La estrategia del dólar y la escasez de las divisas en el mercado cambiario

Comienzo por donde termina mi colega Luis Vicente León, analizando los problemas del mercado cambiario, está consciente de que “….es necesario trabajar para eliminar las distorsiones, manipulaciones y abusos en el mercado negro”. Quiere decir que es evidente que el mercado paralelo al oficial está plagado de vicios capitalistas, distorsiones de precios de la divisa, es decir del dólar, manipulaciones cambiarias por agente ilegales, traficantes y contrabandistas, además de comerciantes y especuladores, así como de abusos de ciudadanos inescrupulosos, con esto se describe el tipo de mercado negro o paralelo a quienes acuden de manera encubierta para marcar precios, a la sombra del crimen económicos y sus consecuencias sociales.

¿Que nos propone el señor león para cambiar esta situación que está plagada en Venezuela, fruto de la guerra económica, del capital internacional contra las naciones soberanas, contra su independencia y soberanía, contra su moneda, y estabilidad financiera?. Un “mercado cambiario nuevo”, trabajar para eliminar “las distorsiones”, “abriendo el mercado”, mercado libre, atender la demanda de dólares, por eso sugiere, “La única manera de que el mercado cambiario se estabilice es que se desmonte el control de cambios y todos los demandantes puedan comprar sin restricción alguna las cantidades de divisas que requieren al precio que establece el mercado”. Olvida nuestro caballero burgués que el gobierno no tiene “suficiente divisas”, el mercado petrolero está siendo agredido, saboteado por el imperio, perdón quise decir los imperialistas, aunque no les guste el término, sin intenciones de ofenderles, de allí que no haya suficientes divisas, el mecanismo estratégico es devaluar las monedas de los países en desarrollo, en especial exportadores de materia prima, la intención es doble, por un lado atacar el mercado cambiario y el otro, el monetario, el fin revaluar el dólar y hacerse acreedor del mercado con la hegemonía del mismo.

En verdad lo que quiere nuestro ciudadano burgués es mercado libre, pero no dice de donde, con cuales divisas contar, si con préstamos de la banca mundial, de la siniestra banca mundial, a donde acudir a demandar los dólares que en el mercado nacional no hay, con consecuencias en el endeudamiento del país, de fortalecer los mecanismos de la dependencia económica financiera, o sencillamente, solicitando a la burguesía exportadora de capital acudir a una especie de bolsa de divisas, donde se fije un precio de la misma en función de las leyes del mercado siempre que el gobierno permita la operación. De manera que su propuesta ata al país al mercado capitalista, lo que precisamente el gobierno de Maduro trata de evitar, procura “que se desmonte el control de cambios y todos los demandantes puedan comprar sin restricción alguna las cantidades de divisas que requieren al precio que establece el mercado”, precio que no fija el Estado, la principal institución constitucionalmente hablando responsable de la política monetaria y cambiaria del país, eso significa que León esta de espalda a la Constitución y por otra parte, desvincula del gobierno nacional al ente monetario, al Banco Central de Venezuela, lo separa de la institucionalidad del Estado,  le cercena su autonomía del estado, su responsabilidad, obedeciendo al mercado.

Lo que quiere nuestro burgués es cobertura de la demanda de divisas, pero no dice de donde procede la suficiencia de la misma, mantiene discrecionalidad y sombras sobre el problema, haciendo uso de un lenguaje exotérico, inculpando a “la regulación” de todos los males monetarios y cambiarios: “El mercado negro es el resultado automático de la imposibilidad que tienen los demandantes de obtener sus divisas en un mercado regulado. Al no poder obtener lo que necesitan se voltean a buscarlo donde sea y esa es la fuente natural que dinamiza el mercado alternativo, donde se forman precios más elevados y poco transparentes. Sólo desaparece el mercado negro cuando se sincera el tipo de cambio y fluctúa, abierta y legalmente, de acuerdo con la oferta y la demanda”. Pareciera escucharlo de una Manual Burgués de Economía Política, de un catecismo del Fondo Monetario Internacional.

Nada dice quien crea ese mercado negro, la escasez de divisas, la disminución de precios de los mercados de materias primas, el intercambio desigual, de precios entre los bienes y las materias primas, el endeudamiento externo, la fuga de capitales, la sangría de recursos del tercer mundo a los países industrializados, el tributo que se ven obligado a pagar al imperio, al sistema imperialista internacional, eso no dice ni de punto ni de coma, el que los demandantes necesitan de divisas y los gobiernos no pueden suministrarlas, por los mecanismos perversos de la dependencia, creándose “los mercados negro” la cual utilizan los mismos dueños para especular con la escasez de la misma, de espalda al interés nacional, al gobierno, colocándose al servicio de bastardos intereses imperialistas, revaluando el dólar y atacando al signo monetario nacional, jugando a los más elevados precios del dólar en mercados pocos transparentes, empujando a elevar no solo el valor de la divisa del dólar, sino también los precios internos de los bienes de primera necesidad. Así pues; cuando fluctúa el dólar, de manera abierta e ilegalmente, de acuerdo con la oferta y demanda, perversa y manipulable crea consecuencias negativas, el encaramiento de los bienes de primera necesidad, arrasando con las vidas humanas, el derecho a la salud y la alimentación fundamentalmente.

Entonces con esto decimos, que el mercado negro es resultado de la estrategia del dólar, del mercado internacional capitalista para devaluar las monedas nacionales, eliminarlas, controlar a los países, eliminar la independencia de los Bancos Centrales del gobierno, su soberanía, ocasionar un impacto devaluacionista, alzas de precios, de allí que nuestro economista burgués para amortiguar los efectos sociales de una medida devaluacionista y de mercado libre, afirme la “…forma de hacerlo es abriendo el mercado cambiario, subsidiando a la población que lo requiere durante la transición y acompañando esta medida con estrategias económicas racionales que permitan la recuperación de la confianza perdida, un factor fundamental sin el cual ninguna medida parcial atenderá adecuadamente el problema”.

Nos preguntamos si acaso el gobierno no viene subsidiando a la población, con las tarjetas hogares de la Patria, elevando el salario, con los claps, estrategias para amortiguar la oferta elevada de los precios, la baja del consumo, el hambre social, ¿de qué confianza habla el burgués? si los empresarios capitalistas “venezolanos” y residenciados extranjeros, recuperan la confianza, las ganancias, se sirven de la especulación en el mercado, ya liberaron los precios, mientras que el gobierno subsidia, los empresarios siguen escaseando los bienes, las divisas, presionando al alza los precios, acumulando cada vez más más y más ganancias,  en verdad nuestro burgués, no ha descubierto las cosas, el agua tibia, recomienda la receta y en la práctica es lo que hay, solo que cada vez hay menos confianza en la empresa privada que asesina la economía doméstica del pueblo, juega con su vida.

Por tanto; el señor león indica al ver la realidad verdadera, “El impacto de la devaluación en el mercado negro sobre los precios internos ya ocurrió parcialmente. Una apertura hoy tendría una parte de los costos cubiertos”. Quiere decir que quieren más apertura, más liberación de precios, los costos los evidenciamos todos, la gran carga social insoportable, una cadena sin fin de precios elevados distorsionados, una clineja de precios enredados, a todo el mundo tienen embaucados, solo que es desmontaje no se ha dado “oficialmente, sin embargo opera la economía criminal, con algunas restricciones, pero sigue cotizándose las divisas, ciertas cantidades al precio del mercado especulativo, estimulando el marcaje, arbitrariamente, comprando caro y vendiendo caro, fruto del mercado negro a causa de la fuga de capital y caída de los precios de las materias prima así como la estrategia devaluacionista del dólar.

Fuente consultada:
Luis Vicente León. “Hay que desmontar el control de cambios”. 18 Jan 2017,
http://noticiasentweet.blogspot.com/



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2327 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a240247.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO