La base social de la Universidad Campesina son los campesinos

La base social de la Universidad Campesina de Venezuela “Argimiro Gabaldón” son los campesinos y todos aquellos que en la ciudad participan en los procesos formación integral para incorporarse a la legión de venezolanos que luchamos por la seguridad y la soberanía alimentaria del país. Este honor que nos hacen los campesinos venezolanos no puede ser malinterpretado o utilizado oportunistamente por ninguna organización política o institución que pretenda utilizar nuestro proyecto de Universidad para  fines muy particulares.

Esta Universidad es de gestión popular y es el pueblo quien le da vigencia, sustentabilidad y fuerza para concretar este proyecto que aunque formalmente está publicado en Gaceta Oficial, aún espera por la designación de su cuerpo directivo por parte del Ministerio de Educación Universitaria.

En nuestro Libro Rector hemos hecho las siguientes consideraciones, que no son mera declaración, sino el compromiso de impulsar la educación para lograr la seguridad y la soberanía alimentaria.

¿Por qué y para qué una universidad para los campesinos venezolanos?

Los campesinos venezolanos constituyen una clase social oprimida y excluida por años no solamente en lo referente a la posesión de la tierra, sino también a otros  procesos sociales que ha determinado su progresivo empobrecimiento y participación marginal en el desarrollo económico del país. Es con la Revolución Bolivariana  que el campesino venezolano otra vez tiene la posibilidad cierta de su liberación e incorporación ciudadana a  las grandes tareas que demanda la construcción del socialismo. Así como ha estado sufriendo las consecuencias del latifundio, también ha estado al margen del reconocimiento e integración a los procesos educativos, es decir ha estado invisibilizado y lo que es más grave ha sido objeto de un proceso de desarraigo, desdibujando el significado histórico, cultural y político de la clase campesina venezolana. Situación, ésta que se agrava en tanto que el modelo educativo que se  implementa en el medio rural no es pertinente y obvia la realidad del campo.

En tal sentido, la propuesta de la Universidad Campesina “Argimiro Gabaldón”, fundamentándose en la universalidad del conocimiento y en el principio de la corresponsabilidad, tiene su justificación en los siguientes argumentos:

  1. Estamos en otro momento histórico  pertinente para impulsar de manera victoriosa la lucha de los campesinos por la justicia social para lo cual es fundamental su organización y formación en su propio contexto.
  2. Reafirma el grado de compromiso y apoyo a la Revolución Bolivariana de los campesinos y todas las formas de organización y lucha, entre ellas la Universidad Campesina de Venezuela “Argimiro Gabaldón”.
  3. Rompe la lógica del modelo educativo capitalista, completamente descontextualizado y generador de la desculturización del campesino, debilitando fuertemente su identidad de clase.
  4. Contribuye a fortalecer la cultura y el arraigo de la familia campesina en el contexto rural, evitando la migración hacia las ciudades.
  5. Promueve la formación integral del campesino contribuyendo en la lucha por la seguridad y soberanía agroalimentaria, mediante el desarrollo de proyectos productivos como el principal insumo de generación de conocimientos, que junto a los saberes campesinos potenciarán  su participación en el desarrollo comunal.

    La formación del campesino en la construcción del socialismo.

El desarrollo de las fuerzas productivas en el campo debe tener  vinculación con el resto de la estructura social y económica; de ahí que el desarrollo agrícola no se explica aislado del conjunto de la sociedad y tiene un papel bien definido en el marco constitucional y político de la revolución bolivariana. Así está establecido en el Art. 306 de la Constitución:

El Estado promoverá la agricultura sustentable como base estratégica del desarrollo rural integral a fin de garantizar la seguridad alimentaria de la población…..La producción de alimentos es de interés nacional y fundamental para el desarrollo económico y social de la Nación

 En concreto, de lo que se trata es orientar el esfuerzo para que se cumpla el siguiente planteamiento de Luis Beltrán Prieto Figueroa:

Todo Estado responsable y con autoridad real asume como función suya la orientación general de la educación. Esa orientación expresa su doctrina política y en consecuencia, conforma la conciencia de los ciudadanos.

En la Constitución de la República y en el conjunto de leyes del sector agrícola está establecida la doctrina de desarrollo agrícola .La Universidad Campesina de Venezuela “Argimiro Gabaldón” es un instrumento para el cumplimiento de dichos postulados doctrinarios y la formación de los campesinos es fundamental para poder contribuir a enfrentar los desafíos del tiempo y responder a las exigencias de la Revolución Bolivariana, de manera que se cumpla con la misión de formar  e integrarlos en correspondencia con las necesidades del desarrollo socialista de la región y del país.

Para favorecer la estrategia formación integral del campesino venezolano y hacer de su participación consciente, protagónica y productiva se asumen criterios éticos y de la formación científico- técnica pertinente, diseñando acciones para la práctica educativa revolucionaria de los participantes. El desarrollo humano integral  del campesino es inherente al crecimiento económico, a la protección de los recursos naturales y del ambiente, al combate de la pobreza, a la satisfacción de las necesidades de la gente en cuanto a la alimentación y salud; en tal sentido, la formación debe orientarse a responder a estos desafíos y contribuir con el bienestar colectivo.

Una de las  estrategias para promover una práctica educativa transformadora y orientada hacia la emancipación del campesino y el socialismo agrario, es el  estudio de los problemas locales de la producción, la agroindustria, el comercio justo, la salud agrícola, la organización social y demás temas problemas que hagan de los espacios territoriales zonas en pleno proceso de liberación del modelo capitalista..

Consideramos que existe una educación urbana que se desarrolla en el campo y no una educación campesina contextualizada. En esta oportunidad haremos del proceso educativo el instrumento ideal para fortalecer la cultura y el arraigo del campesino, evitando su migración. El aula de clase será su propia parcela o los ámbitos colectivos de producción y su esfuerzo será compartido entre otros campesinos en días de campo,  y análisis en conjunto de temas problemas. Es  fundamental en esta dinámica formativa privilegiar el diálogo de saberes y la integración de los docentes emancipadores a la cotidianidad productiva del campesino mediante los proyectos de trabajo acordados. De esta manera se crearán las condiciones objetivas para plantearse retos superiores como es la relación con otros sectores sociales y productivos en la construcción del socialismo.

Como podemos apreciar es el campesino y su contexto nuestra razón de ser y tenemos un propósito muy distante a los intereses particulares de quienes pretenden hacer de la educación campesina una oportunidad para nuevamente frustrar la emancipación real del campesinado venezolano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1466 veces.



Salvador Camacho


Visite el perfil de Salvador Camacho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /desalambrar/a197111.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO