacifica, dirigidas a desestabilizar a la institucionalidad nacional, por encima del derecho a estudiar y luchar por valores supremos y no por el libertinaje de dañar el patrimonio publico y violar derechos como la salud, ambiente y libre tránsito.

El Tribunal Supremo de Justicia fue claro en abril de 2011 sobre la obligatoriedad de las autoridades universitarias de hacer un nuevo reglamento de elecciones que incluyera a docentes, trabajadores, empleados administrativos, profesionales y estudiantes, y que un plazo de 30 día convocará a elecciones. En esa oportunidad se multó por desacato a los miembros del Consejo Universitario de la UCV. No obstante, no han cumplido la orden, lo cual indica que le es más rentable desobedecer que cumplir las leyes de la República. El resultado es que las universidades autónomas, que no independientes, porque están sujetas a la Constitución y a las leyes, y deben formar a sus cursantes para quererlas y hacerlas cumplir, son regidas desde hace tres años por rectores, vicerrectores y secretarios (hombres o mujeres) en desacato a la ley, sean de izquierda, de centro o de derecha. Poca moral tienen para predicar democracia y libertad quienes han secuestrado a sus comunidades ese derecho, que está muy claro para las universidades autónomas.

Sería oportuno escuchar levantar las banderas de la democracia a las comunidades universitarias de las autónomas UCV, LUZ, UDO, UC. Al menos que quieran seguir el modelo de las privadas, que además de cobrar grandes sumas a sus estudiantes, los mantienen sin clases para que se sumen a la apariencia de desestabilización que quieren imponer. Ese tema lo abordaremos en una próxima oportunidad.

Las universidades, son del pueblo. Un espacio para todas las corrientes universales del pensamiento (por ello su nombre alude a la “universalidad” de las ideas). La metodología impuesta por la corriente de derecha, creó todos los mecanismos para imponer una idea dominante en los recintos universitarios. Para nadie es un secreto que desde el año 2000, llegaron al poder universitario de las autónomas autoridades que han respondido directamente a las estrategias de desestabilización nacional, descuidando y abandonando los augustos objetivos de la universidad venezolana. Sería pertinente una estadística de cuantos días de clases efectivos desde entonces reciben los jóvenes que en esas universidades. Por más reprogramaciones que hagan, jamás podrán suplir el tiempo de calidad para formar un profesional integro al servicio de la humanidad.

¿Cuándo fue la última vez que escuchamos de unos juegos deportivos interfacultades, Juvines, Juegos Universitarios? ¿Quién ha vuelto hablar de festival de coros universitarios, voz universitaria, festival de teatro, concursos literarios? ¿Dónde están las cientos de publicaciones periódicas de las universidades que espantaban la sombra? ¿Qué fue de los grupos ambientalistas, de arborización que llegaba al heroísmo de amarrarse a un árbol para evitar su tala?

Que nadie venga con el cuento del presupuesto. Porque además de tenerlo, muchos de nosotros por largos años participamos en esas actividades tan solo con mística y “una pequeña ayuda de mis amigos”. Buena tarea esta.

¿Dónde está la sabia dirigencia profesoral que por encima de sus naturales tendencias ideológicas se batía por la formación de un estudiantado integro para el país? Ahora hay, una casi generalidad de gobiernos y cogobiernos cuya línea de acción la impone una derecha extrema que no formación para el debate de las ideas, ni plataforma ideológica, ni proyectos incluyente y sobre todo carece de amor al país.
Ya basta del desacato a la justicia venezolana. Las autónomas merecen legítimas e integras autoridades que lideren una Universidad Universal
.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2242 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: