La paz de Maduro y el saqueo de los "Tercios"

¿Cómo se les paga a la empresa privada su "desarrollo productivo" con dólares de la renta petrolera si ya no hay renta petrolera? ¿Cómo los pícaros pueden exigir ayudas y subsidios del gobierno si ya no hay "oro"?. Análogamente, el rey Felipe II de Austria dejó a sus "tercios" (ejército mercenario) se pagaran sus servicios militares en los países bajos con todo aquello que pudieran robar de la gente, del saqueo, del despojo a sus economías y de sus familias, arrasando sus pequeñas propiedades; por eso fueron tan temibles, Felipe II, el Gran duque de Alba y los "tercios". Y por eso son tan temibles para los venezolanos Maduro, sus ministros de economía (Tarek y los otros), y la empresa privada, autorizada por la emergencia a arrasar con todo, porque ya no pueden recibir más subsidios y préstamos chimbos (por eso fue inventada la ley antibloqueo y también las sucedáneas anteriores).

La política económica de maduro está hecha para convertir a Venezuela en una tierra de oportunidades para la codicia capitalista, en un mercado libre, sin distinción para extranjeros y nacionales (si es que existen capitalistas nacionales), para los peso pesados como Mendoza y Cisneros en el Arco Minero, para Chevron, para Gold Reserve y los nuevos emprendedores apoyados por el gobierno; para los comerciantes llorones y ladrones; como también para toda aquella "persona natural" que pueda esquilmar a un ciudadano sus remesas que les envían desde Colombia o Mayami, o sus suelditos y bonos simbólicos, TODO EL MUNDO ESTÁ AUTORIZADO A OBTENER, POR FUERZA Y MAÑA DE LEY, PROVECHO DEL PAÍS Y SU GENTE, reza el nuevo decreto, a costa del fracaso de sus pobladores, o a costa de la destrucción de sus recursos naturales, porque la Venezuela de maduro no tiene cómo pagarles con dinero: la consigna es, ¡sálvese quien pueda! (socialismo en lo social) ¡Y que les aproveche! (capitalismo en lo económico)

En vez de hacer una revolución, ¡revirar!, ¡defender lo que es nuestro!, a maduro solo se le ocurre entregar todo lo que lleva en el bolsillo y transar para que los malandros se queden con la hermana y se aprovechen de ella (la hermana es Venezuela, para los que hay que explicarles estas cosas); en vez de "alzar" al país, el presidente lo entrega, para que los ricos no le peguen en la cara. De esto hemos hablado todo este tiempo, de la falta de cojones, para defender al país y a su gente ¡del capitalismo!, no de un imperialismo abstracto, sin su expresión moderna, como si habláramos de la España del siglo XVI; en lo único que se parece a ésta es en el método de cobro (aquel autorizado por el rey español a sus "los tercios"), el cual maduro lo copia para pagarles a estos delincuentes "sus servicios", porque ya no tiene cómo pagarles con dólares, con "oro"…, y para "pagarles" a todo el que crea que se merece tener más que el otro… A esta cobardía la llaman desde el gobierno "paz y socialismo" (¡bonita paz!, ¡la paz de los enfermos y de los muertos!).

Diosdado Cabello declaró con orgullo que Venezuela es el único país del continente que tiene paz, ¡Coño qué desgracia! ¡Que tengamos un pueblo tan domeñado, tan confundido y manipulado!, ¡Qué cinismo! Cualquier gobierno conserva la paz sosteniendo un virtual "estado de sitio" y reprimiendo preventivamente, al estilo gringo, las protestas; encarcelando a los dirigentes obreros que denuncian (a Eudis Girot, y protegiendo a Wills Rangel, a los trabajadores petroleros que denuncian (Aryenis Torrealba y Alfredo Chirino), silenciando a los periodistas, chantajeando, manipulando y mintiendo; las policías incontrolables: "se les fueron de las manos", como diría el dirigente aquel... ¡Quién se va a quejar a la calle!, ¡cuando los policías se matan entre ellos mismos, qué quedará para la gente común!

En Venezuela no hay paz, lo que hay es confusión y miedo, necesidades, y miedo a no tener cómo comer el día siguiente. Esta paz, de circo electoral y de un gobierno tirando el resto por la ventana para los empleados públicos con bolívares devaluándose y bonos devaluados, nos va estallar en la cara en cualquier momento (Olly Millán lo explica muy bien: para poder comprar dólares cada vez más caros, hay que devaluar de la misma forma el bolívar, en un país que produce lo que equivale a una población de 10 millones de habitantes, no de 30 millones).

Privatizar nuestra economía fue el objetivo político del madurismo desde un principio. Hasta ahora la ha puesto en manos de seudoempresarios aprovechadores de lo público, ha revertido lo que pudo haber sido propiedad social, a través del empeño y la voluntad del político del Estado, en propiedad privada a manos de mentirosos y dirigida por ineptos, y en manos de transnacionales, las cuales reclaman AUTONOMÍA para poder desbastar y esquilmar el fruto del trabajo de nuestra población, los "nuevos tercios", los del siglo XXI…., gracias a la comodidad, a la indiferencia, al cansancio, a la utilidad de lo que algunos llaman pragmatismo.

¡PATRIA SOCIALISTA… o muerte! ¡VIVA CHÁVEZ!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 782 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: