Empresarios y gobierno pa´ los que salgan. Ramos Allup fuera del pacto ¡Con mis huevos no te metas!

He llegado de la calle, de los espacios donde estuve buscando huevos. Mi compañera necesita hacer una torta modesta, el único regalo que podemos brindarle a nuestra nieta menor, una excelente y maravillosa chica, llena de belleza, fuerza y talento, que mañana cumple 15 años.

Dos días atrás estaban los huevos en 8 millones bolívares fuertes - ¿es pertinente llamarle así a esa que fue moneda nacional? – después de venir dando saltos descomunales, habiendo por todos lados y en cantidades enormes. ¡Tantos que por eso uno cree entender mejor lo de Ramos Allup de seguir "echándole bolas" al asunto! Por lo cercano y la estrechez de espacio. Y siempre me dije o pregunté ¿Por qué habiendo tanto huevo, su precio sube de manera tan sostenida? No se compagina eso con la prédica de las llamadas "leyes del mercado". ¿Por qué un producto que tanto abunda, sube tan velozmente de precio? Creo que muchos economistas están raspados ¿Querrá Ramos Allup decir qué para joder al gobierno hay que hacerlo agarrándolo por los huevos? Nada de raro tiene, pues el adeco es viejo y en su tiempo, cuando una pareja entraba en combate o pelea callejera, sin regla ni referí, había mucho de quienes gustaban agarrar por allí.

Pero estoy sospechando que los huevos, quienes les producen y distribuyen, no están con "el gran líder adeco". Quizás de él se cansaron por tanta oferta engañosa, disparates y el bajarse de la mula. Y faltarles lo que ellos tienen de sobra a la hora de poner en el carril a una pila de locos.

Hoy no hay huevos en ninguna parte y gente haciendo enormes colas donde se dice que algo hay. El precio, según el acuerdo, léase que fue un acuerdo, entre el gobierno, productores y distribuidores que están en la misma línea, es justamente el mismo que tenía hace dos días. ¿Entonces por qué desaparece, si tanto había y los productores y distribuidores firmaron con el gobierno? No creo que de repente las gallinas se hayan tapado. Aunque este razonamiento es infantil y bobolongo, bien lo sé.

He vuelto a pensar que esos empresarios le cogieron la caída al gobierno. Por el discurso y las ofertas de éste, aquellos creyeron en principio tener frente así un enemigo que había que derrotar. Por eso apoyaron y financiaron guarimbas y cuánta cosa se creyó necesaria hacer para tumbarle. ¡Horror al comunismo! No podían permitir se afianzase quien venía con la espada en la mano y blandiéndola como loco, a quitarles las cabezas, sus empresas, derecho a trabajar con libertad, esa que reclama el mercado y el de apropiarse de las divisas que producía el petróleo. ¡Eso creyeron! Y dijeron "¡Con mis hijos no te metas! Y los granjeros, productores y empresarios distribuidores, ¡con mis huevos no te metas! ¡Agarra pa´ otro lao! Y por eso hicieron lo que hicieron. Pero alguien empezó a diseñar una guerra con los precios. Comenzó con el simple bachaqueo, una especie de versión de aquello de los "raspacupos", ambas promovidas y financiadas por el gobierno, por ser prácticas de "los más pobres". Pero con empresarios atrás, para aportar las mercancías del bachaqueo y comprar los dólares del raspacupo. Es decir, las empezó el gobierno y los segundos terminaron controlándolas.

Luego vino el negocio del dinero efectivo que se escapa y los puntos electrónicos para cobrarle más caro a los consumidores. Y quien descubrió que mejor que invertir y ponerse a vender algo, era manejar una red de "puntos de venta" y cobrar el sobreprecio que pagan los consumidores. Y el despelote de los precios se volvió masivo, hasta un punto que el gobierno no puede controlar. Hasta los comerciantes chavistas se pasaron de bando por que "así la vida es más sabrosa". Y se quedó tranquilo y satisfecho el gobierno, viendo como la oposición quedó "como capilla sin santo" y dividida en trocitos.

No obstante, porque hay que cuidar las formas, los empresarios fueron y firmaron con el gobierno una lista de 25 productos, sólo eso; lo demás queda como a la libre, pero con la única posibilidad de subir porque aquellos se cuidarán de eso. Después de haber firmado, ya al segundo día, los productos de esa lista, hasta los pollos muertos, como los vivos, salieron en volandas.

Hay pues como un pacto no firmado, distinto al de los "Precios Acordados", entre gobierno, productores, distribuidores, grandes y chiquitos contra los consumidores. "Me dejas hacer a mis anchas y te dejo en paz". Es más, el nuevo salario entró en vigencia a partir del 1° de septiembre, pero los "Precios Acordados", de los cuales ya están dando pruebas que no van a respetar, entraron en vigencia desde el mismo día de la firma. Cuando comiencen a pagar aquel salario, volverán a aumentar. ¡Júrelo! Aunque el gobierno diga que tiene la paridad controlada y en la mira. Pero no los precios, ni a los piratas que saltaron de los barcos y andan como ratas.

Por todo lo anterior, he vuelto a pensar que a los empresarios, empezando por Lorenzo Mendoza, hasta llegar a los comerciantes "más humildes", lo que más les conviene, es un gobierno como éste. ¿Tumbar a Maduro para qué? ¿Habrá para ellos, quienes poco aportan, en el trabajo e ingreso de divisas, una mejor oportunidad para ganar de manera desmedida? ¿Qué atracador se pondrá en contra de un cuerpo policial que le permite desempeñarse a sus anchas? ¿Cómo entender que alguien que pone los precios que le venga en gana y además haya mercado que lo suyo consuma va querer que el gobierno que eso le permite se vaya?

Comienzo a sospechar que en la Venezuela de ahora, sobre todo después de ese extraño armisticio que parece encerrar los "Precios Acordados", que los empresarios parecieran no estar dispuestas a respetar y el gobierno se ve como muy poca cosa para hacer que se respete, quien queda por fuera es Ramos Allup y con él todo el combo opositor.

Este análisis nuestro que no es nada académico, ¡que Dios nos salve de intentar tamaña intrepidez!, ni siquiera sueña su autor que lo sea, no sabe decir como quedan las relaciones con el imperialismo. Eso lo sabrán los académicos. ¡Sabrá Dios y canta Lucho, decían en Cumaná!

Solo me queda decirle a mi nieta: ¡Feliz cumpleaños hija mía! Tu fuerza, belleza y talento y tus pocos años, te auguran un porvenir feliz, pese los malos tiempos y otras cosas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1037 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /economia/a268301.htmlCd0NV CAC = Y co = US