La escasez de alimentos, las semillas para la agricultura y las instituciones que contribuyen con su producción

 

El enfrentar con éxito la escasez de alimentos, pasa por fortalecer la disponibilidad de insumos para la Agricultura y con prioridad la disponibilidad de semillas de calidad para la siembra. Sobradas razones tiene el Presidente Nicolás Maduro para estar preocupado por el bachaqueo y contrabando de semillas de maíz, ordenando al Ministro de Agricultura y Tierra, Comandante Wilmar Castro Soteldo, investigar la venta de semillas a precios exorbitante y de su contrabando, denuncia que hizo pública en el acto de entrega del Premio Nacional de Periodismo el 28/06/2018.

Ciudadano Presidente, situación similar ha ocurrido con semillas de arroz y de leguminosas de granos de alto consumo por la población, carota y frijol particularmente; situación por supuesto muy lamentable, pero lo más grave, es que se está afectando la producción de semillas básicas, para la producción y comercialización de semillas certificadas para la siembra, sustentadas en la investigación genética de cultivos. Históricamente y hasta el pasado reciente (2014-2015); el mejoramiento genético de cultivos y de razas zootécnicas era de alta prioridad en el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas INIA, institución oficial responsable de la programación y ejecución de tales procesos, que están siendo desarticulados.

Producto de dichos esfuerzos, siguen destacando las variedades de maíz amarillo (INIA-7), de maíz blanco (Turen 2000), de arroz (Cimarrón, Venezuela 21 y Soberana), de caraota (Tacarigua y Bicentenaria), de frijol (Tuy) además de los híbridos de maíz amarillo (INIA 21 y FONAIAP 1) e híbridos blanco (INIA-68 y otros), productos tecnológicos de gran demanda por los agricultores. Se teme por la pérdida de las líneas básicas (semillas genéticas) que le dieron su origen, por falta de mantenimiento de cavas de resguardo y carencias de recursos para su reposición con proyectos de investigación; unido a la fuga y jubilación del personal calificado, sin la respectiva formación de la generación de relevo. La perdida de germoplasmas o de semillas básicas, comprometen la soberanía de la producción, en momentos de tanta dificultad para importar insumos, productos y materias primas.

El pasado 9 de junio por esta misma vía, advertíamos sobre la necesidad de sustituir las actuales autoridades del INIA por la evidente ineficiencia en el cumplimiento de sus funciones, atribuida en parte a la concentración de varios cargos con funciones disimiles para un mismo funcionario. El caso de las semillas es emblemático, cuando las Direcciones de las 2 principales plantas procesadoras de semillas: de maíz, sorgo y leguminosas comestibles, ubicada en el Tigre Estado Anzoátegui y de Arroz ubicada en Calabozo Estado Guárico, tienen también la responsabilidad de la Dirección de la Unidad Ejecutora de Investigación en cada Estado, unido a Gerencias de Líneas Sustantivas en la sede Central del INIA Maracay.; con el agravante que cada una de las plantas de semilla mencionada, tiene la responsabilidad de atender la demanda de semillas para todo el país.

Aspectos que toca también analizarse para la Presidencia y la Gerencia General del INIA, por la concentración del sistema de procesamiento y distribución de semillas, creando serias dificultades a los pequeños y medianos productores para la obtención y trasporte de las semillas a sitios alejados, que en el pasado reciente se realizaba por regiones (Centro, Oriente, Occidente, Andes), con el apoyo de los Centros Locales o Estadales del INIA, para el  cobro y seguimiento de la entrega de la semilla.

Panorama que obliga a plantearle al Ciudadano Ministro de Agricultura y Tierra, la urgente renovación de las autoridades actuales, por personal con capacidad y compromiso para recuperar las deficiencias de la gestión aludida, donde es impostergable; recuperar el estímulo a la función de investigación que pasa por el reconocimiento a la homologación de funciones, salarios, estímulos y beneficios con instituciones del Sistema Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación, legalmente establecido; definir la regularidad de la programación de investigación, actualmente inexistente; y actualizar los servicios de apoyo a la producción severamente afectados.

 

Atentamente

 

Antonio J Sánchez S

Investigador en Ciencias agrícolas Jubilado del INIA

Promotor del Movimiento para el Avance de las Ciencias Agrícolas, en construcción

 

 

 

 

.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1050 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /desalambrar/a266403.htmlCd0NV CAC = Y co = US