El FMI revolcó a Maduro y se lo tragó sin masticarlo

Hay veces que el presidente Maduro parece que no es: comete una serie de errores que pudieran verse como estupideces que deja mucho que decir que además, molesta y le da rabia a quienes le siguen su ritmo político revolucionario y, a los opuestos cuando no le da lo mismo se hacen los locos y lo disfrutan a su manera cuando, pareciera que se le fue el yoyo, le saca la piedra a cualquiera que, sino se deslengua: se entremete y dice cuestiones bien lejos de ser aceptadas por los incluidos, como es ahora el caso con el FMI, a quien le solicitó mediante carta urgente a su directora gerente de ese organismo, Kristalina Georgieva, cinco millardos de dólares de préstamo ayuda, para posiblemente enfrentar el brote de coronavirus en el país dentro de la terrible crisis económica en que está metido y, sabiendo de la escasa y pública legitimidad exterior de su gobierno, se ahogó en la orilla sin respiración boca a boca por la tal Kristalina Georgieva que debe estar como una Eva disfrutando de tirarse a un Adán venezolano, con un no rotundo. ¿O pareciera un demonio?

¿Qué pensaría Maduro para caer en ese vacío negativo como cayó? Que soplaría y haria botellas FMI de lo más tranquilo. No sabiendo que la bajadita existe como lo esperaron, anjá vente para aca, y allá te va pues que, en ninguna cabeza cabía que el FMI (que en la práctica depende del imperio y de Trump como un lobo), podían por lo menos considerar tal petición -¡Oh Dios, pobrecito Maduro, se lo traga el coronavirus! -Diría, Kristalina en suspenso con lágrimas evaporadas de ilusión de tanto contar dólares por millardos, pero para Venezuela no hay. Y, Maduro acá entre sus ministros, pudo haberse sobado sus dos manos con Cilia viéndolo diría, pronto en lo menos que cante un gallo: tendremos dólares, porque lo nuestro es una petición de causa humanitaria a favor del pueblo venezolano, y que ellos allá en el FMI, basados en argumentos de credibilidad de mi gobierno lo aprobarán. No imaginando ni remotamente que, este miércoles 18 de marzo en la madrugada, le iban a dar la estocada vital de mandarlo al carajo que es la palabra que cabe dentro de su afán de hacerse el que no es: a ver si la pegaba que, hasta llegaría a pensar que los directivos del FMI tienen esa bondad de salirle al paso al coronavirus venezolano prestándole los cinco millardos de dólares. ¡La pusiste Maduro!

Quizás entre Guaidó, que es reconocido por los Estados Unidos y 50 naciones más, y Rafael Ramírez huyendo de inocencia: le hubieran prestado esos cinco millarditos y más sin dejarlo en el incomodo que, quedó frente al FMI que posiblemente internamente reconocen a Guaidó como presidente que es, aunque autoproclamado, pero afincado por el gobierno de Trump y el congreso de su país que sin restricción ninguna ni tiempo de mucho análisis, tiraron a Maduro a donde ellos quieren que esté en el olvido, sin financiamiento de ese Fondo para que pueda seguir adelante con su gobierno y además, hay dudas sobre la autoridad del mandatario venezolano que dejan a un lado ante el mundo o, parte de él que pensaban muchos que Maduro como Fidel y Chávez era un revolucionario de palabra empeñada que, jamás iba a apelar a tan infame próposito de que el FMI: lo reconociera como el mandatario venezolano y alegan que, no están en condiciones de considerar su solicitud de préstamo ayuda.

Y además, los 189 miembros del FMI no han adoptado una posisión de reconocer al gobierno de Maduro como legítimo y eso sin duda ningua, el presidente Maduro lo sabía, pero..., tocar la puerta no era entrar y, no lo dejaron entrar y más bien le batieron la puerta en sus narices sin consideración ninguna y, ahora quién podrá salvarnos que antes eran, los chinos y los rusos y, con el barril de petróleo por el suelo, nadie lo hará sin que escape de las medidas de Trump, y además, con una Pdvsa que está intervenida. Pero, el FMI ha dicho que está listo para ayudar al país -no a Maduro- tan pronto exista un gobierno reconocido y las autoridades legítimas hagan la solicitud.

¿Entonces, qué nos queda que podamos hacer para conseguir esos 5 millarditos de dólares del FMI? ¿Llamareros a Trump? No. ¿Llamaremos a Rafael Ramírez? ¿Él está presto a volver sin condición alguna? ¡Ay, Maduro en qué lío te metiste! O quizás el otro, ¿verdad que si parece la hora del otro -recuérdese que tenemos dos presidentes -uno: sí el otro: no- que en el exterior, uno vale y el otro no? ¿Tendrán ellos que ponerse de acuerdo antes que el coronavirus acabe con el pais? ¿Ah, Maduro y tú que piensas? Eso sí, sin botar la bola.

Y con estas dos líneas, el presidente Maduro finalizó su hermosa y tierna carta de sumisión a Kristalina Georgieva que, no se compadeció de él ni de los demás venezolanos: "En este momento crucial y conscientes del alto nivel de contagio de esta enfermedad, seguiremos tomando medidas rápidas y enérgicas" que detengan su avance.

¡Señoras y señores! Seguimos en Venezuela y las enfermedaes pasan y los malos momentos también, ¿y qué te pasa a ti, ah?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2352 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: