En defensa de Eduardo Saman

Expresa el hoy universal proverbio del Quijote, que: "si ladran los perros es porque estamos cabalgando", pero esta vez los perros están callados, algunos celebrando, por lo que el sentido del dicho ha cambiado.

Circulan por varios medios de información las opiniones de muchos compatriotas que desean conocer las razones por las cuales sale el camarada Eduardo Saman del cargo como Ministro del P.P. para el Comercio. Nosotros habíamos preferido esperar un poco, por razones obvias, antes de opinar. No esperábamos una respuesta oficial que explicara mejor las razones que generaron su, o el nuevo destino. Pues, confiamos en las acciones y sapiencia del Comandante Chávez, aunque podamos muchas veces no compartirla. Chávez sabe bien lo que hace y por qué. Tampoco compartimos las críticas lanzadas públicamente por algunos buenos camaradas quienes, quizás sin saberlo, ponen en duda el liderazgo del Comandante. Por tratarse de un camarada de la talla y compromiso de Eduardo Samán, optamos por rescatar en este artículo su trabajo y ejemplo que deberían de imitar otros ministros.

Entendimos desde un principio la enorme responsabilidad que se había confiado en el camarada Saman, en un contexto muy delicado para la revolución. Se trataba de un ministerio clave para la lucha contra el capitalista comerciante especulador; un histórico peón movido por la canalla en su macabra estrategia por revertir la revolución. No había sido mas acertada la escogencia de Saman para dicho cargo. Inmediatamente la canalla tembló de pavor al advertir el vigor que Saman imprimió a su lucha contra el corrupto y planes desestabilizadores de la reacción. Quizás por la misma dinámica de la revolución muy pocos venezolanos conocieron de las firmes acciones políticas encaradas por Saman desde el mismo día en que asumiera el cargo. Varios procesos administrativos fueron aperturados por su persona contra algunos corruptos que copulaban en la administración que había heredado, pero también contra el capo Zuloaga y otros. Las Areperas Socialista fue hija de Saman que nos demostró, en un sencillo ejemplo, el descarado robo al que están acostumbrados los comerciantes capitalistas. Pero quizás, lo mas significativo de su corta gestión como Ministro fue su ejemplo por haber logrado romper con las trabas burocráticas del viejo Estado burgués. Por fin un ministro era visto en las calles, en ocasiones sin escoltas, trabajando junto a su pueblo. Por fin era fácil llegar a un ministro. Saman, siempre consecuente con su fulminante verbo, llevo a la práctica lo que otros han dejado en la retórica. Eduardo Saman es un marxista convencido y digno hijo de la revolución. Repetimos aquí lo que escuchamos de un radioescucha de nuestro programa: ¡Hacen falta muchos Saman!

La canalla y la 5ta columna interna lucen contenta por la noticia. Pero su felicidad será corta. Estamos seguros que Samán regresara al combate.


basemtch@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4961 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: