¿Por qué los maestros, por mucho, han sido los luchadores sociales más consecuentes en México?


1. En México, como en todos los países, han habido sectores de trabajadores que se han distinguido por sus luchas sociales en defensa de sus intereses como gremio, pero también de los intereses generales como productores de la riqueza. Los campesinos lucharon en la Independencia, La Reforma y la Revolución, así como con sus batallas particulares, por tierras, créditos y derechos. Los obreros ferrocarrileros, electricistas, petroleros, mineros, refresqueros, han destacado en diversos momentos –sobre todo en 1958-59 cuando la gran lucha ferrocarrilera-, y en los últimos años los electricistas del SME. En 1965-66 fueron los médicos los que propiciaron una gran huelga y en 1968, 1986 y 1999 fueron los estudiantes. Pero ningún sector podrá igualar la consecuencia de los maestros de primaria, preescolar y secundaria de la Coordinadora (CNTE) que durante más de treinta años han luchado en las calles.

2. Las escuelas normales urbanas no, pero sí las normales rurales –que atendieron a hijos de campesinos y de sectores medios pobres- las que fueron determinantes en crear la conciencia de lucha de los futuros profesores rurales. Con un paralelismo con la Revolución Mexicana y los ideales nacionalistas de los años veinte y treinta surgieron las primeras organizaciones de profesores alrededor del cardenismo nacionalista (superficialmente bautizado de “educación socialista”) La realidad es que durante un período de veinte años (1920-40) el “nacionalismo revolucionario” se fortaleció y caló hondo en el pensamiento de la educación y de los profesores de primaria, cuando preescolar no existía y la secundaria apenas aparecía. Así que fue el nacionalismo el que ideologizó a los profesores, el que educó durante muchas décadas a millones de alumnos y el que resistió los valores burgueses e imperialistas impuestos a partir de 1942.

3. Jamás vi en el magisterio –como no veo a ningún grupo de trabajadores- a un gremio que debería luchar por sus intereses particulares. Lo ví siempre como una profesión extendida en toda la república y en directo contacto con el pueblo que maravillosamente podría servir como estrategia revolucionaria. Para mí todas las luchas deben estar enclavadas en las batallas revolucionarias contra el capitalismo. Luchar por unos cuantos pesos más siempre me pareció ridículo porque en el capitalismo cualquier lucha salarial –tradeunionista- queda luego en la nada. (Debo decir que me correspondió hacer causa común en 1960 con el othonismo, fundar el Bloque de Delegaciones Independientes de profesores de secundaria en el DF en 1971 y ser parte de la CNTE desde su fundación en 1979. Aunque de durante 12 años milité en el sindicalismo universitario en la UNAM, no me alejé del todo de las batallas del magisterio dependiente de la SEP)

4. En México, por lo menos de 1920 a 1960, los maestros fueron líderes de la mayoría de las comunidades rurales. Fueron muchas veces amigos del médico rural y del cura, aunque algunas veces se confrontaban con éste cuando quería usar la enorme fé para apaciguar a la comunidad y desanimarla en sus luchas. Obviamente hubo profesores que se aprovecharon de su liderazgo para venderse al PRI-gobierno, pero la concepción educativa dominante fue siempre el nacionalismo que llamaban revolucionario. Por eso siempre fue extraño, condenable y hasta explicable, que muchos profesores votarán por el PAN en los años 2000 y 2006. Poseedores de una profunda ignorancia nunca vieron que el panismo fue siempre enemigo de la educación pública, de los maestros rurales y del sindicalismo; pero explicable porque el PRI-gobierno dejó el llamado nacionalismo revolucionario para adoptar el neoliberalismo privatizador.

5. Sin embargo hay que decir que no el millón y medio de maestros afiliado al SNTE (Sindicato de maestros) del país lucha y se confronta en las calles porque sólo unos 300 mil afiliados a la Coordinadora (CNTE) tiene conciencia de la realidad política y educativa de México; a más de un millón de profesores les importa un carajo si el país se derrumba, si los alumnos tienen para desayunar y comer, si son capaces de asimilar las enseñanzas, si sus padres son desempleados o de salario miserable. Esos maestros saben que tienen los mejores ingresos y prestaciones comparados con los padres de familia y deben gozar de esos privilegios; además de manera permanente reciben la visita de autoridades y directivos sindicales al servicio del gobierno y de los líderes espurios. Dicen egoístamente los maestros: “si estoy bien, todos están bien”. Entre tanto los batalladores de la CNTE observan un crecimiento muy lento en sus filas y algunas divisiones.

6. Los ferrocarrileros han desaparecido junto a la desaparición de los ferrocarriles a nivel nacional por abandono y negocios mercantiles; los petroleros aún no conforman una oposición fuerte que salga a las calles de manera permanente; los mineros han sido muy golpeados por el gobierno y no han logrado su permanencia en las calles; los trabajadores del IMSS han recibido gigantescas traiciones de sus líderes y la oposición no ha logrado consolidarse; los electricistas –defendiéndose del cese decretado por el gobierno de más de 45 mil- han estado en las calles luchando de manera valiente y sacrificada; no han recibido el apoyo necesario de otras organizaciones sociales, pero también han cometido errores graves al confiar en las negociaciones con el gobierno. Los estudiantes aún no aparecen, a pesar de las experiencias de luchas en otros países. Solamente los maestros realizan de 20 a 30 manifestaciones, bloqueos, plantones masivos en los meses de abril, mayo y junio, así como varias muestras de inconformidad durante todo el año.

7. La realidad es que los maestros no están hechos de otra pasta ni cortados con diferente tijera que los demás trabajadores. Lo que quizá ha predominado es su origen campesino, rural y pobre; pero también el estar en contacto con la pobreza y que se hayan visto obligados a leer materiales nacionalistas en defensa de la educación pública. Desde los años ochenta el gobierno ha tratado de cerrar todas las Normales rurales y ha dado impulso a las Normales privadas; ello parece haber reducido la lucha magisterial y ha impedido el crecimiento de la CNTE a pesar de los programas represivos de las autoridades de la SEP y del SNTE. Porque los llamados exámenes a los maestros, así como programas que eliminan la enseñanza humanística para meter materias técnicas no son más que proyectos para terminar de privatizar la educación. Pero los maestros de la CNTE han sido sin duda la vanguardia de las luchas sociales en México desde hace 30 años. De ello no me cabe alguna duda.

http://pedrecheverriav.wordpress.com

pedroe@cablered.net.mx



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2069 veces.



Pedro Echeverría V


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a125393.htmlCd0NV CAC = Y co = US