Cuba garante del proceso de paz en Colombia acusada vilmente de violar DDHH

El genocida de George Bush -republicano igual que Trump- confeccionó la cortada del ataque a las Torres gemelas el 9/11 del 2001, para saquear sádicamente su petróleo.

Quine años después, otro bruto -republicano también como el texano tarado de Bush- como Donald Trump, ha aparecido en la escena del crimen, pero para cretinamente criminalizara la revolución cubana; tal como el genocida de George Bush criminalizó a los musulmanes, después de aquel auto atentado perpetrado por la CIA. Así es como el cretino de Trump ha señalando, a tiempo de cancelar el pacto del anterior gobierno con Cuba, que: "Prometí ser una voz contra la represión en nuestra región. Ser una voz para la libertad del pueblo cubano".

La opinión pública mundial, más allá de darse cuenta de la recargada retórica represora de Trump, no debe dejarse llevar por su impostora insidia de acusar a la revolución de violar los Derechos Humanos, cuando Cuba se constituyó en el país garante para el Proceso de Paz en Colombia; el mismo que aunque fue rechazado en el referéndum del años pasado, no ha dejado de ser una muestra que la revolución cubana siempre ha estado del lado de la paz, y la defensa de los Derechos Humanos; algo sobre lo que los EE.UU., no pueden preciarse, pues para erigirse como imperio que es, lo ha hecho sobre la una hoja de vida de violencia y la violación; precisamente de los Derechos Humanos. Es más en el fracaso del referéndum por la paz en Colombia, los EE.UU., han jugado un rol para que fracase el mismo, pues para una verdadera paz en Colombia, los EE.UU., deberían sacar sus manos de ahí, pero eso no ocurrirá pues tiene instaladas ahí más de una docena de bases militares.

En cambio para el catedrático de la Universidad Nacional de Colombia, Alejo Vargas, el papel de Cuba generó confianza de las FARC-EP., les ofreció garantías de seguridad como ninguna otra nación. "No solo ha sido la sede para los diálogos de paz sino también ha brindado toda la logística y las garantías necesarias para que ambas partes negocien el fin del conflicto colombiano", afirmó. Por otra parte Rodrigo Granda, miembro del Estado Mayor de las FARC-EP y de la delegación insurgente en La Habana, en noviembre de 2015, señaló: ""El papel de Cuba a veces ha sido hasta desconocido porque desde que se comenzaron los primeros contactos con el Gobierno colombiano siempre Cuba ha estado presente y desde tiempo atrás ha buscado la paz para Colombia", manifestó en una entrevista.

Y es que más allá de estas denostadoras declaraciones de Trump contra Cuba, la primera acción efectiva a la que apunta la acusación del gobierno de Trump, es a revocar la medida emprendida por Obama de: retirar a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo, que fue adoptada hace ya casi dos años. No en vano es que durante su difamador discurso Trump ha acusado a la Habana de proteger a terroristas islámicos; cuando los EE.UU., le ha dado posada al terrorista de Posada Carriles.

Trump ya ha levantado la bandera para frenar los proceso emancipatorios a su hegemonía, y a donde apunta atacar inicialmente es a la mística revolucionaria contra quienes no pudieron los hijos de puta de los yanquis, como es la revolución cubana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 389 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /ddhh/a247881.htmlCd0NV CAC = , co = US