El Acidito

¿Qué hacemos con el salario y por qué trabajamos?

La palabra salario (del latín salarium) viene de sal, material con el que se pagaba a los soldados del Imperio Romano en la Antigüedad. Salario es también el pago que recibe en la actualidad el trabajador por sus servicios. Seguramente son muchas las razones para que una palabra derivada de la sal sea la que dé nombre al ingreso del trabajador, pero sin duda el hecho es curioso, sobre todo porque en nuestros días la sal es también símbolo de mala suerte; "qué salado estás", es como decir: "qué mala suerte tienes". Podríamos decir entonces, que ser asalariado es estar "salao" o "en la ruina".

Precisamente ante la situación salarial muchos trabajadores han emigrado de la administración pública a pesar de faltarle pocos años de servicios para la jubilación; porque la misma se le convierte en "sal y agua", como decimos en el argot popular.

Conocemos los grandes sacrificios que ha hecho el gobierno nacional, con tantos años de bloqueo económico, para mitigar la crisis social en nuestro país, y de vez en cuando realizar ajustes salariales, compensados mensualmente con distintas clases de bonos; pero sabemos que tal situación, a pesar de la buena voluntad gubernamental, no es suficiente para llevar un alimento balanceado a nuestros hogares, todos los días.

Muchas personas prefieren hoy día, quedarse en su casa que ir a trabajar, porque el salario que devenga se le va en pasajes, sin contar una chuchería, el jabón para lavar la ropa que usa durante la semana, el desgaste de sus prendas de vestir, que tampoco podrá sustituir a mediano plazo y muchos otros factores, por lo que algunos prefieren dedicarse a la economía informal.

Hay otras personas que a pesar de los bajos salarios prefieren mantenerse en los puestos de trabajo, por el denominado "salario emocional".

Muchos se preguntarán: ¿Por qué trabajas?; algunos dirán: "por dinero". Sin embargo, por más ceros que tenga tu nómina, hay elementos que suman o restan a tu satisfacción laboral y que forman parte de tu "salario emocional".

Todas las retribuciones no económicas que obtienes por realizar tu trabajo son una parte importante de ese concepto.

El Barómetro de Salario Emocional (ESB, por sus siglas en inglés), es una herramienta online basada en una investigación científica internacional que mide "aquellos beneficios puramente emocionales que los individuos obtienen del trabajo".

Para la población activa, los factores emocionales que condicionan el trabajo son cada vez más decisivos, especialmente en tiempos de pandemia, donde la sensación de "vivir para trabajar" resulta predominante.

Analizar tu salario emocional puede ayudarte a valorar hasta qué punto te satisface realmente tu trabajo y qué elementos debes observar y, si es posible, modificar para encontrar el equilibrio.

¿Qué es el salario emocional?: El salario económico es la base, pero hay que sumar a esa ecuación todo lo demás, todos aquellos elementos que te ayudan a crecer personal y profesionalmente; eso es el salario emocional.

Invertimos un tercio de nuestras vidas en el trabajo y no podemos pensar en ello sólo en términos económicos. Sí, trabajas por dinero, pero si quitas la parte económica, ¿con qué te quedas? ¿por qué trabajas?

Una escritora mexicana encontró en su investigación, realizada al respecto, en más de una veintena de países y en todo tipo de trabajos, 10 factores claves que sirven para medir el salario emocional: 1. Autonomía: La libertad que uno siente de poder gestionar sus propios proyectos; 2 Pertenencia: El hecho de pertenecer a un grupo que te valora y te reconoce; 3. Creatividad: Mucha gente cree que la creatividad es algo únicamente de artistas, pero hasta la gente con trabajos que se consideran más serios pueden poner su sello creativo en el trabajo; 4. Dirección: La proyección de carrera en el futuro, la perspectiva a mediano y largo plazo en tu carrera; 5. Disfrute: Es la parte de disfrutar, de gozar, de tener momentos agradables en el trabajo; 6. Maestría: La satisfacción que sientes con el trabajo bien hecho que te llena de orgullo. También es lo que hace que cada día con tu trabajo te vuelvas un poquito mejor; ya sabes las cosas que van a salir mejor o peor. Te vuelves excelente en tu trabajo; 7. Inspiración: Aquellos momentos que tú tienes gracias por tu trabajo que te generan un sentimiento de posibilidad, que te inspiran una nueva perspectiva sobre las cosas que tal vez antes no habías visto; 8. Crecimiento personal: Gracias a tu trabajo te enfrentas a posibilidades que te ayudan a utilizar tus fortalezas de carácter que te hacen ser mejor persona, a sacar lo mejor de ti mismo; 9. Crecimiento profesional: Son aquellos momentos que te ayudan a ejercitar tus habilidades, tus talentos para ser mejor profesional; y 10. Sentimiento de propósito: Que tengas la sensación de que tu trabajo contribuye a tus propios propósitos y a los de la organización, que tenga para ti un significado.

Es importante para el gobierno nacional revisar nuevamente los salarios, porque como indicamos al inicio, se nos está convirtiendo en sal y agua por la "inflación del dólar", un acontecimiento solo visto en nuestro país, pero muy real y que, en nuestro criterio, obedece a quienes siguen especulando con los artículos de primera necesidad y a quienes deberíamos establecer mayor control y penalidades. Actualmente la clase trabajadora ha ido migrando hacia la empresa privada porque en su mayoría están pagando los salarios en divisas; pero ¿qué hacemos con los funcionarios públicos?; es importante analizar la última sentencia del TSJ sobre la inexistencia del tabulador salarial, y realizar unos ajustes cónsonos con cada clase de trabajador, por supuesto tratando de acercarse lo más posible al costo de la cesta básica alimenticia.

Prácticamente, toda América se ha venido revelando contra las imposiciones del gobierno norteamericano y la Derecha Radical en nuestro continente; ello está permitiendo un mayor auge económico y la apertura de nuestras fronteras, como acaba de ocurrir entre Venezuela y Colombia; por otra parte contamos con una Ley de Zonas Económicas especiales que esperamos traiga mayor inversión y fortalezca nuestra economía, siendo el momento propicio para compensar nuestra clase trabajadora y otorgarle unos sueldos que le permitan tener una mejor calidad de vida.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 781 veces.



Reinaldo Silva


Visite el perfil de Reinaldo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: