Desde el conuco

Las nuevas tareas del caficultor

Luego de varios días de realizadas las asambleas de Biscucuy y de Barquisimeto, los caficultores venezolanos siguen enfrentando un ambiente cruel en términos de la colocación de la cosecha. La industria y sus compradores tienen diversas artimañas para rehuir el asunto y hacerse de colocaciones a precios por debajo a lo acordado, la desesperación del caficultor y la necesidad de dinero, hace que se termine colocando el café al ritmo y la realidad que se presente. La inflación se traga nuestro café y el dolar endemoniado se apodera de todo.

En los campos se dibuja una profunda desorganización en el mundo café, unos pescan en rio revuelto y otros se convierten en pescado. El asunto es de organización, organización para la lucha, para el desarrollo de la caficultura, para desarrollar un potente crecimiento sustentable, para incrementar la producción, para producir más y mejor café y para garantizar un mercado honorable y menos depredador.

La burguesía rural y agroindustrial, la vieja y la nueva, hace estragos en un ambiente de desorganización en que se mueve el campesino.

Andamos al garete, el gobierno a través de sus instituciones agrícolas quién debe fungir como un aliado para ordenar y promover la producción agrícola, al parecer solo le interesa ubicar el café y potenciar a sus nuevos pupilos del mercado interno y de la exportación.

La protesta tímida y a veces aguerrida, se dispersa entre la desorganizacion y el desengaño, entre la dejadés y el conformismo. Hagamonos sentir, sembremos la necesidad de la organización urgente y necesaria, más allá de las diatribas políticas que lo carcome todo, más allá de opositores y gobierno, asumiendo al campesino, el agricultor y al campo como el centro primario de este asunto de vida. "Mientras la lucha se disperse, no habrá victoria en el combate"

Coincidiremos en el territorio, hagamos lo nuestro, lo que nos corresponde en cada espacio, no esperemos mesías institucionales, juntémonos. Trabajo es lo que sabemos emprender, dejemos que retoñe la vida en nuestra lucha organizada y permanente.

El gobierno y sus instintituciones deben enseriar sus políticas en torno al campo, deben dar respuesta a nuestras necesidades inminentes, no pueden continuar haciendo caso omiso a nuestras realidades. Atención, seguridad social, servicios, vialidad, insumos, financiamiento, investigacion cientifica, semillas, capacitación. Organizacion, mercado justo y digno.

El mercado capitalista característica de estos gobiernos nos hace esclavos y nos siguen enterrando en nuestro propios sueños. El neoliberalismo depredador se impone y el pez grande se traga al más pequeño. Andamos sin mayor protección institucional, más allá del discurso y la cháchara que nos lanzan desde cómodos estándares de vida y de confort.

Creo que ya está bueno ya, algo debe enseñarnos nuestros propios errores, sacudamos el miedo y emprendamos la organización como camino solidario y combativo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 596 veces.



Toribio Azuaje

Campesino y Conuquero. Docente

 toribioazuaje@gmail.com      @fraguaobrera

Visite el perfil de Toribio Azuaje para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: