El Ferrari del Decano de la Facultad de Arquitectura en la UCV

  • El Decano de Arquitectura, Carittaco, jugando carritos, hizo fum..fum.fum.. y a la fuerza, modificando la estructura de la UCV, Patrimonio Cultural, según la Unesco, metió su Ferrari, burlándose de la comunidad ucevista y de los organismos internacionales. 

  • El Daño al Patrimonio de la UCV, propiciado por el Decano de Arquitectura y la denuncia del  Ex Rector de la UCV Antonio París sobre García Arocha: “Hay 8 millones de dólares que no sabemos dónde están” , son hechos graves que debe investigar el Consejo Universitario  de la UCV

 

No es  como  fábula del Monje que vendió su Ferrari: el abogado acaudalado que  decide retirarse de la abogacía, vende todas sus pertenencias, incluido su Ferrari y parte en un viaje indefinido a India, donde pretende encontrar sentido a su vida.

No, es la triste realidad que vivimos hoy, en la UCV del Siglo XXI, donde un Ferrari, es el propio sentido de la vida y una autoridad a nivel decanal, prefiere destruir parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad, la UCV, como ha sido designada por la UNESCO, para darle paso a su lujoso carro, porque para él es más importante el carro que la propia institución.

Insólito, pero es la cruda realidad de una institución donde cada autoridad se consideran como un cacique con su propio feudo y puede tomar medidas, aunque sean arbitrarias, sin el consentimiento de la comunidad, porque nuestra UCV, hoy se maneja digitalmente y a capricho de sus autoridades.

Ahora bien, no se trata de un vigilante, el que derrumbó la puerta para que entrara el Ferrari, no se trata de  un Obrero, se trata de la Máxima Autoridad de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UCV, que por su propia jerarquía  y los propios objetivos como dependencia al servicio del resguardo del patrimonio de la institución quien acaba de hacer esa barrabasada.

Cuál es el objetivo fundamental de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo?

La misma Ley de Universidades y sus programas académicos lo dicen: 

“Formar profesionales e investigadores competentes, críticos e innovadores, con elevados valores éticos y compromiso social con el fin de construir, difundir y transferir el conocimiento en el campo de la arquitectura y urbanismo”.

Dentro de esos elevados valores éticos y compromiso social para transferir conocimientos, debería estar la preservación de la UCV, de su arquitectura, de sus valores, reconocidos hoy mundialmente, para las nuevas generaciones que en el futuro ingresan a la UCV.

Pero no, el Decano  Javier Carittaco, actuando como cacique, actitud que tienen muchos otros de sus colegas, decide, que su Ferrari, merece mayor atención que la propia institución y por eso sin consultar con su propia comunidad y con la autoridad máxima en esa materia que es la Comisión de Preservación, del Patrimonio Cultural de la UCV, derrumba a lo Juan Charrasqueado, una puerta, para que entre cómodamente su Ferrari y quizás utilizar a los vigilantes internos de la institución para cuidárselo, de los robos de carros que son frecuentes en la Ciudad Universitaria.

Esto pasa en una Universidad, en la que se ha realizado recientemente una inversión súper millonaria, para rescatarla del abandono en que el equipo anterior de autoridades la había colocado, casi al borde del derrumbe total, llena de maleza por todas partes, paredes de los edificios derruidas,  abandono total en sus laboratorios, en manos del hampa que robo bienes, computadoras, bases datos, bibliotecas completas de los cubículos docentes y que ya empieza a ser deteriorada nuevamente.

Si Ud. pasa por ejemplo, entre los edificios donde funciona la Escuela de trabajo Social y se dirige a la Escuela de Comunicación Social, verá, que en un Jardín, recién rescatado y en proceso de mantenimiento, se observa las huellas de cauchos de un carro que pasó sobre él, dañando un trabajo que han realizado con esfuerzo trabajadores al servicio del rescate de la infraestructura de la UCV.

Pero me preguntó Yo, que se puede esperar, de una comunidad universitaria que no se orienta para el el cuido y la preservación de sus edificaciones, si hay ejemplos, como el del Decano Carittaco, que actuando a lo macho, destruye parte del patrimonio, para la comodidad de su Ferrari.

Ud. se preguntará, y no habrá sanciones?

Bueno, y el Instituto de Patrimonio Cultural, le llamó la atención y fijo una multa, pero este es un problema que a nivel superior debe ser discutido por el propio Consejo Universitario, para adoptar medidas más acorde con el grave hecho, porque se trata de un Decano, máxima autoridad de una Facultad, quien comete esta acción contra la institución, en función de sus propios intereses egoístas.

No me extrañaría, que esto se archive  o se trate de justificar en la sociedad de cómplices en la que se ha convertido la Universidad Central de Venezuela y no estoy especulando. Para muestra un botón, El Dr. Antonio París, Ex rector de la UCV, acaba de denunciar públicamente, que tiene las pruebas en sus manos, así lo afirmó, sobre la desaparición de OCHO MILLONES DE DOLARES, de la institución que milagrosamente se extraviaron en la gestión anterior. 

¿Qué ha pasado, luego de esa grave denuncia?

El Consejo Universitario hizo como el Avestruz, ni siquiera se ha pronunciado, pero es también grave que el Ministerio Público, tampoco ha tomado medidas frente a esta grave denuncia.

Entonces me pregunto yo: ¿Hay o no una sociedad de cómplices?

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 14096 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor