Auditórium

El salario criminal de Venezuela: ¿Cómo vivir un mes con 0,88 dólares?

"Para salir de la pobreza se necesita educación", y es el único sistema económico moral. Lo moral tiene que ver con la búsqueda individual de la felicidad, y el suceso personal. Y eso es lo que permite la economía libre de mercado, ese sistema te permite crecer, y convertirte en quién quieres ser. Así que a cualquiera que le importe su felicidad, y la persiga será libre. Esta corriente es moral porque es el único sistema político, y económico que les da la oportunidad a las personas de perseguir una buena forma de vivir. Fin de la cita. Yaron Brook.

La moneda venezolana se ha devaluado en más de un 92% desde abril 2020, sostienen los expertos en la materia. Venezuela, el otrora rico, y pujante país petrolero de las décadas del 70 y 80 del siglo XX, hoy están sumergidos en una crisis financiera terminal. En lo que va de año, el salario mínimo ha descendido a la ya denigrante cifra de 0.88 dólares mensuales, para cubrir las necesidades en dólares de un mes.

Un tabulador salarial que asesina a mas de cuatro millones de pensionados, y jubilados. Al igual que a otros cinco millones de trabajadores en situación de pobreza extrema. Así, la miseria, la destrucción, y las fallas en casi todos los servicios públicos, y sumada ahora la crisis por la pandemia del virus chino, asesinan sin compasión a una población que aún no comprende cuál es el virus más mortal, que azota al pueblo venezolano: Si es ¿El modelo comunista fracasado cubano, o el Covid-19 made in China?

El confinamiento estricto del país sin productividad, durante más de siete meses por el coronavirus, ha desbocado la hiperinflación, y la devaluación de la moneda, que solo desde marzo ha caído en más de un 85%, según datos de los expertos que siguen esta tragedia financiera venezolana. Actualmente, el salario se ubica en 400.000 bolívares mensuales, mientras que el dólar se cotiza en 452.844,15 bolívares, lo que supone que un pensionado no puede comprar un dólar con su pensión de todo un mes. El ingreso solo logra comprar apenas un kilo de harina de maíz pre cocido artesanal sin control sanitario, o un kilo de arroz.

El salario mínimo diario de los venezolanos es de unos 0,02 dólares, un 97% por debajo del mínimo que establece las Naciones Unidas como el umbral de miseria. Con este indicador, Venezuela sigue incumpliendo las metas de erradicar la pobreza extrema antes de 2030, recogida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Para intentar compensar el empobrecimiento de la población, el gobierno asigna al azar, bonificaciones a los venezolanos registrados en el sistema patria, y no a todos les llegan, pero estos bonos nunca superan los cuatro dólares.

Algunos dueños de empresas privadas pequeñas, y medianas, los salarios han sido acordados con ciertos trabajadores en dólares, unos 30 al mes aproximadamente, pero el pago se realiza en bolívares según la tasa de cambio al día del dólar paralelo. La mayoría de esas empresas siempre compensan el salario con alguna bolsa de comida, en la que le incluyen un pollo y un kilo de carne, y una mortadela.

Ciertos empresarios les balancean a los trabajadores para que no se les vayan, el salario mínimo con un bono en dólares. La inflación en los primeros ocho meses del año se ubica en 1.500 %, según datos aportados por expertos. Así, comprar un dólar hoy en Venezuela es 500 % más caro que a mediados de marzo.

La cesta alimentaria mensual ronda los 400 dólares aproximadamente, según las estimaciones del Centro de Documentación, y Análisis Social (Cendas). Por lo tanto, una familia de cinco personas necesitaría unos 400 salarios mínimos para cubrir la despensa de un mes. Un desbalance que el Gobierno trata de compensar con el sistema de entrega de alimentos subsidiados CLAP (Comité Local de Abastecimiento y Producción), que incluye una caja con 8 kilos de productos, entre los que destacan latas de sardina, latas de atún, harina de trigo, arroz y azúcar. Sin embargo, el contenido puede variar en cada entrega, que sucede cada uno o dos meses.

A finales de este año 2020, el 90% de los venezolanos son más pobres si se toman en cuenta sus ingresos diarios, y todos comen hoy menos que hace cinco años, en algunas ocasiones solo una vez al día. La nación petrolera ha visto caer su PIB en seis años de crisis. El crimen de la miseria compite con el crimen de la pandemia en el país, que hasta ahora deja un balance nacional de miles de casos, y cientos de muertes.

Es más económico para un trabajador venezolano quedarse en su casa "rascándose las bolas" que salir a trabajar. Es una economía destrozada, primitiva. Se trata de un nivel sin precedentes del salario mínimo nacional. Esto que vemos es una cifra "tenebrosa, vergonzosa", teniendo Venezuela las mayores reservas petroleras del mundo, la octava existencia de gas más elevada, y siendo un país rico en minerales, como el oro, y la bauxita. Por causa de una trasnochada ideología comunista fracasada del siglo XX, se haya arruinado a una nación. Un salario de 0,02 diarios: "es lo más cercano a una política comunista de esclavitud" que puede existir en una rica nación de recursos naturales benditos.

La compra de una chupeta, un refresco de botella, o un par de panes campesinos puede consumir enteramente el salario mínimo venezolano.

Esto es una situación inédita y particular, donde las nefastas políticas económicas de un gobierno de tendencia estalinista han liquidado la remuneración de los trabajadores, y el sector productivo nacional. Con esto, no puede garantizarse el sustento, y menos la educación de una familia, los ingresos están "pulverizados", en medio de una dolarización transaccional de facto.

El trabajador venezolano en pleno siglo XXI, no tiene poder de consumo. Es un ataque inhumano en contra de la dignidad, y la calidad de vida del trabajador, del pensionado, y el jubilado. Viven en una situación aberrante de pobreza.

Los maestros, profesores, los médicos y enfermeros del sector público, están condenados a la pobreza, y a la pulverización de sus ingresos, y bajo inhumanas condiciones de trabajo.

Hoy los ingresos de los venezolanos son peores que los de otras economías totalitarias como las de Cuba, Rusia y China.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1350 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: