Sr. presidente le hago esta pregunta: ¿somos todos iguales en El Socialismo?

Uno lo escucha a usted señor Presidente decir que la revolución llegó para los excluidos, para los hijos de Monseñor Romero, pero la realidad es otra y a los hechos me remito; cualquier muchacho de barrio, muchos sin padre que roba una cartera, un celular, es detenido y enviado a uno de nuestras cárceles de manera rápida, ellos no cuenta con un abogado ni medios de comunicación que les brinde una mano para poder comprender su error y volver al camino de la esperanza y lo que yo llamaría el vivir por los caminos de Nazaret. Pero por qué esto no ocurre con los peces gordos que no han robado una simple cartera o celular; que vestidos con traje de etiqueta y amparados por el poder han sustraído miles de bolívares de todo los venezolanos; ellos son llevados al Dibise (caso hermano de Jesse Chacon) y el que más asco me causó el del Ex Gobernador Didalco Bolívar.  

En este último caso señor Presidente expresaré unos comentarios, ese señor se fue huyendo del país, llegó y fue recibido por el canal ocho, él que supuestamente es de todo los venezolanos, ese mismo que jamás me tendió a mí y a muchos venezolanos que tuvieron la misma pesadilla que este servidor su mano, pese haber solicitado ser escuchado; ahí estaba el canal ocho delante de un Didalco Bolívar que entró por la puerta grande del Aeropuerto Internacional de Maiquetía y que jamás fue esposado como de manera violenta si lo hace los organismo policiales del Gobierno con los hijos de Monseñor Romero que por una u otra razón cometen un simple delito. Didalco fue llevado al Dibise no al Rodeo, pese a ser acusado por corrupción por miles de millones de bolívares, y aquí me preguntó señor Presidente: ¿Somos todos iguales en el socialismo? No creo que me diga un sí, usted sabe que me estaría mintiendo señor Presidente. Pero lo que más me hizo sentir impotente y defraudado estimado Presidente fue cuando en menos de una semana le fue dada una medida de juicio en libertad y ahí en menos de que canta un gallo estaba “el canal de todos los venezolanos”.  

 Vladimir del que tanto escribimos por aporrea este servidor y mi esposa, nuestro hijo, hijo de Monseñor Romero, en dos años no contó con esa medida y el señor Didalco que se fugó del país, demostrando que puede incurrir en ese mismo acto es dejado en libertad; me vuelvo a preguntar señor Presidente: ¿Somos todos iguales en el socialismo? Su respuesta sincera debería ser un no. Hace poco el Fiscal Inmoral Jeam Carlos Castillo Girón, elevó todas sus baterías contra un simple funcionario del poder judicial por el acto de corrupción basado en que el funcionario supuestamente le pidió a un detenido un perro pincher para darles favores; y así han sido los casos de este señor fiscal en su mayoría contra un mensajero de la fiscalía, contra un simple campesino, entre otros, todos simples hijos de los que no tienen poder ni voz; pero jamás he visto a este señor Fiscal acusar a ningún poderoso por corrupción, al parecer el contrabando de la gasolina lo genera simples bicicleteros que transportan pimpinas en la frontera o los muchos casos de obras inconclusas o mal terminadas, ahí el ciudadano fiscal no encuentra nada, no sale corriendo a montar show para acusar a un simple joven de corrupción y a esconder pruebas. Pero señor abogado Jeam Carlos Castillo Girón, revisando sus casos me encontré con el caso del exdirector de la Policía Municipal de San Cristóbal, acusado por uno de los más graves delitos el de violación de los derechos humanos; en ese caso usted era fiscal auxiliar y te hiciste como dice mi padre el pendejo y jamás solicitaste que este señor fuese detenido y enjuiciado en prisión; en el caso de Vladimir alegaste que podía entorpecer la investigación y aquí inmoral: ¿eso no existía? Por cierto este director resultó condenado por golpear a un ser humano y jamás estuvo preso; y me vuelvo a preguntar inmoral ¿Qué dijiste tú al respecto? Nada sinvergüenza, te quedaste callado. Pero lo más grave es que la Juez Rectora del Estado Táchira Casanova no dijo nada al respecto. Me vuelvo a preguntar señor Presidente: ¿Somos todos iguales en socialismo? 

 Fiscal inmoral tu sabes que este Exdirector de la Policía Municipal de San Cristóbal, se entrevistó en la comandancia de la policía con el señor Sánchez, primo de tu amiga la fiscal inmoral destituida por la puerta trasera de la fiscalía del Estado Mérida con la cual montaste la olla para enlodar a Vladimir y sacar a este señor de por lo menos ocho años de cárcel por ser un cómplice en un robo a mano armada, pero de eso no dijiste nada en el juicio; ¿Por qué? Como decimos los que nos gusta hablar en criollo: “muerto el perro, se acabó la rabia”. Enlodemos a este joven honesto y montemos lo que aprendimos en la cuarta.

 Hay confirmó cada vez más mi hipótesis de que todo fue un plan bien orquestado que comenzó en la Policía Municipal de San Cristóbal para poder enlodar a un joven que pese a las presiones jamás dejó de cumplir con su deber de pasar a al fiscalía un vehículo manejado por el señor Sánchez y que estuvo involucrado en un robo a mano armada. Este exdirector fue premiado en el cargo de jefe de la Escuela de la Policía Municipal del Municipio Barinas.    

 Nada se ha hecho por limpiar el poder judicial del Estado Táchira; un juez como Lisandro Seijas que va a un Registro a ofrecer favores a una joven para que les saque ciertos papeles porque se divorcia y se casará con su secretaria y una juez de apellido Mora, íntima amiga de este señor que no le permitió el juicio en libertad a Vladimir, debido al odio que siente por una policía que detuvo en cierto momento a unos de sus hijos y la presión de un fiscal que jamás pidió detener a un funcionario que golpeó salvajemente a un hijo de monseñor Romero, pero que si fue diligente en pedir que Vladimir no saliera en libertad; la respuesta: “Con Vladimir afuera sería mas difícil montar su olla podrida”.

Cada vez me preguntó  señor Presidente si en verdad estamos en Revolución o esto es un mal momento que vive nuestra República. Por cierto señor Presidente que Dios y Jesús el Carpintero le de la luz necesaria para que supere su enfermedad; ellos me dieron la luz para pelear por Vladimir pero siendo sincero señor Presidente, usted no tuvo la luz suficiente para escuchar a mi esposa y este servidor.

henryantonioc@gmail.com

(*) Profesor

UNEG     


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2388 veces.



Henry Carrero (*)

Asesor y docente universitario en la Universidad Nacional Experimental de Guayana - UNEG. Especialista en temas de mercadeo.

 henryantonioc@gmail.com      @HENRYACARRERO

Visite el perfil de Henry Carrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: