¿Realmente el Dólar vale más que el Bolívar hoy en día?

Sin ser economista y con el riesgo de que mucha gente me tilde de ingenuo o hasta loco, por el título que lleva este artículo, me propongo intentar explicar a los amables lectores de esta página, el por qué creo que nuestro signo monetario tiene un valor real (fuera de las manipulaciones cambiarias y financieras que hoy atravesamos), de más peso que el dólar gringo.

Lo primero que hay que indicar es que, una vez aparecida las monedas en el mundo, el valor de las mismas estaba en relación directa a su composición, es decir si eran de oro, plata, cobre, etc. En tal sentido, los países que acuñaban esas monedas tenían el respaldo de esas monedas en el material de que estaban hechas, vale decir, oro, plata, cobre, los cuales formaban parte de las arcas de esos países o reinos. Recordemos la gran cantidad de oro, plata y cobre que tenían los países europeos, producto del saqueo de esos recursos a nuestro recién nuevo mundo "descubierto" y que dio inició a las florecientes economías de esos países.

Posteriormente con la aparición del papel moneda, aparece un concepto llamado dinero fiduciario, el cual estaba basado en la confianza que se tenía con respecto al emisor de ese papel moneda, ya fuese por su poder económico, militar, tecnológico, etc., pero siempre con respaldo de cierto tipo de recurso con valor en el mercado como por ejemplo oro, cobre, diamante, cobre, etc. De esta manera, el papel moneda (el cual en si es un simple pedazo de papel), adquiría valor por el respaldo económico de su emisor basado, repito, en la confianza que tenía la gente sobre ellos y además, obviamente, del respaldo en recursos valiosos.

Después de la II guerra mundial, los EEUU salen como un país victorioso y con un poderoso aparato productivo, producto precisamente por la economía de guerra que ejecutó en el transcurso de la misma, amén de ser el único país con la recién usada bomba atómica, lo cual le dio un inmenso prestigio y poder militar para imponer su moneda, el dólar, como marcador de la economía mundial. Es así como en los acuerdos de Bretton Woods, el mundo acepta al dólar como moneda de intercambio mundial pero con una condición especial: debía estar respaldado por oro, a lo que se llamó el patrón oro. Grandes depósitos de ese material en Fort Knox (EEUU), aseguraban el valor de cada dólar emitido.

Esa situación cambió el domingo 15 de agosto de 1971, cuando el Presidente de los EEUU de entonces Richard Nixon (siguiendo los consejos de Milton Friedman) declaró la inconvertibilidad del dólar en oro, y terminó de manera unilateral con los acuerdos de Bretton Woods, razón por la cual, y de ahí en adelante, el dólar no estaría respaldado por oro (sino por el respaldo fiduciario del gobierno de EEUU), rompiendo con los acuerdos preestablecidos y generando un shock en la economía mundial puesto que el dólar era ya su marcador o moneda de intercambio internacional. Esta decisión se tomó porque la cantidad de dólares emitidos superaba con creces el valor de su respaldo en oro; a eso hoy se le llama emisión de dinero inorgánico.

Ahora bien, debido a la reacción del mundo entero, los gringos (que son especialista en este tipo de tramoyas), idean otro mecanismo para seguir imponiendo su economía en el mundo: Los petrodólares. Obligan a Arabia Saudita, (a la sazón, su socio estratégico y primer productor de petróleo del mundo) bajo amenaza velada de acabar con el régimen, de realizar todas las transacciones de petróleo con el dólar norteamericano y, recordemos, la economía mundial se maneja en buena parte por el negocio petrolero. De ahí en adelante cada transacción petrolera en el mundo tenía como soporte al dólar estadounidense, estableciéndose nuevamente como marcador de la economía mundial, vista la importancia del negocio petrolero como fuente segura y constante de energía.

Ahora, entrado ya el siglo XXI, emergen una serie de países llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), quienes están adquiriendo una gran cantidad de oro en el mercado mundial porque quieren volver al Patrón Oro y propugnan por abandonar al dólar como marcador de la economía. Recordemos que la guerra contra Irak y Libia fue, entre otras causas, por querer abandonar el dólar en sus transacciones petroleras pero esos países del BRICS son poderosos para hacerles la guerra.

Si el dólar está basado en papel inorgánico emitido por la Reserva Federal de EEUU sin un respaldo respetable (ni oro u otro recurso valioso), y además la confianza (lo fiduciario) como país ha estado mermando debido a las guerras de agresión, invasiones, escándalos, deuda externa impagable (en el orden de trillones de dólares), etc., la conclusión necesaria es que dicha moneda está en vías de desaparecer como marcadora de la economía mundial.

Nuestro Bolívar, al contrario, está respaldado no solo por la más gigantesca reserva de petróleo del mundo (300 mil millones de barriles) sino por inmensos yacimientos de oro del Arco Minero, el Coltán y el Torio, como minerales estratégicos, amén de grandes depósitos de gas natural, aluminio, hierro, biodiversidad, etc., los cuales solo hay que extraerlos y convertirlos en "monedas de cambio". Obviamente, antes hay que salir victoriosos ante esta guerra hibrida que nos impusieron precisamente quienes hoy quieren apoderarse de los recursos antes mencionados, con el propósito de reimpulsar su ya desvencijado modelo económico y su moribunda moneda.

rejesof@gmail.com



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5481 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter