Éxito rojo rojito

Importantes acontecimientos están ocurriendo en estos momentos en nuestro país. Ha comenzado la parte profunda del proceso revolucionario, dándole en la madre a la reacción que, valida de los monopolios de distribución de alimentos y otros bienes, desató una ofensiva de especulación (de la cual culparon siempre a Chávez) que mermó los bolsillos de toda persona que comprara en nuestro país. Y lo hicieron a pesar de los dólares a 2.15, con los cuales compraban, para luego vender a los precios del dólar-mercado negro, eufemísticamente llamado “permuta”, multiplicando los precios al público, lo cual les permitía embolsillarse más dinero y de paso conspirar contra el gobierno.

Si el dólar está a 2.15 los oligarcas chillan, diciendo que es necesario devaluar la moneda. Si el dólar se tiene a cambio diferenciado -2.30 para alimentos y 4.30 para otros bienes- chillan también. Esperar lo contrario sería ignorar la naturaleza de los enemigos estratégicos de la humanidad, dispuestos a todo para conservar sus privilegios.

El hecho de que aspectos fundamentales de la industria, el comercio y los servicios sean asumidos por el Estado, lo cual les quita el privilegio de especular por esos medios (electricidad, teléfonos, empresas que pasaron a manos de los trabajadores, cadena comercial Éxito, Sambil Candelaria) y que INDEPABIS esté golpeando a la culebra en la cabeza, significa que ya iniciamos la verdadera transformación estructural hacia el socialismo, que sólo es verdadero cuando los medios de producción están en manos de la clase trabajadora; y no podemos excluir de esta clase a los profesionales y técnicos que no son dueños de medios de producción, que han sido engañados con eso de que son “clase media”.

TODO OBRERO ES PROLETARIO, PERO NO TODO PROLETARIO ES OBRERO.

Más allá de las discusiones y los mares de tinta que se han vertido acerca del socialismo del siglo 21 o qué modelo nos toca, ahora el avance es más profundo y por lo tanto, al llegar al centro de la llaga, es de esperar el contraataque de los explotadores, que no van a permitir fácilmente que se les quiten los privilegios. Por mucho menos han caído gobiernos y han sido asesinados gobernantes.

El comercio es el sistema circulatorio de la economía, por donde fluyen los capitales. Apenas se le está dando un pellizco, y es posible que ocurran las dos situaciones siguientes:

1.Los especuladores cogen mínimo, porque si no respetan al público, se les pueden expropiar los negocios.
2.Se cohesionan más, en tanto fingen seguir disputando; pero no para tomar el gobierno por elecciones, que aquí no les es posible, sino para una solución violenta, terrible, que nos deje como dejaron a Chile los gorilas de Pinochet. Seguro que ya lo están fraguando.

Decía el sabio chino Sun Tzu que son muy buenos los generales que vencen al enemigo, pero mejores aún son los que logran que el enemigo no ataque, porque tendría resultados adversosl. Y es lo que ha sucedido en Venezuela, demostrando la superior estrategia del Presidente y su equipo revolucionario. Hoy más que nunca, pese a las infiltraciones, a las diferencias de matiz, a los ataques y las intrigas externas e internas, Venezuela avanza por el camino al socialismo, y eso no se detiene a pesar de las amenazas de bases militares, del cerco que los Marines nos han venido reforzando día a día, como el ajedrecista que posiciona todas las piezas posibles, sin dar el jaque, hasta tener al adversario tan bloqueado que, o se retira, o es mate.

Nosotros, el pueblo, debemos más que nunca comprender que se debe profundizar la organización, por un lado para crear y consolidar poder popular, y por el otro para resistir la agresión y posible ocupación de parte de los yanquis, que se ve venir. Y la movilización de los revolucionarios bolivarianos en este momento debe ir más allá de llenar la avenida Bolívar y ponerse la franela roja. Hay que prepararse porque ahora es cuando viene lo bueno. Sin olvidar la amenaza de guerra meteorológica, hay que comprender que el enemigo estratégico, Estados Unidos, si bien cuenta con una poderosísima fuerza militar, fue vencido por unos campesinos en Viet Nam y se encuentra atascado en el medio oriente, donde los pueblos resisten heróicamente. Y su economía está tan en el piso que necesitan invadir para saquear a los demás países.

También en el resto del mundo se profundizan las contradicciones entre los pueblos y el imperio, arrecia la guerra meteorológica. La hecatombe ocurrida en Haití, presumiblemente provocada, hace caer la máscara del presidente Preval, quien aparece sonriente en la foto con una Hillary Clinton, quien sonríe satisfecha, y forma parte del cambio de la correlación de fuerzas en nuestro continente, donde el imperialismo retoma posiciones con gente de mayor confianza que los “hijos de” que había adoctrinado y puesto a su servicio, pese a que éstos no ignoraban que el órgano de espionaje mundial del imperialismo asesinó a sus padres. Me refiero al “hijo de” Torrijos, en Panamá, y la “hija de” Bachelet en Chile. Coincidencialmente, estos ciudadanos precedieron gobiernos de la extrema derecha, que van con todo a reimponer el neoliberalismo, a privatizar, a favorecer a las empresas transnacionales, que son el cerebro y el corazón del imperialismo.

En las luchas siempre hay por lo menos dos contendores: el del color indefinible del dinero acumulado producto de la explotación, y el rojo de los pueblos revolucionarios. En nuestra patria, la expropiación de la cadena Éxito es el símbolo de lo que nos espera si hacemos las cosas bien: EXITO ROJO ROJITO.


andrea.coa@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2168 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: