Aumento de salario, sustitución del equipo económico y creación del Bolívar oro

El tema, sin dudas hoy, es el del salario. Entrevistadores, articulistas, sindicalistas y el hombre y la mujer común de la calle no cesan de referirse a ello. Por su lado, los economistas, contra los cuales nada tengo, terminan enredándose en sus propios argumentos. Igual ha sucedido con el gobierno, con la persecución del dólar paralelo por el Dicom y el anclaje engañoso del salarió mínimo al Petro.

En una entrevista radial que por casualidad escuché el jueves 29, una ex ministra del Comandante Chávez, en rol ahora de conductora radial, entrevistó dos economistas y una diputada de oposición, no sobre el salario pero sí sobre la situación económica y sus expresiones más importantes, como el ataque a la moneda, el bloqueo, el despojo de activos de la república, la crisis de los servicios y algunas otras cosas vinculadas al tema en cuestión. Fueron cerca de 35 minutos realmente improductivos porque ni los entrevistados, ni la entrevistadora pudieron aportar a los radioescuchas elementos esclarecedores y mucho menos esperanzadores sobre la compleja situación tratada. Traigo esto a colación porque en verdad pareciera que estuviéramos girando en un círculo vicioso, donde no sólo estaríamos regresando al mismo punto, sino a medida que diéramos más vueltas, la confusión y desconcierto se hiciesen mayores.

Muchos no más ayer despotricaban de los aumentos salariales. Los había de todos los géneros y especies. Chavistas y opositores de todos los rangos y naturalmente, mucha gente de a pie. Coincidían todos que era "más de lo mismo". "Esto lo que hace es que todos los precios, se vayan por las nubes", decían molestos y con gestos de resignación obligada. Pues bien, hoy muchos de ellos afirman que: "no sé que espera Maduro, para aumentar los salarios". Quien entiende a la gente, dirían con razón algunos.

El máximo dirigente sindical del Sector Petrolero se declara partidario de un salario mínimo equivalente a medio petro, que de acuerdo a lo publicado por SUNACRIP se ubica alrededor de 800.000 BsS, por lo que el salario mínimo debería estar en 400.000 BsS. Señala además el dirigente petrolero que el Sm debería ser revisado cada 45 días y el gobierno continuar entregando los bonos. No era ésta la posición de la dirigencia sindical chavista unos meses atrás. Y no sólo en el sector petrolero. También la posición de la FBT en las empresas básicas ha sido acomodaticia y por momentos se ha ubicado de espaldas al sentir y a los intereses de los trabajadores. Esa realidad la conozco porque fui por varios años trabajador en el sector del hierro y activista social en Ciudad Guayana. De verdad no es fácil ser dirigente sindical del chavismo en las circunstancias actuales, como tampoco lo es ser Ministro de la cartera del Trabajo e históricamente haber sido dirigente sindical. Dejo esto para la reflexión de los que conozco y les ha tocado jugar ese rol. Saben del carácter constructivo de mis críticas y de no ser así, "con la verdad, no temo ni ofendo".

En principio considero que aún cuando un aumento de salario es impostergable, en las condiciones actuales, esa no es la solución. Si no hay control y hasta ahora no lo ha habido, en muy corto tiempo ese aumento se volverá sal y agua. Y es impostergable porque la situación es realmente insostenible. Esto no lo aguanta nadie. Entonces, NUESTRA PRIMERA CONCLUSIÓN ES QUE HAY QUE AUMENTAR EL SALARIO MINIMO DE INMEDIATO.

La última vez que se aumentó el salario fue el 28-04-19 y se ubicó en 40.000 BsS, teóricamente como en las anteriores oportunidades, equivalente a medio Petro. Para esa fecha el dólar paralelo rondaba los 5.700 BsS por lo cual el valor del Petro no era de 80.000 BsS, sino de 342.000 BsS. , por lo que si el gobierno era consecuente con lo ofrecido, el Sm debió haber sido 171.000 BsS. Lo ofrecido, por si a alguien se le ha olvidado fue lo dicho el 20-08-18, en rueda de prensa nacional: el Petro= 60 US$, el Sm=1/2 Petro y el Sm estaría anclado al Petro. Ese fue el Plan "virtuoso" y "milagroso" que repetían una y otra vez los voceros del gabinete económico y del cual naturalmente se hacía vocero el Presidente Maduro. Muchos creyeron en el Plan, entre ellos quien esto escribe. Un año después resulta, cuando menos irresponsable pretender que sigamos creyendo en quienes diseñaron el plan y en el plan mismo.

Ahora bien, ajustándonos a los hechos, también se pudiera decir que los mismos impulsores del plan no aplicaron el mismo tal como fue inicialmente planteado. Pero a nadie se nos ha explicado la razón de eso. Por lo menos, a lo que al hombre y mujer común respecta. Dicen algunos especialistas en la materia, a los cuales respeto y por lo que me he hecho eco de sus planteamientos que el Equipo Económico y los asesores del Presidente Maduro se han aferrado a las tesis monetaristas según las cuales el aumento de circulante en la economía es generadora de inflación. Esta también es la tesis del FMI y ha sido aplicada sin éxito alguno en Japón desde hace dos décadas. A partir de la Crisis del 2008 ha sido también un fracaso en algunos países de Europa, particularmente en Italia, y en los mismos Estados Unidos de Norteamérica. El que fracase el FMI poco nos importa. Eso ha sido así, para perjuicio de los países "asesorados" y receptores de sus recetas, desde la década del 70 del siglo pasado, después que el capitalismo en los años 50 y 60 vivió su llamada "época dorada". Pero el que dichas tesis sean aplicadas en Venezuela en pleno asedio y bloqueo imperial, eso sí nos preocupa y nos afecta. Entonces, ésta sería LA SEGUNDA CONCLUSION: EL GABINETE ECONOMICO HA FRACASADO. INSISTE EN LLEVARNOS POR UN CAMINO EQUIVOCADO Y DEBE SER SUSTITUIDO EN PLENO. Suena duro pero ello debe ser así, por el bien de la Revolución Bolivariana. Por la imagen del Presidente Maduro y lo que él representa actualmente para nuestro proceso. Y finalmente, por lo que Venezuela es hoy, en el contexto latinoamericano y mundial para los pueblos que luchan contra la barbarie del capitalismo que amenaza incluso, la supervivencia de la especie humana.

Hemos venido afirmando que los aumentos salariales en las circunstancias actuales y hasta que no se adopten medidas que vayan al fondo del problema, sólo serán paliativos de la situación planteada. Precisamente hace más de un año un grupo respetable de camaradas hicieron público un documento que entregaron al Presidente Maduro, donde planteaban que nuestra moneda circulante fuese respalda en oro. Esto según sus argumentos le daba fortaleza a nuestra moneda y la blindaba contra el ataque criminal de que es objeto por parte del imperio norteño. En esos días escribí un artículo respaldando la propuesta. Señalaba además que ese planteamiento no era nada nuevo y que desde mediados del 2014 esa idea venía rodando, siendo el fallecido compatriota JAIRO LAROTA, su más acérrimo defensor y exponente. Honor a quien honor merece.

Las ventajas del Bolívar Oro, parecieran evidentes a simple vista, sin embargo me voy a permitir señalar alguna de ellas:

  • El precio del oro se fija a nivel internacional, a través de la oferta y la demanda. Existe una institución londinense (LONDON BULLION MARKET ASSOCIATION – LBMA) que desde inicios del Siglo XX, se toma como referencia mundial su cotización diaria, que se establece electrónicamente, dos veces al dia. Es la Onza Troy la unidad universalmente aceptada, equivalente a 31,1 g. de oro 24 Kilates.

  • El precio del oro no puede ser manipulado a capricho de nadie, por lo que una moneda respaldada con él tiene una estabilidad incuestionable. Por siglos ha sido respetada como garantía de intercambio comercial. Lógicamente su precio fluctúa, pero sus variaciones mensuales y en algunos casos anuales son relativamente bajas y su tendencia es a subir, no a bajar. Por ejemplo, su variación en el último año se ubica en +5,48%. Y ampliando el rango a 5 años, su variación fue de +2,4%. Es probable que estos cálculos pudieran objetarse pero la diferencia sería con toda seguridad irrisoria.

  • Sin dudas, un bolívar que goce de estabilidad, constituiría una diferencia como "del cielo a la tierra", para la situación que vivimos hoy. Esto nos beneficiaría a todos, pero principalmente a quienes dependemos de un salario, una jubilación o una pensión. Así, las expectativas sobre un eventual aumento, sí tendrían una garantía de mejoría cierta.

  • En cuanto al impacto positivo a la economía del país también parecen obvias. Cuando afirmo que nos beneficiaría a todos, es porque realmente en eso creo. Y lo voy a decir con frases de hace un más de año, cuando el Plan de Recuperación económica y el anclaje del salario mínimo al Petro, despertó en muchos un gran optimismo. Decía entonces: "A los trabajadores al incrementarse su capacidad adquisitiva. A pequeños, medianos y grandes empresarios al ampliarse el universo de los que potencialmente puedan adquirir lo que ellos produzcan y comercialicen. A los inversionistas nativos y extranjeros al sentirse estimulados por una economía sólida y con perspectivas reales de crecimiento. Esto debería ser así, si cada quien hace lo que le corresponde hacer. Al gobierno gobernar en sus distintas instancias, niveles y espacios correspondientes, sin vacilaciones de ninguna naturaleza y tomando las medidas correctivas y punitivas a que hubiera lugar. A los productores producir en la cantidad y calidad que cada quien planifica en su área de producción respectiva. Al pueblo todo, en un ejercicio de corresponsabilidad constitucionalmente establecido, luchar siempre por una mejor calidad de vida."

Con seguridad se me escapan algunos elementos de las ventajas que encierra el respaldo de FIJAR nuestra moneda de circulación diaria, nuestro Bolívar, al precio del oro. Pero en esencia creo que las señaladas resumen lo positivo de tal medida.

Ahora, muchos como el que esto escribe, se preguntan, o mejor sea dicho nos preguntamos: ¿POR QUÉ EL GOBIERNO NACIONAL NO DA UN PASO ADELANTE EN LA ADOPCIÓN DE ESTA MEDIDA? De verdad, sería aventurado para cualquiera dar una respuesta a esta interrogante. Se podrían hacer conjeturas, pero no pasarían de ser ejercicios especulativos. No obstante, hay algunas cosas que debemos tener claras. No es suficiente con que Venezuela tenga las reservas de Oro que se dice que tiene. Incluso, no es suficiente que ellas estén certificadas. El verdadero respaldo lo da el que haya suficiente lingotes de oro en las bóvedas del Banco Central de Venezuela. Por eso, es indispensable que se ponga orden en las actividades extractivas de este mineral en el arco minero. Noticias se tienen que esto no es precisamente así. Sea cual fuere la verdad de todo esto, necesario es que esta zona sea declarada de Seguridad de Estado, con todas las implicaciones legales y militares que esto tendría.

En una actividad relacionada con la actividad de minería, el jefe de Estado, Presidente Nicolás Maduro dio la orden de monetizar una cantidad de oro equivalente a 94 mil millones de dólares. Eso equivaldría, redondeando el precio de la onza Troy en 1500 US$, a 1.948,93 toneladas de oro. Para el tamaño actual de nuestra economía esa cantidad sería más que suficiente. Rusia con una población de alrededor de 145 millones de habitantes y con una economía de un gran desarrollo, a decir de los especialistas con unas reservas de oro declaradas alrededor de 2.200 toneladas, es hoy el único país en el mundo en posibilidad de respaldar en oro el circulante de su propia economía. Saquen sus propias conclusiones.

Entonces, para finalizar señalaría la TERCERA CONCLUSIÓN: CREAR EN TÉRMINOS PERENTORIOS LAS CONDICIONES PARA FIJAR EL VALOR DE NUESTRA MONEDA A UNA FRACCION DE LA ONZA TROY DE ORO



Esta nota ha sido leída aproximadamente 46483 veces.



Hugo Márquez

Ingeniero Electricista (UNIVERSIDAD DE ORIENTE),Especialización en Gerencia Pública, Diputado a la Asamblea Nacional por el Estado Anzoátegui (20062011)

 huramar1@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Márquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a281983.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO