Prometeo su higado y la economía venezolana

(LECTURAS, CONVERSACIONES CON AMIGOS E INTENTOS DE SINTESIS)

Del Titán Prometeo, bienhechor de los hombres, se cuenta, que por engañar a su primo Zeus éste lo castigó sujetándolo con guayas de acero en una roca en el Cáucaso, y un águila diariamente iba a comerle el hígado, que siempre crecía, tal como la inflación en la economía venezolana. Este castigo sería por la eternidad, pero un buen día pasó por allí Heracles y flechó al águila siendo liberado el Titán cautivo. Esta acción libertaria pero transgresora, fue bien asimilada, pues era un asunto de dioses y al fin y al cabo ellos se entendían; sin embargo Zeus puso sus condiciones como suele ocurrir en todas las negociaciones.

Estas son situaciones muy lejanas, pero así, en la narrativa mitológica, como entre los mortales hay tantos infortunios, penalidades, castigos e incidentes parecidos de cualquier duración, donde lo "eterno" por lo que hemos visto, ni siquiera entre los dioses se cumplen, por ello aquello del refranero: (¿No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista?) Ello nos anima a pensar que el Prometeo venezolano (El pueblo, la sociedad, los ciudadanos, las gentes) de larga historia de sujeción con cuerdas infames, en su momento se soltará de sus amarres, el águila perderá el largo disfrute del "Festín de las entrañas prometeicas" y se irá bien lejos ¡Al Carajo! con sus compinches de toda laya. Igualmente es pertinente que cese la pesadez gubernamental, con su cartapacio de excusas, buscando culpables por doquier, eludiendo los "Espejos". Todo ello debe ocurrir en beneficio de la sensatez, para que el hígado de la República pueda sanar.

Leyendo por allí una entrevista que a comienzos de la década del 70 le hicieron a Paul Samuelson, premio nobel de Economía decía: "Es mejor una enfermedad grave y pasajera que una larga dolencia". Esta entrevista a este "Tanque pensante", del mundo capitalista, egresado de Harvard y profesor toda su vida en el Instituto de Tecnología de Massachusetts ( MIT), quién a grandes rasgos pasea al lector desde las decisiones de Bretton Woods ,(Nueva Hampshire, E.U.A, 1944) reunión clave para el diseño del dominio imperial, hasta las crisis del comienzo de la década del Setenta.

Para ese entonces, a finales de la contienda, ya estaban buchones los gringos por las pingües ganancias derivadas del negocio de la guerra. Allí, en esa Conferencia, mandando sin remilgos y timideces, conscientes de su posición como el país más poderoso del planeta, se implanta el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, e imponen el Dólar como divisa líder de reserva planetaria y el acomodo y establecimiento del Patrón Oro. Según, Samuelson, los EE.UU, en 1945 con el 6% de la población mundial controlaba el 50% del PNM. Tal posición le permitió implementar el Plan Marshall, fuerte inversión como política estratégica de contrafuego ante el comunismo en Europa.

El poder se permite hablar claro, eso que nosotros llamamos descaro y se da el lujo de revelar las "imperfecciones" de sus naciones que aún siendo poderosas y dominantes, también les llegan sus crisis: económico monetarias, como las acaecidas a Norteamérica en los años de 1971 y 1973, guerra de Vietnam de por medio y adiós, adíos al Patrón Oro.

Desde entonces, navegamos en una nueva economía mundial sustentada en la potencia y potencialidad en creciente declive de los E.U.A y la "confianza" en un "mar de papeles verdes" Pero ¡Cuidado! La ligereza no debe ser el método para tratar de entender la realidad imperial, y ver ocasos y finales apocalípticos a la vuelta de la esquina. Mucha experiencia en teoría política, económica y bélica han acumulado, acompañado de fuertes inversiones en Ciencia y Tecnología; ocupándose además, de acerar las plataformas jurídicas, que, les permiten aún, imponer normas y dominios Urbi et Orbi.

Ahora bien, nuestra realidad más cercana, nuestro tiempo, ¿que hacer de Venezuela en esta hora de arco tan tenso, y tan exigente? Leemos y tratamos de entender las opiniones públicas de nuestros especialistas en estos temas de Política y Economía: hay quienes lucen sensatos, coherentes, reflexivos, críticos y autocríticos, identificados con la Nación soberana y ubicados en diferentes parcialidades, en verdad no abundan, pero existen.

También hay en el piélago opositor, gente muy sesgadas, lamentablemente apuntalados, en la mala navegación de la actual tripulación gubernamental. Sectores de esta variopinta oposición van del timbo al tambo, a veces levantan una bandera democrática y sorprenden y, al otro día se deslizan en un mar de peligrosas confusiones.

No faltan los otros, los vergonzantes, atrapados en el oportunismo, generalmente vinculados a la burocracia o beneficiarios de prebendas especiales, que, de pronto dan alguna declaración que creen de impacto, para salir del anonimato y proteger el prestigio, (mucho ruido y pocas nueces) fieles a la consigna "presencia es vigencia" y, porque además la "vaina está jodida" y hay que conservar el "confort". Más de uno y una, andan en el viejo deporte de la cacería de cargos.

Pero los de abajo, los corre por el suelo, los legos de poca o ninguna academia, los considerados de corto horizonte teórico, O poco cercanos a las élites gobernantes u opositoras, pero CIUDADANOS que son la mayoría, Constitucionalmente amparados en el principio de "La Participación y el Protagonismo", se hacen preguntas:

¿Qué hacer con un país de 30.000.000, de habitantes, que hay que alimentar, darle salud, protección, vestir, educar y cultivar como ciudadanos, movilizar, elevar su calidad de vida, y a su vez garantizar y profundizar la cultura independentista y soberana, como cualquier nación que tenga conciencia de su legado histórico?

¿Es el Petróleo, el gas y la minería la solución fundamental a nuestra economía? ¿Continuaremos la tradicional historia económica siendo un seguro proveedor de materias primas para las Metrópolis? ¿Cuál será la realidad de nuestra Ciencia y Tecnología y porqué no cumple un papel más destacado en la transformación de los hidrocarburos y minerales aguas abajo, para fortalecer la soberanía productiva? ¿Qué papel ha jugado, juega y jugará el Conuco en nuestra historia económica? ¿Es la Agricultura urbana una actividad puntual-propagandística o una consistente posibilidad? ¿Las pequeñas y medianas fincas agrícolas y pecuarias será posible impulsarlas en este amplio territorio, con adecuadas protecciones crediticias jurídicas y de seguridad? ¿La agroindustria y su gran capacidad productiva intensiva y extensiva, no es acaso un renglón estratégico, necesario y viable para satisfacer en gran parte las necesidades alimentarias y contrarrestar la ruinosa agricultura de puertos? ¿Debe ser la Venezuela del futuro, un territorio con su población habitando mega urbes como ya está ocurriendo O poblar ese casi millón de km2, con su gente trabajando en esa amplia geografía y en sus abundantes aguas?

Ahora bien, estas interrogantes y muchas otras, colocadas de manera desordenada, pero que en ningún momento son desconocidas para las cabezas pensantes de la Política y la Economía de la República, más temprano, que tarde necesitan respuestas satisfactorias O corremos el riesgo de tener un inmenso país potencialmente rico, sumido en un subdesarrollo extremo.

Es evidente que se requiere Voluntad Política, consensos, y un pensamiento estratégico para planificar y tomar decisiones de emergencia, sin perder el rumbo nacional, proteger el cuerpo social y procurar los capitales necesarios para las inversiones necesarias, ¿Recursos propios O a través de las instituciones multilaterales? Ello también genera otras interrogantes

¿Acudiremos a las instituciones creadas en Bretton Woods? ¿Hay otras de perfil no capitalista, que puedan ser sustitutas? ¿Acaso el Internacionalismo proletario se derrumbó totalmente con la URSS, O quedan rezagos de ello en el liderazgo actual? ¿Contamos con la solidaridad internacional de la República Popular China, O para nuestros amigos asiáticos son prioritarios los negocios en estos tiempos de "gatos caza ratones"? ¿Cuál es la actual situación contable de la República Bolivariana: Debe y Haber? ¿Hay que cambiar el modelo político-económico para avanzar hacia una sociedad socialista?, ¿de ser así, como se materializaría?. Sabemos por la experiencia universal, que no se trata de un formulario de buenas intenciones, una fraseología discursiva O una simple Ley Habilitante. Es una larga y compleja construcción cultural, realizadas por vanguardias lúcidas teóricamente y hacedoras de políticas, integradas, reconocidas y aceptadas por la población en determinadas condiciones históricas.

Reconozco que estos temas son pesados, controversiales, ricos en lugares comunes, fastidiosos para los eruditos, repetitivos, sin soluciones mágicas. Pero lo innegable, lo necesario, que es menester repetir, es que lo delicado de la situación venezolana, requiere para su recuperación y estabilización, la participación de buenos venezolanos, con neuronas bien equilibradas….

A los amigos conversadores con quienes me comprometí a hacer un relato de la conversa, les pido disculpas, si no logré captar y sintetizar bien la tarea.

LA REVOLUCIÓN ES CULTURAL



Esta nota ha sido leída aproximadamente 480 veces.



Rafael Castro

Productor del Programa Historia Cultura y Sociedad, en Radio Comunitaria Panela 96.9 FM, de San Joaquín, Estado Carabobo/miembro de la Comuna Socialista Carabali

 racasc5@hotmail.com

Visite el perfil de Rafael Castro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a278884.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO