El terror de la sociedad venezolana

Libre la causa y presa la consecuencia

Es imperativo reflexionar sobre las nefastas consecuencias que dirigentes, no necesariamente líderes -por aquello de que no se puede ser un buen líder, si se es mala persona- han propiciado sobre la sociedad venezolana, con énfasis en los más pobres, es decir los débiles económicos consecuentemente débiles jurídicos. Para ello nos fundamos en el hecho probado de que cada quien hace lo mejor que puede con la información que tiene, también con los recursos que tiene.

En tal sentido he disertado en diversas charlas, talleres, conferencias y conversatorios, sobre esas nefastas consecuencias que personalidades antisociales en puestos de poder producen en la sociedad toda, también hemos evaluado, que el delincuente más malo, que conozcamos en algún momento fue un neonato, un nuevo nacido y como nuevo nacido más allá del instinto propio de la especie y la supervivencia, adolece de información, es decir al igual que un CD virgen es susceptible de ser malo o bueno según la información que en éste se grave o imprima.

Pero, también de las circunstancias en que esto ocurra, siendo así que, si en este CD grabamos información mala, mala música, por ejemplo, así será cualificado conforme al estándar de apreciación que rija en el colectivo que lo valore. De igual forma, si la información o la música que se grave o imprima en este cd es considerada buena pues así será valorada por el colectivo que lo juzgue, siendo así también la mente humana, en estado de virginidad o lo que es lo mismo sin información impresa, reacciona y/o actúa en función de la información y enseñanza recibida por el ecosistema social, familiar y vivencial en el que se desarrolle, hemos reflexionado de que un delincuente si siendo nuevo nacido hubiese sido formado en un templo religioso seguramente sería un religioso y no necesariamente un delincuente. Si este nuevo nacido hubiese sido criado en un polideportivo posiblemente sería una gloria del deporte, no necesariamente un delincuente. Si este bebé nuevo nacido hubiese sido criado en un centro cultural posiblemente sería un Picaso, un Salvador Dalí, una teresa Carreño o en fin, una gloria de las artes; no necesariamente un delincuente y así respectivamente… Si estos venezolanos hoy de conducta disociada conforme a los estándares éticos y de valores que rige nuestra sociedad, hubiesen tenido un ecosistema social, familiar y vivencial sano y armónico, son muy escasas las probabilidades de que se tergiversara su comportamiento hacia lo negativo, salvadas excepciones que también las hay. Siendo así, es valorable que las cárceles no necesariamente esten llenas de causas de delitos, sino más bien de consecuencias de los genuinos delincuentes, que en posiciones de dirigencia y hasta de liderazgos han usufructuado, malversado y/o tergiversado los recursos y las responsabilidades con los que estos venezolanos hoy devenidos en delincuentes pudieron tener un ecosistema social más sano, con más oportunidades, abundante en oportunidades de crecimiento personal ético y moral, de tal forma que estos dirigentes cuartos republicanos y también quinto republicanos, que con su ineptitud, corrupción, incapacidad gerencial e insensibilidad humana, han dirigido al Estado y las políticas públicas.

Esos dirigentes políticos que con su insania se han apropiado de los recursos con los que estos venezolanos siendo niños podrían haber tenido un mejor vivir son exactamente la causa de la degeneración de la estructura de pensamiento, comportamiento y asociación negativa de quienes hoy castigamos y encarcelamos por aparente disociación, ¡sí, sostengo que aparente!, por cuanto es un secreto a voces que estas personalidades disociadas han permeado de forma alarmante las estructuras del Estado y de poder, con especial énfasis en los cuerpos de seguridad del Estado, en donde abunda el asesino, extorsionador, corrupto y un sin número de antivalores, que hoy por hoy producen más terror en la población que los mismos delincuentes; por el dicho generalizado de que el ladrón te roba, pero el policía o guardia corrupto no sólo te roba: te siembra, te extorsiona y para completar te mete preso, lo que conlleva a entrar en otro calvario de injusticia y corrupción tribunalicia y fiscal, al soportar que quien debe ser garantista de los derechos ciudadanos y humanos, en la inmensa mayoría de los casos es un acusador inquisidor y malicioso que solo trascribe y considera ciertas las viciadas actas policiales, valorando solo lo útil para acusar y desvirtuando lo útil para exculpar contraviniendo su deber a tenor de lo establecido en el art 285 constitucional, concatenado con los art. 111 y 263 del Código Orgánico Procesal Penal en letra muerta y ni hablar del principio de buena fe del que habla el art 105 del COPP , aunado a unos tribunales que en un 95% de los casos desvirtúan la presunción de inocencia e irrespetan el ordenamiento constitucional respecto a juicio en libertad del que hablan los art 44 y 49 de la norma constitucional, distanciándose prevaricariamente del deber que le es atribuido en el art 26 constitucional, respecto a la tutela judicial efectiva, una barbarie ignominiosa que produce el estado de indefensión en el que se encuentra la población en general. Esto sin entrar en detalles como los allanamientos ilegales, los asesinatos a placer que realizan con total impunidad el CICPC y el FAES delante de todo el mundo y que por terror muy pocos denuncian, los tratos crueles e inhumanos de los que son víctimas los privados de libertad y sus familiares en los calabozos del cicpc, y de buena parte de los comandos policiales que los familiares aterrorizados no se atreven a denunciar por las amenazas y probadas consecuencias para sus familiares y para sí mismos, en fin un verdadero terrorismo institucional publico notorio y comunicacional que nos lleva a preguntarnos:

¿Es cierto que tenemos poder popular? ¿si tuviéramos poder para corregir estas inhumanas distorsiones del poder las corregiríamos? ¿es verdad lo que dice Diosdado Cabello y el camarada presidente que dentro de la Constitucion todo y fuera de ella nada? ¿si esto es cierto por qué Juan Guaidó y la enorme lista de delincuentes políticos opositores y supuestos revolucionarios no están presos? ¿es que los constituyentes que dicen representarnos desconocen esta verdad tan plena como la luna llena? ¿conocen y se aplica la ley de contraloría social enfáticamente los art 1 al 7? ¿qué le pasaría a usted ciudadano común presuntamente empoderado si le dice a el CICPC, al FAES o a cualquier funcionario que está violando sus derechos y que lo va a denunciar? ¿cree usted que respetarían sus derechos o lo molerían a "coñazos" en el mejor de los casos y lo sembrarían? ¿fue este el poder para el pueblo, por el que luchó mi comandante Chávez? ¿por qué hay tantas personas presas por que se presume que se robaron un celular, una harina o un gallina sin pruebas y los empresarios ladrones especuladores acaparadores y corruptos les dan crédito en vez de cárcel? ¿por qué unos delincuentes traidores a la patria están libres o en sus casas y los pobres sembrados o presos por delitos menores por hambre o necesidad no? ¿es este el estado de derecho que nos dimos los venezolanos en la Constitución del 99? ¿está usted de acuerdo con mi opinión de que la mala gerencia, la corrupcion, la ineptitud y la arrogancia funcionarial son la causa de que las cárceles estén llenas de pobres?

No se moleste en responder, todos conocemos las respuestas excepto los políticos. En verdad, no sé cuánto tiempo pasara antes de que me ajusticien por decir la verdad, solo espero que sirva de algo para despertar la conciencia social y jurídica del pueblo y dejemos de ser focas aplaudiendo y empecemos a organizarnos y a exigir a los dirigentes respeto al estado de derecho y a nuestra dignidad humana, que nos saque del estado de terror en el que nos han sumido, satanizando la crítica y conculcándonos el poder que nuestro comandante nos legó y que además nos dimos al parir nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Esos entre otros deben ser temas de discusión nacional en las mesas de negociación en donde como organización social queremos y debemos participar las organizaciones sociales de verdad no solo las que convienen a las dos bandas de políticos en pugna por el poder que no les pertenece, pues el poder le pertenece es al soberano, es al pueblo y ellos nos lo han conculcado, nos lo han confiscado, solo el pueblo salva al pueblo y Dios sabe que rogamos ser salvados.

Por otra parte, pero del mismo tenor de consecuencias invitamos a reflexionar sobre las malas políticas económicas en donde citamos como ejemplo una moto taxista, que tiene dos niños, vive alquilado, la mujer preñada, los cauchos lisos y la moto votando aceite…

¿Cómo coño se mantiene? ¿tendrá que robar o en el mejor de los casos comprar robado o morir junto a su familia de mengua? Un padre o madre de familia de cualquier oficio con similares características vivenciales: ¿qué hará para impedir que sus hijos mueran de hambre o de una fiebre o cualquier enfermedad? ¿será que las malas políticas económicas están empujando a la degeneración social por mera supervivencia? ¿será que quien suscribe y la mayoría del país es escuálido, traidor o quinta columna por exigir a los dirigentes del gobierno escuchar el clamor del pueblo que sufre terriblemente? ¿qué haría usted padre o madre por salvar la vida de su hijo, que muere de hambre o de una enfermedad? ¿tienen moral los dirigentes para exigir aguante al pueblo en sus lujosos estilos de vida? ¿por qué no se escucha a Pascualina Curcio, a Luis Brito García, a Julio Escalona, al Prof. José Gregorio Rojas y a un sin número de camaradas que plantean alternativas perfectamente viables como el bolívar oro? ¿si nuestro comandante estuviese físicamente vivo permitiría esta desgracia de dirigencia inepta? Todos sabemos las respuestas, pero no todos por ahora están dispuesto a reclamar o cuestionar pues tienen terror de ser satanizados por los seudo lideres supuestos revolucionarios que usan el discurso, el rostro y memorias de mi comandante Chávez pero que actúan y viven diametralmente opuestos a su visión y legado, que son precisamente quienes desde el inmenso poder que ostentan, y que nos fue confiscado al pueblo, satanizan y neutralizan a quien se atreva a decírselos, pero sé que desde el cielo tanto nuestro señor Jesús el cristo, como nuestro comandante los observa y es cuestión de tiempo de que paguen su traición al pueblo, a la revolución, a dios y a mi comandante no me interesa si no vivo para verlo, mis hijos y mis niet@s lo verán y eso me llena de paz y de coraje para decir la verdad que todos sabemos y sufrimos.

Cierro con estas citas de Simón Bolívar:

Como amo la libertad tengo sentimientos nobles y liberales, y si suelo ser severo, es solamente con aquellos que pretenden destruirnos. 

Quiero salir ciertamente, del abismo en que nos hallamos, pero por la senda del deber y no de otro modo. 

El peso de la libertad es liviano, pero también es difícil mantenerlo en equilibrio aún en las naciones más cultas y civilizadas. 

 

concienciaydignidad@gmail.com Twitter: @conydignidad

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1613 veces.



Henry Roberts

Presidente de la ONG Conciencia y Dignidad. Asesor de asuntos penitenciarios.

 concienciaydignidad@gmail.com      @conydignidad

Visite el perfil de Henry Roberts para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a282627.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO