Mueren 700 personas, en su mayoría niños y mujeres, en campamentos sirios para familias del Estado Islámico (EI)

Un amplio campamento de refugiados del lado sirio de la frontera con Turquía, cerca de la localidad de Atma, en la provincia de Idlib, Siria.

Un amplio campamento de refugiados del lado sirio de la frontera con Turquía, cerca de la localidad de Atma, en la provincia de Idlib, Siria.

Credito: AP

Desde la ONU, la Oficina para el Combate al Terrorismo informó que 700 personas murieron recientemente en dos campamentos ubicados en el noreste de Siria, donde más de 70.000 personas, en su mayoría mujeres y niños,  vinculados con combatientes del denominado grupo extremista Estado Islámico y se encuentran viviendo confinados en "condiciones atroces".

Vladimir Voronkov director de esa Oficina, dijo a través de una conferencia de prensa que las personas, entre ellas niños, fallecieron por "falta de medicinas y falta de alimentos" en los campamentos al-Hol y Roj, que a su vez son supervisados por fuerzas encabezadas por personas de nacionalidad kurda, aliadas con Estados Unidos, que en su momento lideraron la lucha contra el Estado Islámico.

Estas muertes en los campamentos han ocasionado "sentimientos de enojo", manifestó.

Voronkov no aclaró dónde ocurrieron las 700 muertes reportadas o su fuente de información. La Media Luna Roja Kurda señaló en enero que 511 personas fallecieron en el campamento más grande, al-Hol, durante 2019. Los campos donde viven hacinados y en condiciones infrahumanas tienen un alto índice de mortalidad infantil. Hasta ahora, no se sabe de algún brote de coronavirus en el lugar. Una misión de Naciones Unidas visitó el sitio a principios de este mes.

El Director de esta Oficina, hace un llamado a la comunidad internacional para combatir "el enorme problema" de qué hacer con estas personas, señalando por otro lado que mantenerlos en campamentos "es muy peligroso". Advirtió que "podrían crear materiales explosivos que serían de mucha utilidad para que los terroristas reanuden sus actividades" en Siria e Irak.

La organización del Estado Islámico, que en algún momento llegó a controlar vastas extensiones en Siria e Irak, perdió sus últimos bastiones en Siria a inicios de 2019. Pero, a pesar de la derrota de su califato, expertos de Naciones Unidas señalaron a principios de este año que el grupo extremista está llevando a cabo ataques cada vez más atrevidos en Siria e Irak y planea una fuga de sus combatientes detenidos.

Además de los campamentos de al-Hol y Roj, los kurdos resguardan a cientos de miembros del EI y a niños en otras prisiones.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4290 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas