Reflexiones para mis colegas maestras y maestros

En el contexto histórico mundial la educación es y ha sido un factor determinante de lucha de los pueblos por su liberación, emancipación y transformación. En Venezuela ya nuestro padre libertario Simón Bolívar nos señalaba con extraordinaria claridad y firmeza hace casi doscientos años “por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza…” “…un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”. “Discurso de Angostura”, 1819

Es muy frecuente ver estas citas de nuestro padre de la patria en las escuelas, así como en los discursos de muchos y muchas sin entender al parecer la profundidad del mismo. Hago estas reflexiones para que entendamos que la lucha por la educación debe ir abrazada con la lucha económica, política e ideológica de los pueblos para su verdadera liberación y transformación, comenzando por dos grandes objetivos estratégicos; el primero una educación para todas las clases sociales y no para un grupo privilegiado y el segundo una educación gratuita y al alcance de todos y todas.

Entonces debemos irnos a los números para ser más exactos y así reflexionar como maestros y maestras si hemos avanzado o no en revolución en lo que tiene que ver con el importante sector educativo, les invito a que revisemos entonces algunos índices de escolarización, planteles educativos y personal docente en Venezuela desde los años noventa hasta ahora. Vamos a utilizar como referencia al propio Centro Gumilla “La educación en Venezuela” de F. Javier Duplá 1991. Comencemos, “en 1990 Venezuela atendía escolarmente sólo el 30% de la población entre 3 y 6 años, es decir, el nivel preescolar que incluso fue reducido a un solo año obligatorio por razones presumiblemente económicas”, cita del texto en cuestión.

Continúa F. Javier Duplá, para hablar sólo de los niveles de educación preescolar, básica y media por ahora, “la desigualdad regional hablaba por sí sola en el ámbito educativo, la cantidad de planteles, docentes y presupuesto no era comparable entre los estados centrales y los estados llaneros, indígenas y andinos del país”. La cantidad de docentes de educación preescolar, básica y media diversificada como se le llamaba era para esta década un total de 236.328 docentes, de los cuales 44.715 impartían la enseñanza en planteles privados, 44.540 docentes no tenían titulo de educación universitaria.

Aquí vamos hacer una reveladora reflexión, en Venezuela para éstos años noventa el negocio, la exclusión y la desigualdad se expresaba fundamentalmente en la educación media y diversificada, de 1454 planteles educativos que existían en todo el país, 763 eran oficiales y la alta cifra de 691 eran privados, es decir, casi una paridad de planteles, para los cuales se aseguraba la educación y graduación de bachilleres para los hijos de los ricos del país, y para asegurarse de ello los niveles de deserción y repitencia en la educación pública alcanzaba la cuantiosa cifra de 141.009 estudiantes de 278.247 inscritos, es decir, el 50% desertaba porque no contaba con recursos económicos para su prosecución y el estado no implementaba programas de ayudas, estímulos y menos se preocupaba en mejorar la calidad educativa. Las mejores proyecciones de los “expertos” publicadas en el texto en cuestión hablaban de 6.000.000 de estudiantes de educación básica hasta el nivel media y diversificada para el año 2010. Extraordinariamente con la llegada de la revolución bolivariana el periodo escolar 2010-2011 cerró en Venezuela con 7.739.000 estudiantes, de los cuales 6.073.889 están en planteles oficiales y 1.665.350 en planteles privados, lo cual demuestra que la democratización de la educación en Venezuela es de 75% educación pública a 25% en educación privada. Vaya la salvedad que no estamos incluyendo por ahora en este articulo las misiones educativas ni los números del nivel universitario.

Ahora aquí es importante acotar que hasta 1998 el estado venezolano aportaba sólo el 3,38% de su PIB para la educación y con la llegada de la revolución se transformó en 7% ya no de gasto público sino de inversión social, de aquí se desprende la cantidad de infraestructuras educativas construidas en revolución, el maravilloso programa “Canaima” que ha permitido que cada niño y niña de la educación básica cuente con un computador ensamblado en nuestra patria para su formación integral y de manera gratuita que es lo más importante, este programa ha entregado 2.665.000 mil canaimas hasta el momento, un programa que también ha incorporado a los estudiantes de educación media y diversificada, el programa de alimentación escolar (PAE) ha permitido llevar el alimento diario a nuestros estudiantes lo cual ha logrado disminuir exhaustivamente la desnutrición y la pobreza extrema que sufría los hogares venezolanos y que limitaban a los padres y madres de familia llevar sus hijos a clases, a esto se le suma la inédita cifra de 35.000.000 millones de libros entregados gratuitamente y para ir cerrando con los logros para no alargar más este articulo, en Venezuela se acabó el cobro de matrícula en las instituciones públicas.

Venezuela dentro de poco alcanzará la cifra poblacional de 30.000.000 millones de habitantes y su población escolar se encuentra por el orden de los 11.000.000 millones de estudiantes activos. El número de docentes de educación inicial, básica y media hoy asciende a los 600.000 docentes en su gran mayoría con título universitario. Con muy pocas excepciones el magisterio venezolano tiene más de dos décadas con una representación sindical que en vez de contribuir con el elemento estratégico más importante de un país como es la educación, más bien ha hecho un gran esfuerzo por destruirla, en este empeño también participamos los maestros y maestras a diario. ¿Por qué?, el propio padre Simón Bolívar alertaba “Un pueblo pervertido si alcanza su libertad, muy pronto vuelve a perderla”, más arriba decíamos que la lucha de los maestros y maestras es económica, cierto, pero también es política e ideológica y en estos dos últimos terrenos parece haber unos vacíos colosalmente peligrosos. Empezando por supuesto por los supuestos líderes sindicales quienes orientan la supuesta lucha educativa hacia el aumento del salario pero esconden la mano sobre los objetivos políticos que persiguen dentro del cual los maestros y maestras son utilizados como tontos útiles. Y para muestra un enorme botón, el Presidente obrero Nicolás Maduro anunció un aumento salarial de 75% para los profesores universitarios y nosotros seguimos viendo a los “líderes” éstos por cierto con 20 o 15 años como representantes sindicales llamando a paro en las universidades y tratando de mantener en conflicto a la población universitaria.

Ahora, le tocó a los maestros y maestras que por cierto se fueron sabrosos a vacacionar en el mes de agosto, como corresponde por supuesto, mientras tanto los vividores sindicales y con la colaboración innegable de los medios se dedicaron a abonar el terreno para un llamado a paro en inicio de clases, ¿porqué si la lucha es fundamental no se hizo antes del inicio de clases?, ¿se trata entonces de cercenar el derecho a la educación a nuestros hijos e hijas? Pero analicemos el tema económico entonces como el tema principal que mueve esta lucha, nadie ha dicho que no es cierto que el salario de los maestros es considerado uno de los más bajos, pero al parecer a muchos maestros y maestras se les borró de la mente cuanto percibían de salario antes de la llegada del gobierno revolucionario, ¿los maestros ganan menos que antes?, ah el tema es la inflación dicen, entonces discutamos el tema ¿quien se roba el salario de los maestras y maestros?, ¿quién produce la especulación?, ¿es beneficioso para el gobierno paliar el salario de los maestros y maestras?, ¿es favorable para el gobierno mantener un conflicto con los más de 600.000 maestros y maestras del país?, pero más importante ¿es aumento salarial o contratación colectiva?.

Dígame amigo lector ¿ha escuchado usted alguna vez a un sindicalista de éstos vividores del estado proponer u organizar a los maestros y maestras para la defensa de su salario?, ¿es nuevamente casualidad que en tiempos de elecciones se comiencen llamados a paro y desestabilización?, ¿será que los maestros y maestras que se prestan para esto no tienen hijos e hijas estudiando?, ¿es imposible hacer mesas de trabajo, verdaderas asambleas y debates sin quitarle el derecho constitucional que tienen los niños y niñas a la educación?.

Lo que sí es cierto es que los maestros y maestras que dicen no querer saber nada de política están inmersos en un juego político a diario, está claro también que no somos la mayoría los que se dejan manipular. Por último nuestro presidente obrero Nicolás Maduro dijo hace unos días que garantizará una extraordinaria contratación colectiva para el magisterio, entonces ¿ponemos en duda lo que ha dicho y demostrado el presidente con la clase trabajadora o le creemos a los dinosaurios sindicalistas que hace rato que juegan a los intereses de la derecha venezolana?. Cómo maestro y con conciencia de clase estoy convencido de la guerra económica que se ha lanzado contra nuestra patria para derrocar nuestro gobierno, y a la derecha no le queda otra que ponernos a pelear pueblo con pueblo, sólo unidos podremos defender el legado del comandante Chávez y de nuestros mártires.

PD: Ni un aumento salarial de 100% para los maestros y maestras podrá derrotar la especulación, hasta que no entendamos que la lucha no es meramente económica, es en definitiva contra el sistema capitalista camaradas.

¡Vivan los maestros y maestras patriotas!

¡Sí al derecho que tiene nuestros niños y niñas a una educación pública gratuita y obligatoria!

¡No al saboteo e intentos de desestabilización en el país cercenando la educación de nuestros hijos e hijas!

¡Patria o muerte!... Venceremos.

*Docente y militante del PCV


pc_jesusfaria@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4981 veces.



Leonardo Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: