Presidente Maduro esta medida desata la inflación, debió hacer lo contrario

Que vainas con Nicolás y su gobierno, ahora decreta un incremento del 50% del salario mínimo de los trabajadores, trabajadoras y pensionados. Y dentro de poco se incrementará el bono de alimentación como consecuencia del incremento de la unidad tributaria.

No entiendo por qué el gobierno persiste en su afán de afectar a la clase trabajadora. En lugar de comenzar el año 2017 con este incremento salarial, que "afecta" a los empresarios y a sus inversiones, debió haber decidido rebajar el porcentaje del salario para parar esa inflación desenfrenada.

Que se imagine el lector qué habría ocurrido si el Presidente decreta que hay que rebajar el salario mínimo en un 50%, incluida las pensiones. Veamos las consecuencias que de ello se derivarían.

Seguramente tomarían la delantera los transportistas informando que la medida los obligaba a reducir el pasaje de 100 a 30 Bs.; pero no se quedaría la atrás la empresa que produce la harina de maíz y declararía que no le queda de otra que este demandado producto volviera a los anaqueles al olvidado precio de 20 Bs; la leche y sus derivados rebajarían sustancialmente su costo y encontraríamos 1 litro de este producto en 100 Bs, 1 kg de queso blanco en 800 Bs. y así por el estilo; la carne roja volvería a los 1.500 Bs, el cartón de huevos no superaría los 1000 y así por el estilo.

Pero no podemos dejar por fuera de este retroceso de precios al calzado, ni la ropa, ni otros artículos que reaparecerían a precios inauditos. Cuesta imaginarse hoy que 1 par de zapatos, de calidad aceptable, se vendan en 5.000 Bs o hasta en menos. El mismo dólar, que como se sabe es una mercancía altamente apetecida por todos, estaría tasado en el mercado paralelo por debajo de los 500 Bs., porque claro está que la nueva tasa cambiaria establecida por el gobierno estaría lejos aún de los tres dígitos.

Pero no, el gobierno persiste en su empeño de asfixiar a los trabajadores, en su empeño de someterlos a lo peor, imponiendo las políticas que más perjudiquen a todos y a todas. Sigue en su afán de aumentar el 50% del salario lo que "obliga" a los empresarios, comerciantes y capitalistas en general a incrementar entre 200% y 300% de sus productos y sus servicios para hacer "rentable" su actividad. Nadie puede trabajar a pérdida, ese es un principio que pretende desconocer este gobierno.

Ocurriría lo que no ha logrado el gobierno después de muchos intentos: reactivaría la producción, porque los que se llevaron sus capitales del país los traerían de nuevo y ahora sí en una economía donde el gobierno no induzca la inflación, invertirían a caudales.

Que falta hace que Nicolás y sus asesores se den cuenta del daño que le hacen al pueblo con estos incrementos que desatan estos otros incrementos y que obligan a los que han invertido sus capitales a obtener jugosas ganancias, cuando rebajando los salarios los someteríamos a reducir su afán de lucro y cualquier asomo de avaricia y usura que se desata cuando el salario del trabajador se incrementa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2887 veces.



Juan González


Visite el perfil de Juan González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan González

Juan González

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /economia/a240312.htmlCd0NV CAC = Y co = US