Fundamentales conceptos económicos (IV)

En ese cuadro se describe la conversión que nos ocupa, la del valor en precios de producción. En él observamos 9 columnas. La octava nos dice que el valor de la oferta del sector I = 330,0, mientras que la cuarta columna del sector II nos dice que el valor de su oferta = 120,0.

Asimismo, para una tasa de plusvalía (pl/v) = 100%, la suma de la plusvalía de uno y otro sector = 40 + 20 = 60. Por tal razón, si los sectores vendieran al valor, el sector I vendería por 330, mientras el otro sector lo haría por 120, todo lo cual supondría que el sector I sólo obtendría una tasa de ganancia (g’) = 14%, y el sector II obtendría un g’ = 20%, muy superior a la del otro sector.

 Esa desigualdad en la rentabilidad desestabiliza el sistema capitalista, y para estabilizarlo unos capitales emigran del sector I al II, por ejemplo, con lo cual crean desequilibrios en las ofertas correspondientes y ya será el mercado mismo el que empieza a diferenciar los precios de mercado del valor original de las mercancías.

En el mercado de medios de producción (I), según el ejemplo manejado, los precios tienden a subir por el déficit inducido en su oferta, mientras bajan en aquel mercado donde la oferta crece también inducidamente (II).

 Así, según nuestro cuadro: ​en las correspondientes columnas 4ta. y 8va, el sector I termina vendiendo 330 en valor a​l precio = 334,6, como precios de producción y este se convertiría en el precio de mercado.

. El sector II venderá un valor = 120 al precio de producción = 115,4. Esos precios son los observados para ambas demandas, y su suma = 450, o sea, que dichos precios coinciden
​tendenciosa y ​
macroeconómicamente con el valor de toda la producción, aunque el sector I reciba más plusvalía que la generada en sus empresas, mientras el sector II, por el contrario, acusa una pérdida de parte de la plusvalía creadas por sus trabajadores.    

A continuación, ambos sectores se hallarán en equilibrio estable porque ambos sectores ven satisfechas sus demandas y realizadas sus ofertas a precios convenientes porque garantizan una tasa común, general o media, es decir, igual para todas las empresas de ambos sectores.

 Estos  ​son ​precios de producción, así llamados enfáticamente por Carlos Marx  para desvirtuar los llamados y conocidos en la literatura de la economía burguesa vulgar como precios de mercado. Todos los precios son precios de producción y estos responden al valor de la producción. La idea es que no existen precios de mercado como si estos se formaran allí; en el mercado sólo se modifican los valores de las mercancías durante la formación de los precios de producción.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1316 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: