Cómo sacarle provecho a la tarjeta de crédito del Banco de Venezuela

Una tarjeta de crédito de una persona que es pobre y vieja, en los actuales momentos es como un cero a la izquierda con la cual no se puede sacar fiado, ni pagar por servicios, ya que su límite no alcanza ni siquiera para pasar la vergüenza de utilizarla. Y eso significa que se corre el riesgo de que la inactiven por falta de uso, aun cuando la norma dice que puedes usarla 10 veces al día o más. Pero, ¿Quién utilizaría una tarjeta de crédito tantas veces, siendo su límite ocho bolívares, menos de un dólar?

En esta situación, están muchas personas que desde hace tiempo esperan que les aumenten los límites de la tarjeta de crédito, y no lo han hecho, a pesar de Sudeban haber dado la orden. Al respecto, se intuye, se sospecha que debido a la guerra económica, a la pandemia, y a la situación crítica del país, el Banco de Venezuela conociendo la situación de sus tarjetahabientes pudo haber llegado a la conclusión, de que todos eran unos limpios, unos bonificados de la patria, y que sus sueldos y salarios no eran suficiente para pagar los intereses y el capital.

Basado en esta situación, pronto aparecerá un video por facebook en el cual una persona que se rindió esperando que le aumentaran el límite de su tarjeta, opta por explicar a través del mismo, toda la utilidad que puede tener una tarjeta de crédito de pobre, que se encuentra abandonada en el fondo de una cartera y que tiene tiempo que no pasa por una maquina de pago.

Entre las cosas que se verán, todas de alguna forma representarán una economía para el hogar porque la tarjeta podría servir como cuchillo para picar cosas suaves como el queso, majarete o una torta en el cumpleaños de algún familiar. Otras veces, podría servir para sacar el sucio de las uñas, para limpiarse el sudor de la frente., para picar lechosa, melón o patilla; o como regla para trazar líneas. Además, puede servir para abrir las puertas de los cuartos, puede ser un arma letal, en fin se constituye en una herramienta multipropósito, pero, para lo que realmente se quiere, no sirve. ¿Para qué serviría una tarjeta de crédito que apenas su límite es de 8 bolívares?

De todos modos, en estos momentos la situación no está para endeudarse; pues como dicen muchos, mejor que las tarjetas de créditos son los bonos mensuales porque te los comes y no le quedas debiendo a nadie.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2963 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Rafael Barreto

Jesús Rafael Barreto

Más artículos de este autor