En el país que había de todo

I

Era un país de maravilla.

Como maná que del cielo caía,

debajo de la tierra, fabuloso tesoro surgía

El estiércol del diablo fue bautizado

De todo había pero de lo propio nada,

como frutos en tierra ajena cosechados

II

Fiestas diarias para todo pueril acontecimiento.

por un siglo en ese paraíso se vivía

abstraídos,consumiendo de todo con sólo

alargar la mano, probando y desperdiciando

en mesas ricamente adornadas

frutas, manjares, vinos y suculentas carnes adobadas.


III


Un dios blanco dueño y señor de tierra, mar y cielos ,

tronó con voz tonante, del norte venía

¡Paren la fiesta, están sancionados!

¡Sois dependientes míos!, su crimen y pecado

elegir gobernantes codiciosos de esta riqueza mía

... y de este paraíso pretendía .

despojar de sus riquezas y la dicha disfrutada


IV


¿Cómo?, al unísono la gente gritaba

No es nuestra esta riqueza?

Acaso no somos soberanos?

Independencia , con sangre y fuego

en mil batallas la hemos ganado.

¡Qué ignorantes e ingenuos somos !

V

Bolivar y Martí desde hace tiempo advertían

Una doctrina imperialista será creada

Monroe será llamada y con ella nos será arrebatada

riquezas naturales debajo de nuestros suelos hallada

Ofrecerán una zanahoria y detrás el garrote, sutil amenaza

para los que no se arrodillen a su manifiesto interés.


VI

¡Despertad!, en crisis hemos caído

Al pasado regresar no debemos,

la bandera levantemos, con cara al futuro enfocada

con brío transformemos crisis en productiva victoria

innovemos industria con insumos, tecnología nuestra y soberana

el trabajo no alienado nos liberará de esa dependencia

que nos coloniza , que nos ultraja y esclaviza el poderoso


Esta nota ha sido leída aproximadamente 959 veces.



Ángel Casanova


Visite el perfil de Ángel Casanova para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: