Según mi cuenta el salario mínimo diario será de dos dólares ¡Qué se come con eso!

Ahorita todo el mundo está enredado. Las "Casas de Cambio" de Cúcuta, que son como decir antros donde piratas, corsos y filibusteros se confunden, cobran y dan el vuelto, están como en una ruta indecisa; como si las brújulas hubiesen perdido el rumbo o no localizan el norte magnético. O mejor vacías porque no saben cómo y a quién atracar. Y son pocas las almas inocentes que por allí rondan y hasta bucaneros como ellos, esperan que la visión se les aclare, pues el mar, por el tiempo, parece como muy brumoso. Nosotros, los venezolanos que ajenos somos a aquella podredumbre, también estamos como en el Limbo, pese que el papa anterior le clausuró, pero lo dejó abierto para todo aquel que le dé la gana o sienta necesidad de estar en él.

Convencido estoy y eso le aconsejo, que Maduro no debe tocar el tema. Cada vez que escucho o leo la explicación de alguien ducho en el tema o inteligente y sensato para explicar, , como Jorge Rodríguez, al fin y al cabo es psiquiatra, creo agarrar la punta del ovillo. Pero cuando escucho a Maduro me enreda como si me hubiese envuelto en una tonelada de estopa. Antes se decía un kilo. Pero aparte que un kilo de estopa es como muy poca cosa, sobre todo cuando nos eliminaron cinco ceros, resulta que Maduro es muy malo explicando las cosas y peor si se trata de eso de estas medidas económicas ligadas a la reconversión monetaria. ¡Es que cada vez que Maduro toca el tema, que creo haber medio entendido, me "reconvierte" todo y me deja en la luna! ¡Menos mal que Maduro la cogió por ser chofer de autobús y no maestro! ¡Claro, entre lo difícil de una cosa y otra hay, un espacio enorme y hasta como demasiado complicado para "reconvertir"! ¿Cómo "reconvierte" cualquiera, el más "pintao", a un muchacho que hubiese pasado un año en un aula con Maduro? A veces pienso lo difícil que será reconvertir a Cilia Flores, después de tanto tiempo al lado de Maduro, escuchándole hablar en privado, luego de haberle oído por horas en la televisión.

El sueldo mínimo de un venezolano será medio Petro y medio Petro será la pensión del seguro. No sé qué harán con la cesta ticket y el "bono de guerra", porque Maduro de ellos nada ha dicho. No sé si los "reconvertirá" en la nada o les agregará al medio Petro. Si no lo hace, nos estaría metiendo medio chuzo a todos, porque a quienes se refiere cuando habla como encriptado de los tabuladores salariales, o sea a los trabajadores de distinto nivel, también pudiera haberles quitado esos beneficios. Pero él dirá que quien esto piensa es como demasiado agalludo, pues medio Petro serían 1800 (Mil Ochocientos) bolívares soberanos que al agregarle cinco ceros, llegarían a 180.000.000 (Ciento ochenta millones de bolívares) de los vigentes hasta hoy, los fuertes. Reconvertidos, porque perdieron eso, lo fuerte y se volvieron blandengues. Lo que en principio parece ser una cifra astronómica. Pero veamos si es verdad.

Como el "Dólar to day", que marca nuestra cesta básica, está ahorita en 6 seis millones de bolívares, nuestro salario mínimo llegaría a la miseria de 30 dólares. Cuando Chávez, aquél estaba en el orden de 700 dólares. Si lo vemos de esta manera, estaríamos diciendo que Maduro y el grupo empresarial nos estarían metiendo medio chuzo.

Pero el gobierno dice que de ahora en adelante, "Dólar to day" saldrá de nuestra vida. Está muerto y pareciera, a primera vista verdad, tanto que ahorita las casas de cambio en Cúcuta, como ya dije, están como "capilla sin santo".

Pero vamos a comprobar esta verdad. Consideremos que un Petro equivale a un barril de petróleo, según lo dicho por gobierno y este, según el anclaje oficial, no el de "página asesina", equivale a 65 dólares, pese que ahora sobrepasa las 70 unidades de la divisa extranjera. Es decir, que entre lo que ahora fija el gobierno y lo que estableció "Dólar to day" hay paridad o casi. Pues según este anclaje el salario mínimo sería de 32.5 (treinta y dos y medio) dólares, medio Petro. ¿Entonces nos favorece el Petro o nos metieron medio chuzo?

Las mercancías que seguirán llegando, en su mayoría, estarán tasadas en dólares, porque así se maneja el mercado mundial mayoritariamente hasta ahora. Nuestro gobierno calcula el valor de nuestro petróleo como lo impone el mercado, es decir en dólares. Siendo así, cuando esas mercancías lleguen, con su valor de mercado, el salario mínimo, aunque le pongamos la cifra que más nos espabile los ojos o distraiga nuestra atención, seguirá siendo esa ínfima cantidad de dólares. Si no es así, como lo estoy diciendo y creo, pese ponga toda la mejor buena fe del mundo, espero de alguien una mejor explicación que me haga entender que, con el Petro por delante y como distractivo, no nos metieron "medio chuzo".

Eso que el marcaje lo hará el gobierno de Venezuela, como ponerle precio a los productos que aquí lleguen pagados en dólares, para venderlos directamente o usarles para la terminación de otros, por lo menos yo no lo entiendo y menos si me lo explica Maduro. Pero como en mí prevalece siempre la buena fe, diré como decían en pueblo "vamos a ve pa´ ve". El marcaje ya está hecho, un Petro vale lo que un barril de petróleo y menos, porque el gobierno lo tasó por debajo de ese precio para dejar una banda de fluctuación. Eso significa que ya sabemos cuánto equivale en dólares nuestro salario mínimo.

En cualquier parte del mundo, ese salario de 32.5 dólares es una miseria. Por eso, aunque el gobierno diga lo que diga y los empresarios finjan que les están atracando y aquí se impuso el comunismo, los atracados seguirán siendo los trabajadores venezolanos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6172 veces.



Armando Lafragua


Visite el perfil de Armando Lafragua para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Armando Lafragua

Armando Lafragua

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a268141.htmlCd0NV CAC = Y co = US