Algunas cuestiones de fondo de la Ley Antibloqueo, criticadas por Luis Britto permanecieron iguales, ¿qué pasó entonces?

He seguido, a cierta distancia, la polémica que se generó en el chavismo a propósito de la Ley Antibloqueo.

De las distintas opiniones y posiciones cuestionadoras, entre quienes se pronunciaron haciendo objeciones al proyecto que terminó siendo aprobado por la Asamblea Nacional Constituyente la semana pasada, me sigue pareciendo que es la de Luis Britto García, la más consistente de todas ellas.

En la entrevista que le hace Ernesto Villegas, presentada en VTV el domingo 11 de octubre, al ser preguntado acerca de sí le satisfacían los cambios que se hicieron al ser aprobado el proyecto por la ANC, el entrevistado contestó textualmente:

"Mira no, los cambios en el borrador eran unos cambios formales, pero algunas de las cuestiones de fondo, sobre las cuales yo hice observaciones, meramente, pues permanecen iguales, claro uno sabe que esa ley es sancionada en medio de un cuadro de agresión contra Venezuela tremendo, ojalá que quienes la administran la sepan usar para el bien del país, es lo único que puedo decir, … en todo caso, ya eso ha sido aprobado, es Ley de la República y hay que obedecerla, hay que atenerse a ella.

Las afirmaciones de Britto dejan claro que más allá de la Ley, lo fundamental es que quienes la administran la sepan usar para el bien del país. Nadie debería desconocer, como bien lo destaca el entrevistado, el contexto del "cuadro de agresión contra Venezuela" en el cual se está aprobando esta Ley. Sin dejar de reconocer que aunque la ley puede tener aún muchos aspectos cuestionables de fondo, es la voluntad de quienes administrarán la ley la que finalmente la pondrá al servicio de una buena causa, como lo es el bien del país y no al servicio de particulares.

Luis Britto, como un revolucionario convencido que es, asume que el bien del país depende de la buena voluntad del Presidente y de quienes manejan el poder desde Miraflores. Buena voluntad para "el bien del país".

El entrevistado remata aclarando que al haber sido aprobada la propuesta se convirtió en Ley de la República, por tanto "hay que atenderse a ella, hay que obedecerla". Postura absolutamente distinta y contraria a quienes, a partir de la aprobación de esta Ley, se han pronunciado a favor de conformar un frente antigobierno, utilizando la ley como excusa. Estas posturas me recordaron la feroz campaña del antichavismo que tuvo como epicentro las 49 Leyes Habilitantes del año 2001 y que terminaron conduciendo al golpe contra Chávez en 2002.

Decíamos, al principio de estas notas, que la postura de Britto García es la que consideramos más coherente de todas, porque sin dejar de cuestionar lo que considera cuestionable, en este asunto, deja claro que mantiene la esperanza de que la dirigencia de la revolución cumpla con el papel que le corresponde en beneficio del país.

Algunos de las filas del chavismo, con razones más que legítimas, parece que han ido perdiendo la fe en los dirigentes de la revolución. Luis Britto se anota entre quienes aún mantiene la fe en estos dirigentes, así como no debemos condenar a quienes dejaron de creer, tampoco es válido que se condene a quien lo siga haciendo. Especialmente considerando que en amplias bases populares del chavismo aún mantienen viva la apuesta por los dirigentes, más allá de sus errores y equivocaciones.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 754 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas