Alerta: la banca retiene y secuestra el dinero del público consumidor

Primero, crearon la escasez de productos de primera necesidad en los mercados populares, supermercados, panaderías y farmacias, en el marco de una situación internacional de baja forzada de los precios del barril de petróleo; y culparon al gobierno bolivariano de arruinar la producción nacional y generar las colas en procura de los bienes desaparecidos.

Luego, crearon el bachaquerismo con toda una estructura de acaparamiento, robo, contrabando de extracción y perversión moral y ética. Y además, acusaron al gobierno de culpable e incapaz para resolver el problema, al tiempo que proclamaron los derechos del libre comercio para justificar la protección delictiva del bachaquerismo criminal.

Así mismo, desataron la especulación y el abuso en la fijación de los precios de los productos nacionales e importados, anarquizando y caotizando el mercado. De esa manera, lograron imponer una galopante e incontrolada inflación, inducida y orientada a través del cambio monetario impuesto desde Dólar Today, organización ilegal y delictiva que funciona como puesto de comando monetario internacional del imperio norteamericano contra Venezuela.

Toda esa complicada, prolongada y descabellada estrategia, fue puesta en marcha para intentar desmoralizar a nuestro pueblo y provocar el descontento colectivo que se transforme en insurrección popular- militar- anti-bolivariana, con un solo propósito de desorden, anarquía, violencia y guerra civil que facilite la intervención de los marines norteamericanos en nuestro suelo patrio.

Ante la impotencia, el desenmascaramiento y la derrota política que los embarga, por un lado; y por el otro, las victorias estratégicas y el avance del presidente Maduro en el despeje progresivo de la incertidumbre económica; la clase capitalista dominante, enemiga de Venezuela, parece haber entrado en la locura y la desesperación, lo cual, a pesar de su impotencia para imponernos su criminal voluntad, no deja de ser preocupante.

Ahora, han echado mano a la manipulación del dinero circulante en el mercado nacional para generar un estado artificial y falso de ruina monetaria, es decir, el llamado y cacareado default, por el que tanto ellos rezan y se encomiendan a sus propios demonios enceguecidos por el egoísmo y el odio burgués contra nuestro Presidente obrero, trabajador, chavista, bolivariano, socialista y fidelista: Nicolás Maduro Moros , el nuevo líder indestructible de la revolución bolivariana en su nueva fase de arranque productivo no rentista, no parásito, no dependiente; sino, todo lo contrario.

Efectivamente, desde hace más o menos una semana, el sistema bancario privado, ha venido creando una situación irregular en la circulación del dinero efectivo en manos del público consumidor, cuyas dos expresiones fundamentales son: una, retención del dinero de la gente limitando arbitrariamente los retiros por los telecajeros y taquillas; y dos, el secuestro del dinero al hacer inoperativas las tarjetas de débito cuando uno compra y al pasarlas por el punto, la respuesta es "sistema inoperativo". Esto no es otra cosa sino un vulgar secuestro de nuestro dinero que nos deja, como se dice, en la calle: sin capacidad para comprar lo que necesitamos. Todo lo cual es una situación excepcionalmente grave.

El gobierno nacional y las autoridades regionales, no deben tolerar que esta situación avance ni un solo milímetro más. Es necesario y urgente una intervención efectiva, eficaz, contundente y ejemplar. El Presidente acaba de hacer pública esta denuncia en la noche de hoy viernes 02 de diciembre de 2016. Confiamos plenamente en su capacidad para dar la respuesta que todos esperamos y el país reclama a gritos. Pero, igualmente, queremos alertar, camarada Presidente, acerca de las complicidades y entorpecimientos de los funcionarios corruptos y quintacolumnas que siempre sabotean para restarle eficiencia al proceso bolivariano.

Por todo lo dicho, es necesario que los trabajadores, los consumidores, el pueblo en general, salgamos a las calles a protestar organizadamente contra la banca privada, contra su conspiración anti-nacional y entreguista y el delito de secuestro del dinero del pueblo. En tal sentido, exigimos castigo severo, en el marco de la Constitución y las leyes correspondientes. Nos atrevemos a solicitar la intervención inmediata de toda la banca capitalista privada y del Estado, para ponerle fin al secuestro de nuestro dinero, determinar responsabilidades por lo que está ocurriendo e imponer las sanciones pertinentes. Igualmente, en el marco de la Gran Misión Abastecimiento Seguro, GMAS, se debe implementar el control cívico-militar, patriótico y popular de la banca para evitar la continuidad de sus arbitrariedades y abuso contra el pueblo trabajador y consumidor. Y por último, el gobierno debe evaluar la necesidad y pertinencia de nacionalizar el sector de la banca privada apátrida, criminal y anti-popular que está conspirando abiertamente contra la estabilidad y la seguridad alimentaria del pueblo trabajador de Venezuela. Estamos en Golpe de Timón, no se puede tolerar la impunidad, es la hora de acciones ejemplares. No debe haber contemplación con los apátridas porque ellos no la tienen hacia nosotros que somos pueblo trabajador y herederos del Padre independentista Simón Bolívar y del comandante eterno Hugo Chávez.

chfariasa@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1704 veces.



Christian Farías

Licenciado en Educación. Docente universitario.

 chfariasa@hotmail.com

Visite el perfil de Christian Román Farías Aguilar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: