A propósito de ser ciego

El “hijo de Chávez” debe irse de Venezuela

El país nunca logrará la paz mientras Diosdado Cabello siga en Venezuela. En tal sentido, si el madurismo quiere realizar una negociación en términos políticos, deben enviar a Cabello lo más lejos posible del hemisferio. Por ejemplo, enviarlo como embajador en Rusia, China o Sudáfrica, sería lo ideal para intentar establecer acuerdos mínimos de gobernabilidad y poder encontrar un cauce de paz democrática.

¿Por qué decimos esto? Es sencillo. Con la liberación parcial (en términos jurídicos, eufemísticamente "arresto domiciliario") de Leopoldo López, el gran derrotado por ese hecho político ha sido Diosdado Cabello. No sólo porque el susodicho "autodenominado hijo de Chávez", llamaba a tal opositor como "monstruo de Ramo Verde", sino porque ante cada noticia que se generaba sobre Leopoldo López, la voz autorizada en todos los ámbitos del poder, que inmediatamente hacía referencia sobre este "privado de libertad" era el propio Cabello, lo cual dejaba claro que estábamos en presencia de un preso político. Y para aquellos que niegan que era un preso político, tendríamos que preguntar: ¿Cuáles son los nombres de presos que ha mencionado Cabello, o miembros de la cúpula del partido oficialista en sus discursos? Creo que muy pocos.

De hecho, ha sido tan enervada la reacción de Diosdado Cabello que en su primera declaración pública, luego del abandono de López de la cárcel de Ramo Verde, fue tildarlo de "asesino", discurso con el cual no se garantiza que tengamos "paz" hacia el corto plazo, máxime en un complejo ambiente político que nos lleva hacia una ilegítima e inconstitucional "constituyente", tribuna política que aspira a presidir, quien ejerce la primera vicepresidencia del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

En efecto, sí Diosdado Cabello, se quedara con la presidencia de quienes lleguen a integrar la bazofia política "constituyente", su primera medida, como ha hecho referencia en sus distintas intervenciones, sería designar una "comisión de la verdad", con el propósito de controlar e imponer sus "verdades", sin importar las mentiras que tengan, no sólo para sustituir a la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, sino para encarcelar a todos aquellos "asesinos" y "apátridas", que según él, tienen que estar tras las rejas, razón por la cual, no sólo volveríamos a ver a Leopoldo López en Ramo Verde, sino que lo más probable, es que otros miembros de la oposición, entre ellos, auténticos chavistas y ahora críticos al madurismo, también terminen en esa prisión militar u otros centros de reclusión del país.

Ha sido tal la ignominia de las expresiones y acciones de Cabello que ha sido el único político oficialista que ha defendido y aplaudido los asaltos y violencia generada por grupos paraestatales en el seno de la Asamblea Nacional, así como su exigencia (su afasia lo confirma) sobre militares activos con grado superior de capitán, para que éstos rindan salutación firme ante su presencia. En ambos hechos, vemos un individuo narcisista, autoritario y retrógrado que únicamente pretende imponer sus posiciones, quien disfraza violaciones de derechos humanos, diciendo palabras más, palabras menos, que "el pueblo tiene derecho a defenderse" para justificar que vándalos armados con tubos, palos, piedras o armas de guerra, destruyan el parlamento o agredan a diputados, o decir que la fuerza armada es profundamente "chavista y revolucionaria", frase que vulnera principios constitucionales y legales. Con ese discurso y esas acciones, difícilmente pueda haber paz, cuando menos, como señal enviada por quienes representan los principales voceros del madurismo.

Por ello, sólo hay dos alternativas para entender que desde el madurismo se quiere encontrar un camino hacia la paz. O Cabello se retracta sobre sus declaraciones y comienza actuar sin tener influencia sobre la fuerza armada, porque ya ni siquiera es diputado, e incluso ante el supuesto negado que accediera con la presidencia de la "constituyente", o el madurismo comprende que la presencia de tal personaje sólo atiza las posiciones políticas encontradas, y en consecuencia, debe ser enviado lo más lejos posible del país.

Con el mal llamado "hijo de Chávez", Diosdado Cabello, estando de por medio, jamás podremos encontrar la paz. Es más, cualquier encuesta revelaría que el mencionado individuo es el político más rechazado tanto dentro como fuera de su partido. En síntesis, para alcanzar acuerdos políticos que nos orienten hacia la paz, Diosdado Cabello debe irse de Venezuela. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 28189 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ddhh/a248998.htmlCd0NV CAC = Y co = US