Misión Anticorrupción

Estamos en el tiempo útil para solicitar los revocatorios que la Constitución establece contra los funcionarios electos. Con el 20% de las firmas de inscritos en cada circunscripción electoral, bien sea Regional o Municipal, basta para exigirle al CNE activar este mecanismo constitucional.-

Una vez cumplido este requisito el CNE está en la obligación de convocar a los votantes a fin de que dispongan si el funcionario se queda o se va.

Sería muy importante que haciéndonos eco del llamado desesperado del Comandante, aprovecháramos la oportunidad que se nos presenta para, en los casos en que de verdad haya motivos suficientes, procedamos a revocarle el mandato a quienes han traicionado el proceso corrompiéndose y corrompiendo, en el caso de los que hayan sido electos con los votos de la revolución y para aquellos que quedan de la oposición que siguen apegados a las viejas prácticas y corruptelas que les fueron enseñadas en la escuela de la que vienen y que se erigió en esa especie de “Universidad de la corrupción” que es lo que fue la IV República.-

Esos alcaldes y Gobernadores que saben que no pasarían la prueba porque el pueblo en su sabiduría está consciente de quienes estarían “raspaos” como expresó el líder, deberían renunciar demostrando así que les queda algo de vergüenza… pero como no lo van a hacer, queda la esperanza de que en un revocatorio salgan por la puerta de atrás por haber demostrado incapacidad y lo que es peor haber caído en el imperdonable error de corromperse y corromper por ósmosis a quienes les rodean que al ver su ejemplo se les hace fácil imitar a su jefe.-

Sin embargo la mano de la justicia no puede ni debe llegar sólo hasta la revocatoria de mandato, sino que quienes sean echados por la voluntad del pueblo, sean investigados y procesados por la justicia ordinaria para que respondan las razones por las cuales al llegar tenían un status económico y al poco tiempo aparecieron con ostentaciones diversas. como vehículos de precios astronómicos, quintas de lujo, viajes al exterior y muchas otras que no se pueden ocultar porque el pueblo ni está ciego, ni es eunuco mental para no darse cuenta.-

Una revolución como la nuestra, no puede a priori exculpar a nadie, no puede hacerse responsable por comportamientos individuales, por lo que a los sospechosos de corrupción habrá que dejarlos que se defiendan solos, porque quien así actúa no es más que un vulgar traidor y a los traidores ni compasión ni tregua.-

Por ejemplo aquellos alcaldes y gobernadores que recibieron en el 2005 asignaciones a través de los Gabinetes Móviles, entregadas en forma pública contra la presentación de proyectos, con metas claras y cronogramas de trabajo, que no hayan cumplido, deben dar razón de dónde están esos dineros y el porqué no se cumplió con los cronogramas y hay obras, o abandonadas o que a la fecha de terminación sólo llevan un mínimo porcentaje de cumplimiento.-

Recordemos un caso emblemático como es el denunciado durante la campaña electoral sobre los cincuenta (50) millardos entregados a la gobernación del Zulia y los cuales no han aparecido hasta la fecha, ese y muchos otros casos sin excepción deben tener una pronta respuesta. El Ministerio Público, El Poder Judicial, deben sumarse de manera rápida y eficiente a darle respuesta al pueblo sobre todos los casos, si hay necesidad, y opino que sí, deben nombrarse fiscales especiales y tribunales ad hoc, para que en tiempo perentorio procedan a entregarle resultados al pueblo. Ha de establecerse una especie de MISION ANTICORRUPCION, que así como la misión Robinson permitió declarar a Venezuela país libre de analfabetismo, permita igualmente declararla país libre de corrupción; es difícil pero no imposible si todos los hombres y mujeres decentes que somos la mayoría, y todos los funcionarios y funcionarias decentes que seguramente también los hay, nos lo proponemos y de la mano con el presidente y su prédica en este sentido, tomamos las herramientas que nos da la Ley antes de que la vía sea otra, como tantas veces ha sucedido, cuando el pueblo se cansa y resuelve no esperar más la justicia y más cuando se tiene la convicción que nunca llegará.-

Pero es que no sólo hay que poner la mira en lo cargos de elección popular; sabemos, todo el mundo lo sabe, es “vox populi” que existen funcionarios altos y medios que son tremendos “choros”, por ejemplo aquellos que ponen alcabalas en tramites administrativos, como sucede a nivel de la Onidex para, aprovechándose de la necesidad de los ciudadanos, obligarlos prácticamente a pagar un peaje para obtener un servicio, que debe ser expedito y gratuito. Igualmente sucede en muchos organismos, la matraca policial y de funcionarios de tránsito ya es una costumbre inherente al venezolano; la vacuna de protección achacada a veces a irregulares es pan de cada día, el chantaje y extorsión a los sitios nocturnos para dejarlos funcionar más allá de la hora estipulada es ya una institución; la comisión al aspirante a un contrato para darle la buena pro ya es una “ley” con la consabida consecuencia de que lo que le quitan de comisión se lo merma a la obra en materiales lo cual perjudica su duración y uso.

O lo que sucede en los consulados y embajadas para permitir, en muchos casos ingresos irregulares a cambio de altas sumas de dinero.-

No alcanza un simple artículo como este para poder hablar de las distintas formas de corrupción que como epidemia aquejan nuestra nación.

Esperemos que la Revolución sea capaz de detectar tantos males y curarlos de raíz, pero para ello se necesita voluntad política como la demostrada, por primera vez por un presidente, al cual no debemos dejar solo y acompañarlo de palabra y de hecho en esta lucha que ha de ser sin cuartel, sin pausa y sin tregua.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1875 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: