Conflicto universitario en su momento cúspide...

Interesantísimo el momento político que vive nuestra Patria. Derrotada la intentona golpista, sustentada en los resultados electorales del 14 de abril, esta semana se develan partes de otro plan que transitaba su curso, en paralelo; en los cuales, no tenemos duda de ello, la oligarquía colombiana está comprometida hasta los tuétanos. El recibimiento del presidente Santos al gobernador mirandino y dirigente opositor, el fascista Capriles Radonski y, más recientemente, la develación hecha por el periodista José Vicente Rangel, que sectores de la oposición habían adquirido 18 aviones de guerra en los EEUU. “Estos vieron algunos catálogos y optaron por un determinado modelo, firmaron contrato de compra a más tardar principio del mes de noviembre de este año, por 18 aviones que serán ubicado en una base militar de Estado Unidos ubicada en Colombia, señaló el periodista. “Esta información no debe ser subestimada, dado el clima que actualmente existe de agresiones mediáticas y políticas contra Venezuela, ¿Se prepara una agresión armada, debidamente camuflada, con la participación de mercenarios?, se preguntó Rangel en su programa dominical. Y para quienes se preguntaban, ¿dónde están los mercenarios?, el Sebin les daría sus respuestas días después: “El ministro de Relaciones Interiores, y Paz, Miguel Rodríguez Torres, informó este lunes que los dos grupos paramilitares capturados este domingo en territorio venezolano planeaban actos terroristas en el país. El titular de Interior, Justicia y Paz, adelantó que existe un tercer grupo irregular que presuntamente ya se encuentra en la capital del país esperando instrucciones. Detalló que los dos grupos de paramilitares colombianos capturados en el país pertenecen a organizaciones criminales conocidas como “Los Rastrojos” y de la banda de “El Chepe Barrera” (uno de los más buscados en el vecino país)…”

(http://www.aporrea.org/actualidad/n230516.html). Si, a eso le unimos la aspiración hecha pública por el gobierno colombiano de ingresar a la OTAN, se termina de armar el rompecabezas de, por dónde viene el plan opositor hacia nuestra país; solo basta girar la mirada hacia la hermana República de Siria y constatar la realidad que vive, el papel que juegan bandas mercenarias de Al Qaeda y fundamentalistas en la destrucción de esa Nación, hoy envuelta en una guerra que ha costado la vida a cerca de 30 mil ciudadanos/ciudadanas sirias y parte importante de la infraestructura física de esa hermana Nación destruida. Todo, hecho en función, según las potencias imperiales nucleadas en la OTAN y aquellas que pugnan por ingresar a esa máquina de destrucción planetaria, de llevar a Siria la “democracia” occidental. Pero que, en el fondo, oculta sus verdaderas intenciones: adueñarse del petróleo y gas, propiedad de las y los ciudadanos Sirios y hacerse de una posición geoestratégica fundamental para someter a Rusia a los dictámenes del imperio más destructivo que ha tenido la humanidad en toda su historia, los EEUU. Por eso, compartimos la firmeza, en las palabras de rechazo a ese plan macabro de la oposición apátrida, dadas desde su twitter por el Presidente Maduro, estamos “enfrentando un plan de la derecha fascista con apoyo desde Colombia de grupos violentos, para asaltar el poder político” en el país. En todo, caso toda esta situación debe llamarnos a la reflexión, vernos en Libia y en Siria, apreciar que esa alianza Uribe-Capriles y ahora Santos, no dejará nada bueno para nuestro país. Las bombas, balas y cuchilladas, no saben distinguir quién es chavista, quién es opositor o mucho menos quién es independiente, los muertos y asesinados serán, por igual, de uno u otro sector. La guerra, que pareciera ser la salida “democrática” que nos ofrece ahora la MUD, debe ser rechazada por todas y todos los venezolanos de bien.


En momentos como éstos resaltan opiniones como las dadas por grupo de notables hombres y mujeres de todo el planeta, en Carta Pública, por intelectuales como: Federico Mayor Zaragoza, Noam Chomsky, Mario Soares, Rigoberta Menchú, Joseph Rotblat, Adolfo Pérez Esquivel, José Saramago, Susan George, Cora Weiss, Ignasi Carreras, Alexander Likhotal, Eduardo Estévez, Kailash Satyarthi, Andrew Simms, Mohammed Fayek, Cornelio Sommaruga, Kin Chi Lau, Alain Touraine, Kumi Naidoo, Sara Longwe, Jorge Brovetto, Lois Barber, Paul Ortega, Abdullahi An-Na"im, Jorge Nieto, Mary-Wynne Ashford, Hazel Henderson, Anaisabel Prera, Arcadi Oliveres, Angels Mataró, Paiboon Wattanasiritham, Félix Martí, Warren Bell, Raimon Ribera, Gurutz Jáuregui, Josep M. Fábregues , Josep Xercavins y muchos más, quienes manifiestan: "Llegar a cualquier guerra es siempre un paso atrás. Es un fracaso de la democracia, del desarrollo, del entendimiento: una derrota para la humanidad entera. Desde siempre, y en particular desde el 11 de septiembre de 2001, estamos en favor de la vida y en contra de la violencia.


Pero la actitud belicista de Estados Unidos frente a Irak constituye una amenaza a los cimientos de la convivencia mundial y el derecho internacional. Cimientos que, después de las guerras mundiales, empezaron a construirse bajo el liderazgo de Washington, precisamente, para evitarlas para siempre. A pesar de los intentos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y de algunos estados para moderar las tentaciones unilaterales de Estados Unidos -la Resolución 1441 del Consejo de Seguridad abrió de nuevo el camino a la solución diplomática de este conflicto-, parece inevitable que, haciendo caso omiso de los resultados de las inspecciones y de las serias objeciones de tantas personas, instituciones y gobiernos, decida iniciar la guerra contra Irak, que sin duda, causará más muerte, miseria y desesperación a un pueblo ya tan oprimido y puesto a prueba. A pesar de las campañas de desinformación promovidas, la opinión pública mundial no ve, en su inmensa mayoría, razón alguna para una guerra preventiva. ¿De verdad cree el gobierno de Estados Unidos que va a contribuir a construir un mundo más pacífico, justo, seguro, libre y democrático con campañas de desinformación y de guerras preventivas? ¿No oye el clamor indignado que se levanta desde tantos puntos del planeta y dentro de su propio país? Conscientes de su gran responsabilidad histórica y de los inmensos recursos de toda índole de los que disponen, devuelvan a la humanidad, como hicieron en el pasado, la confianza en sí misma.


No den la lección amarga de que sólo los intereses económicos, ligados en este caso al petróleo y a la industria armamentística, mueven a los poderosos del mundo y siembran violencia, pobreza y odio en todas partes. Respondan a estos problemas con solidaridad, justicia, ayuda. Esto es lo que la humanidad necesita y espera…” Todavía, para esa fecha, EEUU no lanzaba toda su maquinaria de destrucción sobre el pueblo iraquí, el balance hecho por los propios iraquíes no puede ser más espeluznante: «Con Sadam existía la dictadura, las guerras… pero la gente vivía bastante bien. Hoy existe la inseguridad total, nadie te garantiza por la mañana que vayas a volver a casa por la noche, parece absurdo pero es así». (http://www.30giorni.it/articoli_id_10426_l2.htm).


Y mientras esa dinámica seguía su curso, el conflicto universitario entraba en fase terminal; las discusiones sobre la Contratación Colectiva Unificada del Sector Universitario, en esta semana, comenzaban abordar el delicado tema del ajuste salarial. La FAPUV que, a la larga, será la gran derrotada de esta batalla por la dignificación de la calidad de vida de profesores/profesoras, obreros/obreras, empleados/empleadas e incluso las y los estudiantes universitarios, ha puesto en boga una estrategia de lucha consistente en la utilización de cierto sector estudiantil universitario como masa de apoyo. Se aferran a las Normas de Homologación y el paro indefinido, como sus últimas pancadas de ahogado ante la inminente derrota que se les avecina. Buscan con pinzas frases, cláusulas y, hasta puntos y comas, que les permitan desmeritar la propuesta de Contratación Colectiva Unificada. Y, en efecto, ven en la Cláusula 94, que trata de los ascensos para cambio de categoría, una amenaza a la libertad de cátedra, hablan de imposición ideológica porque en dicha cláusula se menciona el Plan de la Nación o Plan de la Patria Simón Bolívar. El propio ministro Calzadilla se ha visto obligado a desmentir esas aseveraciones de marcado tinte político opositor: “Absolutamente falso. El contrato colectivo no puede modificar normas internas de universidades que están regidas por leyes, reglamentos, estatutos. Este tipo de versiones lo que demuestra es que algunos sectores quieren manipular”. (Correo del Orinoco, 10-06-2013). Toda la discursiva de los años 2002 y posteriores, con relación a la aprobación de la LOE, ha sido reactivada por sectores profesorales para oponerse a la propuesta de Contratación Colectiva Unificada del Sector Universitario. La agenda política, se ha sobrepuesto a la agenda reivindicativa. De nuevo, la FAPUV asume su rol de partido político de oposición, creen ver, en el actual escenario de la lucha de clases que vive nuestro país, una oportunidad de oro para propiciar el derrocamiento del gobierno constitucional del Presidente Maduro. De allí, la referencia previa de los planes guerreristas de la oposición, para que terminemos de armar el rompecabezas y las razones de las políticas de la FAPUV.


Prescindiendo de la FAPUV, hay un contingente importante, la mayoría de estudiantes, profesores/profesoras, obreros/obreras y empleados/empleadas, que requiere de la atención del Gobierno Nacional, no ha habido una política acertada para el sector universitario. La desastrosa gestión de la ex ministra Yadira Córdova, está haciendo eclosión y sus efectos se pueden apreciar en el rechazo generalizado con que cuenta el gobierno nacional en las instituciones de educación universitaria. Esperemos que el ministro Calzadilla, le dé un vuelco de ciento ochenta grados a esa política universitaria que ha permitido convertir esas instituciones en un bunker oposicionista. En momentos que estamos a la espera de la propuesta gubernamental sobre el aumento salarial al sector universitario, solo nos resta opinar que la misma no sea una nueva burla como la hecha en 2011, en que se birlaron las interescalas de los sectores obreros y administrativas para satisfacer las interescalas profesorales, valga decir, sacrificar los que menos ganan para cumplirle a los que más ganan. La exigencia de equidad es más que manifiesta, por ello, la exigencia a que se restituyan las interescalas obreras y administrativa. Por supuesto, la propuesta gubernamental de ajuste salarial, debe estar por encima de las expectativas inflacionarias para el presente año, lo que coloca a dicha propuesta en no menos del 50%, sí está por encima mucho mejor. Debe contemplar compensaciones por años previos en que este sector no recibió ajustes salariales, estamos hablando de 2010, parte de 2011 y el 2012. En fin, ese importante sector de nuestra clase trabajadora bien merece ser reivindicado en su calidad de vida, invertir en paz laboral, en mejores condiciones de vida de poco más de 170 mil familias, es una inversión que bien vale la pena Presidente Maduro. Y con ello, la Universidad, la Academia, la buena Academia, no la falsa, esa que agarra mucho centrimetraje en los medios de comunicación, saldrán triunfantes del letargo en que las sumergió la pésima gestión de la ex ministra Córdova. En definitiva, ganarán no solo las y los trabajadores universitarios, sino el propio Gobierno. Será una victoria para ambos y, por ende, para el País como un todo…

Caracas, 11-06-2013

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2504 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a167932.htmlCd0NV CAC = Y co = US