Fomentemos el reparto privado a domicilio

Definitivamente, la concesión de la fabricación y distribución de mercancías propias de la cesta básica, en sentido amplio, puede perfectamente seguir en manos privadas y hasta crecer en número y giro económico pero, a condición de que sus mercancías hechas en casa, importadas o intermediadas por mayoristas, ineludiblemente sean distribuidas mediante el sistema de reparto a domicilio, no a bodegas y ni a supermercados, sino directamente a las familias. Adoptar, pues, el sistema de abastecimiento mediante LA BOLSA CASA POR CASA a cargo de la empresa privada.

Huelga señalar que los precios de la venta directa serán los estrictamente regulados de consuno entre el Estado y los empresarios. Es que los empresarios capitalistas no se avienen con la revolución y eso resulta altamente razonable. En consecuencia, el Estado debe llamar a esos mismos empresarios a que sigan con sus mismas empresas, pero liberados de la formación de las perversas e indetenibles cadenas y cadenitas de distribuidores al detal y subdetal.

Huelga aclarar que no se provocaría desempleo de mano de obra con esa nueva medida, sino todo lo contario, ya que esa distribución privada a domicilio insumiría ingentes cantidades de repartidores en diferentes modalidades de transporte y servicios, con pagos de contado, crédito, efectivo, TD, TC y demás medios de compra y pago afines.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1187 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: