Paro Patronal Universitario

A  medida que las guarimbas comienzan a desaparecer del escenario público nacional, producto de certeros golpes asestados por los organismos  de inteligencia del Estado venezolano, los reductos que van quedando son más virulentos y peligrosos. El reciente audio hecho público de Carlos Yánez, un ex humorista de Cuéntame  Ese Chiste (RCTV) y Luis Raúl Ramírez (http://www.aporrea.org/oposicion/n247815.html), conversando sobre producción de armamento para francotiradores, nos dice cuán malévola es la bandita de terroristas que  han quedado “a la libre”, y  cuán es necesario que, el Estado, refuerce sus labores de inteligencia para el desmantelamiento total de esa delincuencia política, altamente peligrosa para la sociedad venezolana.

  En fase de derrota, esa criminal oposición se hace más peligrosa. La contaminación del agua potable en la ciudad de Mérida, por fortuna, descubierta a tiempo antes que, esa agua hubiese contaminado a nuestro pueblo merideño: “Explicó que un operador de la planta potabilizadora Dr. Enrique Bourgöin, de El Vallecito, detectó un fuerte olor en el agua proveniente del dique de Mucujún, y que siguiendo el protocolo desvió este líquido y tomó una muestra que sirvió para hacer los análisis correspondientes. Rodríguez dijo que los resultados del estudio realizado a la muestra indican la presencia de 90 miligramos por litro de aceites y grasas en el agua, cuando lo permitido es hasta 0.3 miligramos por litro, lo que representa 300% por encima de la norma. “La acción evitó que los merideños tuvieran en sus casas agua contaminada (…) Estamos casi seguros que fue gasoil por la cantidad de aromáticos que tenía y si mezclamos gasoil con agua prácticamente nos da los mismos olores de la muestra original”, afirmó el alto funcionario”. (Aporrea, 25-03-2014). La quema del Guarairarepano, 25 hectáreas y su afectación al servicio eléctrico en algunos sectores de Caracas y el servicio del Metro de Caracas, en las estaciones Parque Carabobo y Bellas Artes. El intento de quema de la subestación eléctrica Los Olivos en Puerto Ordaz. Dan muestras que, las güarimbas, tienden a desestimarse y ahora las bandas terroristas de la oposición  buscan nuevos derroteros para desestabilizar, siendo definidos éstos por el General en Jefe, Vladimir Padrino López de la siguiente manera: “de una fase subversiva se pasó a la “insurgencia armada”.

  Esa caracterización del G/J Padrino López está ajustada a la realidad que vive nuestra Patria, asediada por “pacíficas protestas”  del lumpenestudiantado  coaligado con elementos del paramilitarismo uribista, financiados por la Embajada de los EEUU y la burguesía parasitaria. La realidad es que, esa sedición está destinada al fracaso y lo peor es, que nuestro Pueblo la rechaza contundentemente como lo vienen reflejando algunos estudios de opinión que, por estos días, se están haciendo público. Así lo manifestaba Oscar Shemel, presidente de Hinterlaces, en una entrevista que se realizara en Venevisión, donde señaló que, en la última semana de febrero pasado, 83% de las y los venezolanos rechazaban esas acciones de caos, un estudio posterior que culminó el 11 de marzo, incrementaba ese porcentaje de rechazó, elevándolo al 83% de venezolanos y venezolanas, que rechazan los hechos violentos de la oposición. Añadiendo como elemento positivo que, la valoración positiva de la gestión del Presidente legítimo Nicolás Maduro subió a 57% en marzo contra el 43% alcanzado entre enero y febrero. Asimismo, se refleja un descenso importante al 11% de venezolanos y venezolanas que exigía la salida ya del Presidente Maduro, en contraste con el 23% que lo solicitaba en febrero. Cifras demoledoras para esa oposición psicotrópica1 que, para nuestra desgracia, nos ha tocado calárnosla.

  La tendencia del oposicionismo, una vez derrotados en su intentona golpista, es retrotraernos a su política desplegada pasado el 14 de Abril, de complot económico y sabotaje de los servicios públicos. No por casualidad, han retomado el discurso del alto costo de la vida, el desabastecimiento, las colas, y todo aquello que planteaban antes que el Presidente legítimo, Nicolás Maduro, les  jurungara el bojote con su ofensiva económica allá en octubre de 2013. Curiosa la declaración de la Cámara Venezolana de Alimentos (CAVIDEA), en el foro: “Crisis Política y Económica: Posibles Soluciones”, organizado por el diario Últimas Noticias en las que, el presidente de ese monopolio empresarial, Pablo Baraybar, planteó que: “si el Gobierno brinda condiciones adecuadas, las empresas afiliadas se comprometen a aumentar en 26% su producción en 24 meses”. (http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/actualidad/economia/sector-privado-ofrece-aumentar-produccion.aspx). ¿Cuáles son esas “condiciones” que solicita CAVIDEA para aumentar la producción?: primero que nada, que el Gobierno Nacional les venda o traspase las fábricas de alimentos que nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez, les expropió en defensa de garantizar la Seguridad Alimentaria de nuestro Pueblo; segundo, que les reconozcan el pago de la “deuda acumulada” de 2.700 millones de dólares con supuestos proveedores, tal cual les hizo Jaime Lusinchi, durante su nefasto gobierno cuartorrepublicano. Para que hagamos memoria colectiva,   uno de los mecanismos de neocolonización de nuestras repúblicas durante todo el siglo XX, fue el de la deuda externa. El FMI y el BM, actuaban como los mecanismos financieros que prestaban sus dólares a nuestros gobiernos y, dado lo oneroso de los intereses a cancelar por dichos préstamos, éstos terminaban sometido a los dictámenes de esos organismos financieros internacionales, organismos éstos, dirigidos desde Washington. Es así que, durante el gobierno del Presidente Luis Herrera Campins, se inicia un proceso de refinanciamiento de la deuda externa que se culminaría durante el Gobierno del Presidente Jaime Lusinchi, sobre obligaciones vencidas en 1983. Es durante el gobierno de Lusinchi que, se concluye esa renegociación, en 1986. El resultado consistía en una restructuración temporal de 14 años, de manera que su pago se extendería hasta el año 2000. Para fines de 1986, Venezuela tenía una deuda externa total de 31.3 mil millones de dólares, cifra en la cual se incluye una deuda privada de 3.4 mil millones de dólares, que entre las “bondades” de la “mejor renegociación del mundo” realizada por el gobierno de Lusinchi, asumía la República como suya, valga decir: socializaba. Desde entonces, venezolanos y venezolanas hemos estado cancelándoles  su deuda a esos privados, muchos de los cuales hemos visto de protagonistas en las distintas asonadas golpistas, primero contra el Presidente Chávez, ahora contra el Presidente Maduro. Esa pretensión que asumió Lusinchi, condicionado por los dictámenes del FMI y el BM, es lo que pretenden ahora  asuma el Presidente Maduro con la deuda de la burguesía parasitaria. ¡Que su deuda no la pague el Pueblo venezolano!

  Un tercer  condicionante de la burguesía parasitaria organizada en CAVIDEA, para sacar sus productos al público y terminar con su política de desabastecimiento o de “caos económico”, consiste en un “reajuste de precios”, acusan que “algunos con 30 meses congelados”. Es su forma de plantear la derogación de  la Ley de Precios  Justos  y exigir liberación de precios, que la mano invisible del mercado sea la que regule los precios. De lo contrario, el desabastecimiento continuará. Un cuarto y último planteamiento hace CAVIDEA: “la revisión oportuna de las calificaciones de despido”. Con ello, apuntan en la misma dirección del punto 9, de los planteados por Lorenzo Mendoza, a las organizaciones sindicales. Debilitarlas, facilitarles los despidos en las inspectorías del trabajo, muchas de ellas infiltradas por la burguesía parasitaria y, sometida a sus dictámenes. No por casualidad, Baraybar acusa al sector sindical por los conflictos laborales en sus empresas, los cuales según ese representante de la burguesía parasitaria, les “generan pérdidas mensuales de hasta 10% de su producción”, casi que, los acusa de ser los responsables del desabastecimiento y la crisis económica.

  Con esos condicionantes, es lógico prever que la guerra económica continuará en su forma de Paro Patronal, por supuesto, no al descubierto sino de forma sigilosa y poder culpar al Gobierno del Presidente Maduro, de ser el causante del desabastecimiento y las colas para adquirir los productos básicos o de primera necesidad.

  Si de algunas universidades autónomas, brotaron las primeras semillas de la violencia que después  se desató sobre nuestro Pueblo, es lógico prever que éstas, continuarán apoyando las acciones desestabilizadoras de la burguesía parasitaria. Una vertiente del Paro Patronal Burgués, es el Paro Patronal Universitario mediante la forma de la “flexibilización de actividades”, la no toma de asistencia a clases y la paralización de las evaluaciones.  Es la forma, en que la burocracia universitaria, sus autoridades, apoyan las protestas “pacíficas” de la oposición, suministrándoles mano de obra disociada para las barricadas y las güarimbas, un nuevo estamento social que hemos denominado: lumpenestudiantado.

  La burocracia universitaria, autoridades universitarias, no son propietarios de ese medio de producción del conocimiento denominado: universidades  públicas. Para Althusser, la escuela (la universidad, añadimos) como institución que asegura la reproducción de la calificación de la fuerza de trabajo y su sumisión al statu quo, a través de la ideología, constituye uno de los aparatos ideológicos del Estado, de hecho, el más importante. Para Gramsci, el establecimiento de una hegemonía por parte de la clase dominante es, en sí, una relación educativa, pues  el Estado en la sociedad capitalista se convierte en un Estado educador, cuya finalidad es crear y reproducir un tipo de civilización y de ciudadano. En los años sesentas, Philip W. Jackson, con su libro “La Vida en las Aulas”, había establecido una correspondencia similar, e incluso fue el primero en emplear el término currículum oculto, al referirse a las modalidades organizativas y las rutinas que privan en las escuelas y a través de las cuales, las instituciones educativas convierten en obvio y natural para los alumnos una serie de rutinas, un ritmo y un ambiente que son indispensables para laborar en las fábricas. La escuela, la universidad, reproducen  los valores, normas, habilidades, conductas y hasta el ambiente de las empresas, para que, alumnos y alumnas  aprendan a aceptar y a vivir con tales imperativos culturales, sociales y económicos, que determinan el modo de producción capitalista.

  Importante el estudio del rol de la burocracia en un ente público, por ende, socialista, como lo son las universidades públicas, propiedad de todas y todos los venezolanos. Al efecto, es pertinente traer a colación palabras de José Padrón Guillén: “En todas las universidades hay dos tipos de personajes claramente definidos: los Burócratas y los Académicos. Ya sabemos que en toda organización, definida por unos procesos que conducen a unos productos terminales, la Burocracia equivale a los sistemas de ordenamiento y control del modo en que los contenidos de trabajo fluyen desde su punto de partida hasta su punto de llegada a través de las arterias o trayectorias de proceso. La Academia, en cambio, equivale al contenido sustantivo de lo que fluye por esas arterias y trayectorias. La Academia se dedica, por ejemplo, a investigar sobe un problema, mientras que la Burocracia se dedica a controlar la permisología requerida, los tiempos de ejecución, los trámites para actuar… y aún a designar quiénes deben desempeñar tales o cuales funciones y cargos dentro del sistema de producción. Hasta aquí todo luce muy bien. Las dificultades empiezan cuando la Burocracia, percatándose de la gran oportunidad de poder que representa el control sobre el flujo de los procesos y sobre las personas que actúan en lo sustantivo de la producción, comienza a explotar esa oportunidad. Aprovecha entonces ese poder para su propio beneficio personal y no para el beneficio de la organización, pasándose así del plano colectivo al plano individual en función de intereses de dominación. De allí en adelante, entramos en el terreno de las perversiones organizacionales. La perversión burocrática consiste en chantajear a las personas ubicadas en los procesos sustantivos o en reorientar los controles en su propio beneficio, para así ir ganando cada vez más poder e ir ascendiendo en la misma pirámide organizacional. La perversión académica consiste en negociar con la burocracia perversa a cambio de ciertos privilegios y en ablandar la calidad de su propio trabajo, haciéndolo vulnerable a la burocracia y dándole así mejores oportunidades de acceso y de control. En nuestras universidades tercermundistas, el Burócrata casi invariablemente pertenece al rango de la perversión. El Académico es todavía mucho menos contaminado, pero en todo caso tiende a ser víctima del Burócrata y, con el tiempo, tiende a pervertirse. El Burócrata, así entendido, es un individuo que trabaja en la sombra y en la oscuridad de los ataques por sorpresa, de los arreglos inesperados y de los chantajes, que dedica sus días y sus noches a planificar cómo hacer caer o hacer subir a alguien dentro del sistema organizacional, siempre en función de sus intereses de poder. No le interesa la universidad, sino su propio ascenso dentro de la misma, pero no por méritos académicos, para los cuales suele ser totalmente incapaz, sino por mecanismos burocráticos perversos, en los cuales desarrolla sus experticias. En efecto, en buena parte de los casos el Burócrata es prácticamente un analfabeta en investigación. Muchos de ellos suelen ser universitarios que nunca leen, porque no entienden los contenidos científicos. Pero con sus progresivos incrementos de poder a través del tiempo, van escalando posiciones y desarrollando cada vez mejores tácticas de chantaje y control. En general, apartando las muchas y honorables excepciones, el Burócrata llega a ser rector, vice-rector, decano, director de escuela… y coordinador de investigación. O, dicho al revés, una buena parte de nuestros rectores, vice-rectores, decanos, directores de escuela… y coordinadores de investigación, con las muchas excepciones ya consideradas, son básicamente Burócratas y controlan la producción investigativa en las universidades, lo cual explica parte de la ineficiencia y subdesarrollo de la misma en los países del tercer mundo”. (Los 7 Pecados Capitales de la Investigación Universitaria Tercermundista, José Padrón Guillén, Caracas, Noviembre 2004, Publicado en Informe de Investigaciones Educativas, Vol. XVIII. Año 2004, pp. 69-80).

  La burocracia universitaria, sus autoridades, por lo demás, al servirse de los privilegios que les otorga el manejo de  abundantes  recursos presupuestarios de origen público, terminan constituyéndose en casta dominante de la sociedad que dirigen, producto de modelos electorales elitescos en que las minorías se imponen sobre las mayorías, impedidas del ejercicio de su Derecho Humano al voto, a elegir sus autoridades. Con ello, la burocracia universitaria se resguarda del ejercicio de la Contraloría Social por parte de las mayorías universitarias, manejando esas instituciones como si fueran de su propiedad, sus haciendas o feudos. He allí, el punto coincidente con la burguesía parasitaria, de la cual terminan apropiándose en sus valores capitalistas. Contaba Engels: “…la burocracia desdeña cada vez más los desfalcos como único medio de mejorar sus ingresos, vuelve la espalda al Estado y se dedica a la caza de puestos más lucrativos en la administración de las empresas…” (F. Engels. Contribución al Problema de la Vivienda). La LOE previo en su artículo 34 los mecanismos de defensa del ente público y sus recursos en la democratización de la elección de las autoridades universitarias y, en la creación del Consejo Contralor constituido por voceros electos democráticamente.

1. Una sustancia psicotrópica o psicotropo (del griego psyche, ‘mente’, y tropein, ‘tornar’) es un agente químico que actúa sobre el sistema nervioso central, lo cual trae como consecuencia cambios temporales en la percepción, ánimo, estado de conciencia y comportamiento.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2248 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /educacion/a185134.htmlCd0NV CAC = Y co = US