¿En Colombia se consigue en venta la wayuu colombiana?

Bendito sea el vientre de otra wayuu que saca a flote con dolor a una wayuu colombiana que, al crecer posiblemente entrará al mercado de las mercancías vivientes de bajo precio y, eso ha ocurrido y sigue en vigencia con el gobierno democrático solaz del presidente Iván Duque que, siendo su país el primer productor de drogas a nivel mundial, le regala al mundo la distracción de su tráfico de personas de los seres de origen wayuu, quizás una chinita no pintada para ser un angelito negro del poeta Andrés Eloy Blanco no, pero la obtendrá el comprador de la talla que la quiera como artículo de necesidad sexual, posiblemente entre otras. Y África que ofrecía el estandarte de la colonización en pro del mundo con la venta y entrega de tanto ser humano que han pasado a ser después colonias de afrodescendientes de todos los continentes, viene de lo más profundo del arraigo de la hermana Colombia, ahora dentro del gobierno del gran Duque a ofertar en venta una mercancía que es de un solo color, color de la tierra que las ve nacer de todos los tamaños con ojos agonizantes de tristeza al saber después que, entrarán a la mercadería del mundo colombiano a entregar sus cuerpos al infame comprador que las deseé que, drogado de miseria por solo cinco millones de pesos las disfrutará de 20,22 años para continuar ellas con su vivir en la peor vida que alcanzará dentro su desnaturalizada subsistencia.

Entumece el alma entretener el momento dentro de ese complot de miseria humana que, recorre a Colombia con un presidente que está más pendiente de prestar a su país para que se preparen milicianos que invadan luego a Venezuela cumpliendo las estrictas órdenes de la casa blanca y, que a diario está interesado en contaminar con sus injerencias bravuconas de patio trasero gringo a la política venezolana que no está a su alcance, en vez de resistirse como presidente que en su país se siga llevando adelante el comercio de la chinita wayuu para la explotación sexual y eso viene desde mucho antes que, obligatoriamente como colombiano Iván Duque debería saberlo, pero como ellos solo saben lo que les conviene y lo demás lo ponen en duda como parte de la política de su jefe Trump.

Quién esté interesado por una chinita wayuu quizás, en el peor de los casos como su robot, tiene que visitar la región de Uribia, Maicao, Riohacha, el Cabo de la Vela, Media Luna y la Alta Guajira y allí verá y escogerá su mercancía colombiana de dientes sanos, juicio sano, y lleve la suya que, ahora salió Iván Duque dándose golpes de pecho condenando con su inmoral postura de traidor ese comercio que con Uribe Vélez lo más seguro progreso más, y él como un mismo autista se persigna de pícaro mentiroso y sale a pedir castigo para tan horrendo proceder con su cinismo en miniatura para los que trafican con esa mercancía viviente en su país que, todo es posible con gobiernos tan desprestigiados que ha tenido ese país dentro de la transculturación de ventas de mujeres o niños.

Qué descuido tan falaz de un gobierno que tiene en la peor decadencia de su historia a su país que cada día dan lástima dentro del apoyo de silencio de la Comunidad Internacional que, habrá de saber que en Colombia se vende carne humana para el sexo que, como una afrenta más revienta el escándalo del comercio de jóvenes wayuu que, tiene en su haber actual más de 22000 contagiados por el coronavirus y más 750 muertos colombianos y, nos está infestando a la población en tránsito de seres venezolanos que pasan por sus fronteras.

Colombia, la pobre Colombia del libertador, despierta al mundo vendiendo lo más preciado de su origen como es la raza wayuu que no escapa de la vileza de la venta de sus chinitas que irán al matadero sexual por el mejor postor que las deseé vírgenes y a tan bajo precio no al por mayor.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1077 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas