Señor presidente Maduro, el problema son los precios, no los presos

Señor presidente Nicolás Maduro, fui uno de los más de seis millones de venezolanos que depositó su voto para que usted lograra ser reelecto como presidente de nuestro país. Lo hicimos con la esperanza y la confianza depositada en usted para ver, lo más pronto posible, se resolvieran los problemas de esta crisis económica que nos están ahogando. Esperanza que se nos acrecentó apenas usted se supo ganador cuando reafirmó lo prometido en su campaña que lucharía enseguida por sacarnos de este túnel inflacionario que cada día se hace más largo.

Pero en honor a la verdad, señor presidente, esas esperanzas están dando síntomas de alejarse. Vemos como cada día los precios de todos los artículos, como alimentos, medicinas y repuestos de vehículos aumentan en forma exponenciales y no hay organismo que le de un parao, como decimos coloquialmente los venezolanos. Su orden impartida a los gobernadores, alcaldes y demás funcionarios públicos para que pongan en ejecución un plan de trabajo contra el bachaquerismo y la especulación, no solo en mercados municipales, sino en todo el comercio, como supermercados, tiendas, farmacias y ventas de repuestos para vehículos parece que fueron palabras al viento.

Usted presidente ha llamado al dialogo, muy bien, ¿pero con quienes ha sido ese dialogo? El pueblo llano ha visto con suma preocupación que a ese llamado ha acudido en su mayor parte la gente que aspiraba y aspira que usted abandone por cualquier vía, incluso la violenta, el poder que soberanamente se le dio. Un ejemplo ha sido su reunión con los banqueros, corruptos, golpistas y mafiosos que lo único que aspiran es su bienestar personal, como lo demuestra esa descarada petición que le asomaron de aumentar las tasas de interés y de prorrogar la conversión monetaria por noventa días, algo que la comunidad no ha visto con buenos ojos conociendo la calaña de estos alacranes que no hacen más que causar efectos negativos en la economía nacional y familiar mientras ellos abultan más su botija.

Otra de las preocupaciones del pueblo que depositó el voto a su favor, señor presidente, ha sido esa convocatoria con los cuatro gobernadores de la oposición, no porque se haya reunido con ellos, sino que menosprecian el hecho de un dialogo haciendo un enfoque más político partidista que jurídico, mediante la exigencia de la liberación de los políticos presos y no presos políticos como acostumbra decir la oposición, sin tomar en cuenta el acto por la cual son juzgados. Esto se evidencia en las declaraciones llenas de retoricas opositoras por la gobernadora del estado Táchira, que su único interés es por la libertad de estos, en su mayoría causantes de muchas muertes inocentes, y no resolver los problemas económicos, por lo cual según ella y en palabras del mismo ministro Jorge Rodríguez, se comenzará a darles libertad a partir de este viernes al mediodía. Una medida que vemos muy peligrosa pues parafraseando al "Che", a esa gente no se le puede confiar ni un tantico así, pues no me cabe la menor duda que buscarán embochinchar de nuevo las calles con el regreso de la guarimbas. Entonces surge una pregunta: ¿Dónde quedan los derechos de las victimas y sus familiares?,¿ dejarán en libertad a los que quemaron vivo a Orlando Figuera? Y el asesino que lanzó un pote de agua congelada causando la muerte de una señora? Y los que asesinaron a los funcionarios de la FANB? ¿O es que esta gente no merece que se le haga justicia?.

El pueblo señor presidente urge de medidas económicas efectivas y no efectista que terminen o al menos reduzcan esta hiperinflación inducida que nos está llevando al borde de la desesperación, esa es la prioridad, luego se podrá estudiar la situación de los políticos presos, así el pueblo, ese que ha depositado su confianza en usted, se sentirá con la esperanza que sus promesas serán cumplidas. No podemos seguir permitiendo que establecimientos comerciales como FARMATODO, por ejemplo, hagan un abusivo aumento de los precios de medicinas y de los alimentos para bebes, algo que hacen en apenas horas, deteriorando de manera sistemática el nivel adquisitivo del venezolano, sobretodo de la clase trabajadora. No es con pañitos calientes, ni con multas irrisorias que se va a solucionar este grave problema. Hay que empezar por la cabeza, por FEDECAMARAS Y LOS BACHACOS CULONES, verdaderos causantes de esta crisis. El pueblo pide mano dura y como usted mismo lo dijo tenemos todo el poder para hacerlo. Para mañana podría ser tarde, demasiado tarde.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2369 veces.



Hermo Rosales

Comunicador social, poeta, cuentista, escritor, autor entre otros de los libros, “Evocaciones”, “El jardín de las Dalias”, “Mi abuelo el cazador”. Sus trabajos han sido publicados por los diarios “Provincia”, “SigloXXl”, “El Norte” y la revista “Síntesis”, es cofundador del semanario “Anzoátegui hoy”

 hermos4848@yahoo.com

Visite el perfil de Hermo Rosales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a264234.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO