La indiferencia del gobierno ante la destrucción del Bolívar

Muchos dudaban y creían ciegamente en el gobierno y su gabinete económico, más aún con la utilización de un lenguaje desmoralizante ante la crítica, pretendían silenciarlas, consabidas acusaciones de traición reflejadas en la manipulación y el chantaje del discurso, era la mejor forma de encubrir y tapar la destrucción económica del país.

El deterioro mental del venezolano está llegando a puntos críticos ante la locura económica que devora, y la inanición del gobierno, su indiferencia y la praxis de tratar de sobreponer esta crisis con la entrega de bonos como medio de enfrentar esta crisis, bonos que no dejan de ser una lotería, algo bien estructurado por los laboratorios del populismo político, ante el fracaso o la bien planificada puesta escena del circo que arremete contra la salud emocional de todos.

El gabinete económico debería de poner la renuncia de inmediato y si el presidente no es capaz de vencer la guerra económica que tanto nombra, de igual manera debería poner la renuncia, pero es descarado la indiferencia sobre el tema económico que nos ocupa, el venezolano ha perdido la posibilidad de planificar, hoy no hay planificación (económica) en nuestro hogares, no hay salario capaz de resistir la especulación ni en bolívares ni en la moneda norteamericana, situación insostenible más allá de las sanciones y el bloqueo, hoy solo importa ganar unas elecciones de una Asamblea Nacional que será de igual forma inoperante, ya que las decisiones políticas las toma el presidente Nicolás Maduro, como bien ha dicho, critíquenme a mí, yo soy el que tomó las decisiones. El discurso de que por culpa de la Asamblea Nacional Venezuela esta como esta, no goza de credibilidad sino en lo más radicales, lo más chavistas que Chávez, estamos viviendo este caos, porque no se aplicaron las leyes en su momento, y permitieron que un payaso se autoproclamó presidente, ya casi al término del tiempo de la Asamblea Nacional. ¿De que sirvió elegir a través del voto popular una Asamblea Nacional Constituyente, y permitir que trabajara de manera paralela al Asamblea Nacional? No ha habido voluntad política ni cojones para tomar las mejores decisiones para el país, el miedo a perder el poder es más grande que el bienestar el país.

Hoy todo el alto gobierno trabaja en función de unas elecciones, el tema económico y el robo del que somos víctimas a nadie le interesan, hemos perdido la soberanía monetaria y esto no parece ser materia o competencia del gobierno nacional, el trabajador o funcionario de la administración pública, trabajaría de gratis de no ser por la pandemia, ni que decir de los gremios profesionales del país donde un plomero gana más en una hora de trabajo que un profesional con Magister, PhD y otro idioma incluido, ¿Esa es la clase de justicia y bienestar social que nos quiere garantizar el gabinete económico del gobierno? ¿O es que acaso, sectoriza quien o quienes pueden ser parte integral y fundamental de la nueva burguesía revolucionaria?

El gobierno ha demostrado que no tiene herramientas, ni planes para detener esta gran depresión económica que enfrentamos, el gran problema es la fuerte caída del poder adquisitivo, la demolición del salario. La única manera de revertirlo es ofreciendo oportunidades de trabajo para subir el poder adquisitivo, aumentar la producción la cual se ha visto disminuida por la pandemia, seguimos siendo un país rentista, una economía del puerto, y es inaceptable que en más de 20 años no gocemos de un aparato productivo estable que permita el autoabastecimiento, la caída de la producción petrolera, en el entendido que las sancione han sido responsables de esa caída, pero no menos cierto es el hecho de la incapacidad del gobierno para dirigir la empresa estatal, con personal altamente, calificado capacitado, ministros que desconocen el funcionamientos de los ministerios que les toca dirigir y de eso solo hay un responsable. Las sanciones por parte del gobierno norteamericano ha obligado a la estatal PDVSA, a cerrar los grifos de producción petrolera, materialmente no hay depósitos donde almacenar más petróleo, esto ha traído como consecuencia la disminución de la producción al no poder drenar el material ya almacenado, es innegable esta situación como la dificultad para sacar y transportar el petróleo, hay quienes se niegan a trasladarlo, otros no encuentran quien asegure la carga, no encuentran personal técnico de abordo que maneje las unidades de transporte marítimo, porque la tripulación corre riesgo de que se le suspenda la licencia. A los efectos de estas sanciones se añaden a la prolongada recesión, inducida desde el gobierno, mal manejo económico del país. El tema petrolero, en medio de la pandemia, tiene un rol de primer orden, ya que la recuperación de la economía a nivel global va amarrada a la industria petrolera.

Es necesario reactivar el aparato productivo del país, para ello es necesario atender de manera urgente el tema combustible y electricidad, los intentos del gobierno de garantiza el suministro de combustible no han sido exitosos, ni a través de las importaciones que son riesgosas dado a las sanciones impuestas al país, como la imposibilidad de rescatar nuestras refinerías. El combustible es un factor que induce la recesión, por cuanto la economía venezolana se mueve por electricidad y combustible, Venezuela tiene una capacidad instalada de generación mayor a la que utiliza en materia eléctrica y sus refinerías son las más grandes del mundo.

El cuadro es desolador, la desmoralización del venezolano, su deterioro mental y espiritual ha rebasado los límites de resistencia, la desesperanza, el agobio ante el día a día que nos toca vivir, materialmente nos lleva a una crisis emocional muy grande, más aún cuando vemos una nueva burguesía que compra en bodegones y se va de rumba a la nueva diversión (Casino) donde gastar los dólares en ocasiones mal habidos. Que por cierto después de derogada la Ley de Ilícitos Cambiarios por la Asamblea Nacional Constituyente, el flujo físico de la moneda norteamericana rebasó con creces el flujo del bolívar, ahora bien los bancos no están comprando ni vendiendo dólares, la pregunta es sencilla: ¿De dónde ha salido tanto dinero físico norteamericano al mercado, quien lo provee? ¿Será que estaba escondido debajo del colchón de las abuelas?

No hay sensibilidad, solidaridad por parte del gobierno y su gabinete económico, los venezolanos de a pie debemos entender la situación, se nos pide sacrificios, más sacrificios y si levantamos la voz ante el desespero somos traidores, lo que no ven quienes acusan de traidores a los que levantan su voz, son los mismos que no tienen carencias en su mesa, no tienen moral, son sinvergüenzas y la hipocresía ya llevan a niveles inimaginables, hablan de Chávez para manipular pero nunca creyeron en su legado, hoy esa derecha endógena que tanto se criticaba ha regresado para convertirse en la burguesía revolucionaria que promueven en las altas esfera del gobierno, piden lealtad pero son insensibles ante el dolor de la población y el calvario que día a día les toca vivir para llevar algo de comer a sus hogares o comprar un medicamento, aún están a tiempo, reflexionen y dejen el chantaje a través del discurso y el manejo del verbo, recuperen la soberanía monetaria y el poder adquisitivo del venezolano, es necesario reactivar el aparato productivo del país, rectificar y retomar el camino de lo que en un momento Chávez llamó "Revolución Bolivariana"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2167 veces.



Ricardo Abud

Estudios de Pre, Post-Grado. URSS. Ing. Agrónomo, Universidad Patricio Lumumba, Moscú. Estudios en Union County College, NJ, USA.

 chamosaurio@gmail.com

Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: