Aventis

Agricultura, el icono de nuestro desarrollo empresarial

Los modos de producción a nivel internacional reflejan un carácter más personalizado. Llevándonos a un nivel de desmasificación y descentralización basado en el conocimiento y, por ello, una gran cantidad de ciudadanos han dejado de trabajar y el Estado asume sus gastos mediante bonificaciones especiales. Es que la inmensa infraestructura empresariales constituye una respuesta a la masa trabajadora que va de un lugar a otro y asume cada día las mismas rutas y en horarios uniformes.

Años atrás, Estados Unidos construyó sobre la base de combustibles fósiles baratos y una inmensa infraestructura de distribución de energía por todo su territorio. Las viejas élites políticas se cristalizaron con las clases sociales altas y alteraron la respuesta de un cambio rápido para lograr la captación de dólares de una manera global.

USA, no es la primera potencia industrial, loes Europa y, a pesar que vamos a una tercera revolución industrial, no ha cambiado adecuadamente su relación con el fundamento profundo del conocimiento. La Agenda de Lisboa, desde 2005, nos refleja una igualdad entre la economía estadounidense y la europea, claro está, todo lo lleva el desarrollo y la investigación.

Hay nuevas estrategias, propia de esta tercera ola que le desea quebrar el espinazo a muchos dirigentes políticos. Donde la característica principal es que la gente huye del campo a refugiarse en las favelas urbanas y crear un expansivo caos sanitario. Villas de miseria, poblados de chabolas donde se marcan las diferencias de productividad, entre lo que el trabajo duro y bruto puede conseguir de la tierra y lo que la tecnología avanzada hace posible hoy en día.

Sin duda, esta tercera ola no tiene límites, está basada en el conocimiento, donde la vida rural busca transformarse y, solo basta recordar que nuestros antepasados empezaron a cultivar la tierra., otros países están en una pobreza esencial y algunos planes económicos se hacen ilusorios.

Venezuela, quiere darle una respuesta a la tierra, busca romper con su ciclo de pobreza rural y salvar tantas vidas, pero, las herramientas deben evidenciarse y el pueblo tener la oportunidad de cultivar, el gran peligro es que muchas enfermedades de ese medio campesino se esta viniendo a las ciudades y el hombre en sociedad es poco capaz de controlar estas epidemias. En la práctica, no hay límites, y la meta es aprender cultivar la tierra.

Tierra y tecnología deben intercambiarse y, hay un solo sueño y realidad, materializar el progreso necesario., es una transformación fundamental, el de romper los ciclos del agro y luchar, para que ni exista más escasez de alimentos.

Es la sociedad industrial, que tenemos adelante, cada hombre debe desarrollar una fase empresarial y marcar una ruta o cadena de éxitos. Cada uno debe aprender del otro.

Hay teorías para ser creacionistas y al hablar del campo, discernimos del avance biológico, la buena semilla que se refleja en una buena siembra.

Desde hace años se viene incubando ataques económicos contra países del eje progresista que llegan hasta el bloqueo. No hay secretos, son amenazas del terrorismo y viene caricaturado por un fundamentalismo religioso. Son razones comerciales y lo bordea un gran secreto, desde finales del siglo XX hay un propio lenguaje terrorista y detrás de todo esto hay líderes religiosos, bromistas y otros que fuerzan nuestra credibilidad.

Algunos grupos económicos desean posesionarse de tierras y riquezas, y manejar finanzas. Y, en cierta manera controlar los mercados financieros,



Esta nota ha sido leída aproximadamente 591 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: